Velaba a su hija, abrió el féretro y encontró a otra mujer

LA NACION
·1  min de lectura

Eliana Benítez y Candela Martínez Bonaldi eran amigas y murieron en el mismo accidente de tránsito junto a otra amiga. El trágico hecho ocurrió en la autopista de circunvalación de Córdoba, en el comienzo de 2021. Luego del incidentes, los familiares de las víctimas vivieron un absurdo momento por un error de la funeraria a cargo del velatorio.

El velorio de Eliana debía realizarse de 10 a 13 horas mientras que, el de Candela Martínez, sería a partir de las 13, con horarios reducidos debido a las restricciones sanitarias a causa de la pandemia de coronavirus. No obstante, por un grave error de la casa fúnebre, las familias enterraron a los cuerpos equivocados.

Coronavirus. Qué es un toque de queda sanitario, la medida que estudia el Gobierno para frenar el aumento de casos

En diálogo con Vía Córdoba, la hermana de Eliana, Nadia Benítez, explicó: "La velamos a cajón cerrado. Estuve una hora llorando sobre el supuesto cajón de mi hermana". Al mismo tiempo, agregó: "La madre de Cande nos pregunta si Eli usaba anillos. Ellos no habían podido ver el cuerpo. Pero abrieron el cajón, le tocaron la mano y vieron los anillos. Cande tenía un tatuaje en uno de sus brazos que la madre no se lo vio, y tampoco usaba anillos".

Luego del acontecimiento y de acuerdo a lo trascendido de los familiares, aseguraron que iniciarán acciones legales por lo ocurrido. "No queremos que se vuelva a repetir", aclaró.

Por otra parte, Nadie Benítez, expresó: "Cuando mi mamá llegó a la empresa primero no querían abrir el féretro, pero después accedieron. Cuando lo abrieron, mi mamá corroboró que quien estaba ahí era mi hermana, y el cuerpo de Candela era el que nosotros habíamos velado y enterrado".