Así se ve al coronavirus cuando invade una célula humana

LA NACION

Las imágenes que acompañan esta nota ilustran al SARS-CoV-2 (más conocido como coronavirus, y el responsable de la inédita pandemia global) colonizando una célula humana. Fueron tomadas por un microscopio electrónico y coloreadas artificialmente para distinguir los dferentes elementos.

Provienen del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Contagiosas (Niaid) de Estados Unidos, y se hicieron sobre la superficie de una célula humana de un paciente estadounidense. Las células de las imágenes están sufriendo apoptosis (la muerte de la célula); los cientos de puntos sobre cada una de estas células (de diferente tipo, de ahí su forma distinta) son minúsculas partículas del virus, con un tamaño de entre 120 y 160 nanómetros de diámetro.

El coronavirus está compuesto por una capa de ARN (ácido ribonucleico), cubierto de lípido y unos "ganchos" de proteínas que le dan el nombre, ya que parece una corona. Esas puntas son los que usan para adherirse a la membrana de la célula víctima; fusiona su membrana grasosa (el lípido) con la de la célula y logra penetrar en ella, y hacer que la célula misma tome ese ARN y comience a replicarlo; llegará a fabricar milllones de copias antes de morir; para entonces, esas nuevas copias del virus ya estarán colonizando otras células y, eventualmente, llegarán a la salida del portador. Un estornudo, una tos y el virus estará libre para buscar otro cuerpo.