Vendedor de churros de Michoacán conocerá a "Checo" Pérez

·6  min de lectura

MORELIA, Mich., julio 18 (EL UNIVERSAL).- Matías Emilio Márquez Olalde, el adolescente de 14 años de edad que vende churritos y botanas en la ciudad de Morelia para cumplir sus sueños de acudir a un Gran Premio de Fórmula 1 y, principalmente, de conocer a su ídolo Sergio "Checo" Pérez, cumplirá su sueño.

Luego de que el pasado 11 de julio, EL UNIVERSAL diera a conocer la historia de Matías, su familia fue contactada por el equipo de trabajo del padre del piloto mexicano.

Antonio Pérez Garibay, papá de "Checo" Pérez, invitó a una convivencia al menor, a su hermana Monserrat y a su mamá, en la Ciudad de México.

---No podía hablar de la emoción

Matías platica que en el encuentro con Antonio Pérez Garibay no podía ni hablar de la emoción que sentía de ver cada vez más cerca su sueño hecho realidad.

"No lo podía creer. Me ganó la emoción. Estar con el papá de ‘Checo’, además de poder convivir con ellos y saber que son grandes personas, fue lo que más feliz me hizo".

El adolescente, eufórico, agradece también que le hayan regalado una gorra autografiada de su ídolo y banderas de GP de F1 y unos lentes.

"Yo le dije al papá de ‘Checo’ que muchas gracias por los regalos y que gracias a él voy a poder cumplir mi sueño", resalta el estudiante.

---El encuentro

Monserrat explicó que después de recorrer el centro comercial, el papá del piloto de Fórmula 1 los llevó a comer a su casa y ahí recibió la sorpresa tan esperada por el niño.

"Tuvimos una reunión con el papá de ‘Checo’ Pérez y ‘Checo’ le encargó una tareas a mi hermano para poder cumplir su sueño.

"Tiene que expandir el negocio, tener un buen promedio en la escuela y estudiar inglés, para poder lograr su sueño de conocer a ‘Checo’", contó Monserrat, la hermana de Matías.

Con relación a expandir el negocio de venta de churritos, el piloto y su padre aportarán un monto similar al de sus ganancias, para crear un fondo para los estudios de Matías.

Para Matías, su mami y su hermana fue una experiencia increíble, cuenta Monserrat, a pesar de que, dice, llegaron muy nerviosos.

"El señor Antonio es una persona súper amable y los nervios se nos bajaron inmediatamente, porque nos hicieron sentir parte de su familia", narra.

Monserrat revela que desde que tuvieron el primer contacto vía telefónica con el papá de "Checo" Pérez han estado al pendiente de Matías, a diario.

"Nos sentimos mucho más contentos y motivados. Matías está súper contento y obviamente con la responsabilidad de cumplir las tareas que le encargó ‘Checo’ Pérez".

Tanto Matías, así como su hermana, agradecieron enfáticos a EL UNIVERSAL por haber escrito esa historia y darla a conocer, porque fue la manera en la que podrá cumplir su sueño el adolescente, fan de "Checo" Pérez y aficionado de la Fórmula 1.

"Gracias a el periódico EL UNIVERSAL, porque gracias a ellos se difundió mi historia y gracias a ellos voy a poder conocer al gran ‘Checo’ Pérez", expresó Matías.

"Quiero agradecer muchísimo al periódico, porque gracias a ellos llegamos a oídos del papá de ‘Checo’ y se le ha podido presentar la oportunidad de continuar este sueño", reiteró Monserrat.

---¡Lo apoyaremos a cumplir su sueño!

En sus redes sociales, Antonio Pérez Garibay, padre del piloto mexicano "Checo" Pérez, publicó unas fotografías de su encuentro con Matías.

"Finalmente conocimos al pequeño Matías, originario de Michoacán, quien a sus 14 años, sueña con conocer a mi hijo @schecoperez. Lo apoyaremos a cumplir su sueño", escribió Antonio Pérez, en su cuenta de Instagram.

---La historia del pequeño changarro de Matías

Matías Emilio Márquez Olalde ha sacado su tercer grado de secundaria y a la par, ha hecho hasta lo imposible por ahorrar, comprar un boleto para acudir al Gran Premio de México de Fórmula 1 y cumplir su más grande sueño: conocer al piloto Sergio "Checo" Pérez.

El adolescente de 14 años de edad es originario de la ciudad de Morelia y para hacer realidad su sueño, se ha puesto a vender churritos y botanas afuera de su casa.

Cuenta que "Checo" Pérez se convirtió en su inspiración de vida, "porque nunca se rinde y siempre busca la manera de remontar y le echa ganas en todo".

"'Checo' Pérez, la verdad si quisiera conocerte y si me pudieras mandar un video o algo estaría perfecto y si no, con que veas esto sería perfecto, poder verte y cualquier cosa que tú hagas estaría perfecto", es el mensaje que envía Matías al piloto mexicano.

Reveló que si tuviera enfrente a "Checo" Pérez, lo primero que haría es abrazarlo y reiterarle que es su inspiración de vida.

"Quiero saber cómo se vive la experiencia de escuchar el rugido del motor, la velocidad y el sueño de conocer a ‘Checo’ Pérez, que por él es que estoy haciendo esto", expresó.

Matías siguió segundo a segundo la transmisión de este domingo, el Gran Premio de Austria de la Fórmula 1, donde el piloto mexicano abandonó la cerrera por un impacto con George Russell en la primera vuelta de la competencia.

Asegura que lo ocurrido y la manera en la que encaró esa situación su ídolo, refuerza su admiración por el piloto mexicano.

Matías platica que su afición por las carreras inició cuando vio por primera vez en televisión un auto correr y a través de la pantalla sintió la adrenalina.

"A partir de ahí empecé a verlas; me interesé un poco más en el tema; comencé a investigar y con eso llegué a lo que soy ahorita: un aficionado de la Fórmula 1", narra.

Vestido con una playera de automovilismo, Matías se dijo encantado la primera vez que vio por televisión a las y los fans del piloto tapatío y eso lo ha impulsado aún más.

Matías también ayuda a su hermana en las labores domésticas y a su mamá en la preparación de comida para vender, quienes le remuneran su esfuerzo.

Monserrat, su hermana, además fue quien le dio la idea de que vendiera churros y fritangas con temática de "Checo" Pérez y lo respaldó económicamente para que iniciara.

"Y gracias a ella, mi hermana, es que estoy logrando esto, porque fue la que me apoyó en todo, prácticamente", enfatiza el menor, apasionado de la velocidad.

Elsa, una de sus primas, también dio a conocer en redes sociales el esfuerzo de Matías, para destacar su empeño y a la vez ayudarlo a que su sueño se haga realidad.

Matías, agradece también a quienes han ido a comprarle churros u otras fritangas y en especial, a un niño del cual desconoce su nombre, pero que a diario va a consumirle.

"Ayúdame a conocer a mi ídolo", se lee en una cartulina que está pegada en la puerta de una cochera, escrita por el adolescente, para atraer más comensales de sus fritangas.

El adolescente, incluso, ya amplió el horario de su pequeño changarro, el cual se ubica sobre la calle Luis G. Banuet, a media cuadra de la calzada Ventura Puente.

Aunque sabe lo que cuesta conseguir y pagar un boleto de F1, y acercarse si quiera al piloto mexicano, Matías no pierde la esperanza de que su sueño, se haga realidad.

"Yo me he imaginado en el GP de México gritando, brincando, echando porras y todo muy emocionante. Por eso es que espero poder vender muchas chucherías, comprar mi boleto y conocer a Checo Pérez", sostuvo Matías.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.