¿Por qué nunca vemos el otro lado de la luna?

·1  min de lectura
¿Por qué nunca vemos el otro lado de la luna?
¿Por qué nunca vemos el otro lado de la luna?

Nunca te has preguntado ¿por qué siempre vemos el mismo lado de la Luna? Es decir, observamos al cielo nocturno y siempre apreciamos la misma cara, aquellas manchas que confundimos con un conejo, pero no sabemos cómo luce su lado oscuro.
La explicación más lógica que podríamos atribuirle al fenómeno es que nuestro satélite natural no gira, pero en realidad sí lo hace.
Para ahondar en lo anterior debemos entender el movimiento de traslación de la luna alrededor de la tierra, que es de 27.3 días, es decir que, si hoy en la noche hay luna llena, hasta dentro de 27.3 días la luna estará exactamente en la misma fase que hoy.
Ahora bien, lo curioso es que a medida que la Luna va moviéndose alrededor de nuestro planeta, también va rotando, y resulta que tarda exactamente lo mismo en girar sobre su propio eje que en darle la vuelta al mundo. Esta sincronicidad hace que veamos siempre la misma cara de nuestro satélite natural.

Aunado a lo ya dicho, el planeta Tierra ejerce una importante fuerza gravitacional sobre la Luna arrastrando su centro hacia ella, específicamente sobre el lado que vemos, alineándola siempre con lo que observamos. Dicha atracción mutua con alejamientos y acercamientos continuos entre los cuerpos celestes, como si se tratara de un par imanes, provoca las altas y bajas mareas en los océanos.

Video Relacionado: Trailer: Secretos de las Ballenas

Con información de El Tiempo

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.