Vaticano investiga a obispo latino por casos de abuso sexual en Nuevo México

Agencia EFE
·2  min de lectura

Los Ángeles, 18 nov (EFE News).- El obispo católico de la diócesis de San José, California, Oscar Cantú, informó este miércoles que está siendo investigado por el Vaticano por su manejo de casos de abuso sexual por parte del clero mientras estaba en Nuevo México.

En un escueto comunicado, el religioso de raíces mexicanas dijo que se enteró por un comunicado de la Agencia Católica de Noticias sobre una posible investigación por parte del Vaticano de una “mala conducta clerical durante mi tiempo como obispo de la Diócesis de Las Cruces, Nuevo México".

Cantú aseguró que apoya los protocolos del Vaticano "para garantizar la rendición de cuentas de los obispos y para llevar justicia y curación a las víctimas sobrevivientes”.

La Agencia Católica de Noticias informó el martes que la investigación fue ordenada en octubre pasado bajo la política de cero tolerancia que el papa Francisco implementó el año pasado para responsabilizar a los obispos por su manejo de casos pasados de abuso sexual, particularmente por acciones u omisiones destinadas a evitar o interferir con las investigaciones.

El comunicado citó dos fuentes anónimas del Vaticano que confirmaron la investigación, pero se negaron a comentar sobre acusaciones específicas o si se refieren a algún clérigo que todavía esté en el ministerio. Uno de esos funcionarios destacó que la investigación no es un juicio y que Cantú “tiene toda presunción de inocencia y permanece en el cargo”.

El religioso, nacido en Texas de padre mexicanos y quien se desempeñó de 2013 a 2018 como obispo en Nuevo México, recalcó que tiene "la intención de cooperar plenamente con cualquier investigación”.

El arzobispo John Wester de Santa Fe, nuevo México, está realizando la investigación bajo supervisión del obispo Thomas Olmsted de Phoenix, Arizona.

La diócesis de Las Cruces ha enfrentado múltiples acusaciones de abuso sexual contra el clero, que se remontan décadas atrás.

En febrero de 2019, después de que Cantú abandonara la diócesis, la diócesis ordenó la publicación de miles de páginas de registros diocesanos sobre 28 sacerdotes que habían sido acusados de manera creíble de abuso sexual. También entregó voluntariamente a la Fiscalía General de Nuevo México los archivos personales de los investigados.

Cantú, de 53 años, fue ordenado sacerdote de la arquidiócesis de Houston, Texas, en 1994, y se convirtió en obispo en 2008 al ser nombrado obispo auxiliar en la arquidiócesis de San Antonio, en ese estado.

En 2013 fue enviado a Las Cruces, Nuevo México, y fue obispo coadjutor de San José, California, en 2018 y en mayo de 2019 tomó formalmente las riendas de la diócesis californiana.

(c) Agencia EFE