Hacen vasectomía por accidente a niño de cuatro años en Texas

·2  min de lectura

Una familia en Texas está demandando a un médico de Houston después de que le hicieran una “vasectomía involuntaria” a su hijo de 4 años durante una cirugía.

Aparentemente, el niño estaba hospitalizado para una cirugía de hernia cuando ocurrieron los hechos, según Randy Sorrels, el abogado de lesiones personales de la familia. Le dijo a Fox4 que parte del procedimiento involucraba trabajar cerca de la ingle del niño.

El abogado afirmó que el cirujano “cortó la parte incorrecta de la anatomía”.

“Creemos que el cirujano cortó accidentalmente el conducto deferente, uno de los conductos que transporta el semen reproductivo. Podría afectar a este joven por el resto de su vida”, declaró Sorrels a la emisora.

Los hombres generalmente buscan someterse a la vasectomía como una forma de control de la natalidad. Las operaciones son generalmente procedimientos ambulatorios seguros y son relativamente económicos y altamente efectivos para prevenir embarazos. Aunque antes era un procedimiento permanente, muchas vasectomías se pueden revertir y, en algunos casos muy raros, los conductos deferentes pueden volver a unirse.

El cirujano que operó al niño no tiene antecedentes de mala praxis y, por lo demás, nunca ha recibido informes negativos sobre su trabajo.

Los errores como el que se cometió con el niño pequeño son generalmente muy raros debido a las precauciones de seguridad integradas en el proceso de la cirugía.

“No es un error común en absoluto”, señaló Sorrels. “Antes de que un médico seccione o corte cualquier parte de la anatomía, se supone que debe identificar positivamente cuál es esa anatomía y luego cortar. Aquí, el médico no identificó con precisión la anatomía que debía cortarse. Desafortunadamente, cortó sus conductos deferentes. Eso no se supo hasta que fue enviado a patología”.

El abogado dijo que su principal preocupación y la de la familia es la salud del niño. Están considerando opciones para revertir el procedimiento, pero el abogado destacó que hacerlo requeriría que el niño se sometiera a más cirugías.

“La mayor preocupación de la familia es cómo esto podría afectar a su hijo físicamente, en su capacidad de tener hijos en el futuro y emocionalmente”, explicó Sorrells. “[Junto con] tener que explicarle esto a una pareja potencial con la que vas a tener hijos”.

Sorrels teme que el niño de cuatro años pase el resto de su vida enfrentando problemas de fertilidad.

El Texas Children's Hospital dijo en un comunicado que no podía comentar sobre el incidente.

“La principal prioridad del Texas Children's Hospital es la salud y el bienestar de nuestros pacientes”, mencionaron. “Debido a los requisitos de privacidad del paciente, no podemos comentar”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.