Vecinos piden con banderas de "paz" el fin del conflicto cocalero en Bolivia

La Paz, 30 ago (EFE).- Los vecinos de los barrios aledaños a los mercados de hoja de coca en disputa en La Paz salieron a las calles a bloquear el paso de los vehículos con banderas blancas y barricadas exigiendo que se termine el conflicto cocalero y que ya no haya dinamita ni gases, solo paz.

Los vecinos de barrios como Villa El Carmen y Villa Fátima, en el norte de La Paz, exigieron "tranquilidad" luego de cinco semanas de constantes enfrentamientos entre la Policía y los cocaleros de Los Yungas, que están en disputa por el funcionamiento de un "mercado paralelo".

Los cocaleros de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) de La Paz, liderados por Freddy Machicado, exigen al Gobierno que se cierre el "mercado paralelo" que se encuentra en Villa El Carmen y que está administrado por el sector de Arnold Alanes, afín al partido gobernante Movimiento al Socialismo (MAS).

"Nosotros tenemos varios días en conflictos donde ya no aguantamos las gasificaciones ni los dinamitazos, nuestros hijos están en peligro y estamos reclamando", expresó a Efe Roberto Mamani, uno de los vecinos que salió a bloquear.

Es así que los vecinos de los barrios se unieron para hacer un bloqueo de "las mil esquinas" para que el Gobierno escuche su petición.

"Varios negocios han sido afectados, las unidades educativas se han tenido que cerrar, es un momento de zozobra, ahora mismo pedimos tranquilidad", añadió el vecino.

Un grupo de vecinos ondearon banderas blancas y gritaban al unísono "queremos paz, no queremos gas", además mostraron carteles con mensajes de "paz y tranquilidad" y que ya no se utilicen gases ni dinamitas en el conflicto.

Otro de los vecinos, Miguel Ángel, quien prefirió no dar su apellido, contó a Efe que durante estos 30 días de conflicto varias casas sufrieron destrozos de ventanas¡ y de puertas, personas mayores han sido gasificadas y muchos niños ya tienen temor de salir por las constantes detonaciones de dinamita, a pesar de estar prohibido su uso en manifestaciones.

Además, denunció que la Policía les exige mostrar su cédula de identidad para verificar que realmente viven en el lugar y que incluso les revisan las mochilas solo por pasar por esas calles.

"Hay mucha presión, hay mucho amedrentamiento y es por eso que rechazamos este mercado de Villa El Carmen, de la misma manera se está expresando la reubicación del sector de Villa Fátima", sostuvo.

"Nosotros hemos vivido un calvario, esto se ha vuelto un infierno, es un centro de batalla, a nosotros no nos interesa el problema de los cocaleros, pero acá hemos sido objeto de abusos", enfatizó Miguel Ángel.

Por ello, recalcó que el Gobierno debe poner fin a este problema de una vez por todas, ya que si los conflictos continúan en el barrio, los vecinos también tomarán otras medidas de presión.

UNA MARCHA

Los cocaleros de Adepcoca, una organización que es independiente, ratificaron este martes la convocatoria a una marcha para el próximo domingo que partirá desde la zona de Los Yungas y se prevé que llegue el miércoles a la ciudad de La Paz, a más de 100 kilómetros de distancia, en rechazo al "mercado paralelo".

El Gobierno ha instado a las partes a dialogar, algo que no ha sucedido debido a que el bloque de Machicado rechaza que el grupo de Alanes también participe en esos encuentros al considerar de que el Gobierno tiene la obligación de cumplir las leyes y cerrar el "mercado paralelo".

El ministro de Desarrollo Rural y Tierras, Remmy Gonzales, inicialmente dijo que el Gobierno no autorizó el funcionamiento del "mercado paralelo", por lo que se entendió que ese establecimiento está al margen de las normas bolivianas.

Sin embargo, Gonzales matizó recientemente esa postura al afirmar que el mercado legal de coca en La Paz no se refiere a un establecimiento en concreto sino al carácter de intercambio entre los productores y sus compradores, y que Adepcoca son "todos los socios".

En un informe, la Defensoría del Pueblo alertó sobre el "uso indiscriminado" de dinamita y gases lacrimógenos, asimismo cuantificó que casi 10.000 estudiantes se han perjudicado en sus actividades por los persistentes enfrentamientos entre manifestantes y la Policía.

(c) Agencia EFE