Así se ve el interior de la capilla ardiente donde reposa el féretro de la reina Isabel II

Miles han hecho la larga fila durante horas en cercanías al rio Támesis para tener la oportunidad de darle el último adiós a la reina Isabel II. La multitud se dirige hacia el Palacio de Westminster donde su féretro reposa al interior de la capilla ardiente. El ataúd es custodiado por la guardia monárquica, consigo lleva el estandarte real y la corona de Estado sobre el cofre. La solemne procesión con la que llegó el carruaje destaco las siete décadas de su majestad en el trono.