¿Qué vas a leer con tu hijo esta noche? Canciones de cuna y cuentos para la hora de dormir

Natalia Blanc
·6  min de lectura

Esta semana seleccionamos siete libros variados que tienen en común el universo del sueño, la noche y la música. Hay, también, leyendas ilustradas, biografías de cien mujeres migrantes y un cuento repleto de preguntas curiosas, que es ideal para compartir en el primer "zoompamento" virtual que se hará este fin de semana en un museo porteño. Pasen, lean y disfruten.

Neo, de Gabriel Cortina (Riderchail). Dedicado a Mateo y Candela, "mis héroes prematuros", este cuento está narrado por un bebé que nace un tiempo antes de lo previsto. Nunca había leído una historia contada desde la perspectiva de un recién nacido: el autor, que es papá de mellizos prematuros, imagina lo que ese pequeñísimo niño piensa y siente desde el momento en el que nace y pasa a habitar una "nave de cristal", como llama a la incubadora. "Recuerdo que mirando por la ventana descubrí aquella otra nave que volaba a mi lado. ¡Era bueno tener un compañero de viaje! Charlábamos cosas de astronautas, de ventana a ventana". Al final del libro figuran los 10 derechos de los prematuros elaborados por Unicef. Entre ellos, "que mamá y papá estén con nosotros el mayor tiempo posible. Sentir sus caricias, sus olores y el sonido de sus voces". Este mes, junto con la publicación de Neo, la editorial Riderchail lanzó una campaña para difundir el Día Mundial del Prematuro, que es el 17 de noviembre.

Arrorró mi sol, de Carlos Silveyra (La Brujita de Papel). "Las canciones de cuna de las abuelas", ilustradas por Caru Grossi, dedicadas por el autor a su nieto Vicente, "que estrena su primer año de vida". Desde el famoso "arrorró mi niño, arrorró mi sol" hasta las nanas y los arrullos tradicionales de distintos países reunidos en un libro precioso, ideal para que los grandes le canten a los chicos (y al revés, también).

Aconcagua y otros cuentos, de Perla Suez y Rebeca Luciani (Ojoreja). Tres cuentos basados en leyendas de pueblos originarios: "El eclipse", ilustrado en tonos rojos furiosos, proviene de la tradición quechua y cuenta una historia de dos hermanos, Turai y Nauí, que tienen un vínculo especial. "Un extraño animal", de origen yuracaré (del Amazonas boliviano), narra el despertar de una criatura deslumbrante. Y "Aconcagua" recrea una leyenda inca protagonizada por una niña de 9 años llamada Rayén que logra lo imposible. Un libro de gran calidad literaria y visual, que recomiendo para compartir con chicos de 9, 10 años en adelante.

Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes, de Elena Favilli (Planeta). Novedad de noviembre, la tercera entrega de este best seller con perspectiva de género está dedicada a "100 mujeres migrantes que cambiaron el mundo". Como en los libros anteriores, las elegidas fueron retratadas por sesenta artistas de todas partes del mundo. Así, por estricto orden alfabético, a lo largo del volumen aparecen magas, cineastas, deportistas, periodistas, escritoras, poetas, dramaturgas, políticas, militantes, cocineras, artistas, cantantes, actrices, ejecutivas, científicas, diseñadoras, médicas, juezas, diplomáticas y hasta una comandante naval: algunas son conocidas por estas tierras (Anna Wintour, Carmen Miranda, Elena Poniatowska,Hannah Arendt y la argentina Julieta Lanteri, impulsora del voto femenino antes de Eva Perón); otras biografías interesantes son para descubrir a mujeres extraordinarias que tuvieron, por algún motivo, que dejar su país y migrar. Y es justo lo que hizo la autora italiana, que cuenta a las lectoras: "Yo llegué a Estados Unidos cuando tenía veintitrés años para asistir a la Universidad de California, en Berkeley. Ahora este es mi hogar, donde formé mi empresa, escribí estos libros y las conocí a todas ustedes". En el prefacio, Favilli cuenta también que más de la mitad de los inmigrantes del planeta son mujeres. A ellas dedica este libro y a todas las niñas rebeldes, que son quienes intentan "mejorar el mundo para sí mismas y para quienes la rodean, sin importar los riesgos".

Porque sí, de Mac Barnett (Océano Travesía). Ilustrado por Isabelle Arsenault, es un libro ideal para lectores muy preguntones. "¿Por qué es azul el océano?", "¿Qué es la lluvia?" y "¿Qué son los agujeros negros?" son algunas de las preguntas que hace un pequeño personaje a un adulto justo antes de irse a dormir. Las respuestas son simples y poéticas.

Timoteo no quiere dormir, de Emmanuelle Massonaud y Mélanie Combes (Catapulta). Los más chiquitos de la casa y también los que están atravesando la angustiante etapa de no poder dormir se van a sentir identificados, seguramente, con Timoteo: un animalito muy tierno que juega con peluches y da muchas vueltas antes de acostarse. El planteo es sencillo (y la resolución también), pero lo que distingue este libro de otros del estilo es que está impreso en hojas plásticas lavables, ideales para tocar y morder sin que se arruinen. También, que al final trae juegos: adivinanzas basadas en el cuento y un dominó ilustrado con los personajes y los objetos de las páginas y fichas para recortar.

La aventura de dormir solos, de Clara Mas Bassas y Judi Abbot (Duomo Ediciones). Indicado para ese momento en el que los chicos dejan de compartir el cuarto con los padres o hermanos pequeños, este cuento está protagonizado por Matilda, una nena que está a punto de dormir sola por primera vez. Está nerviosa, claro, y tiene un poco de miedo, pero está muy ilusionada con la nueva "aventura". Después de la rutina nocturna, que incluye la lectura de un cuento, Matilda se duerme pero al rato se despierta atormentada por una pesadilla. Por suerte, mamá y papá están atentos y la ayudan a volver a conciliar el sueño. Como es una situación muy habitual, las autoras incluyeron al final algunos consejos prácticos para afrontar este pequeño gran cambio en la vida de los chicos.

Bonus track

Una noche (virtual) en el museo

Este fin de semana, el Museo Eduardo Sívori será el escenario del primer "zoompamento" a la distancia para chicos de 4 a 12 años. Al inscribirse, cada participante recibirá junto con su entrada digital un instructivo para poder armar la carpa en casa y la mochila de camping con los elementos que tengan a mano. Entre las 21.30 y la medianoche del sábado y la mañana del domingo, los "campamenteros" virtuales jugarán, recibirán consignas, cantarán, bailarán, participarán de encuestas y juegos a través de las herramientas de la plataforma Zoom. Y atención: como en los campamentos reales habrá un "fogón" nocturno con un show musical. El "zoompamento" estará animado por el grupo Laberinto Masticable, que invitará a los chicos a develar el misterio de la obra perdida. Para resolver el caso, podrán recorrer el museo de forma virtual y ver pinturas, esculturas y una serie de piezas embaladas que están listas para exhibirse en la primera muestra del Sívori que podrán visitar cuando reabra sus puertas. La inscripción es gratuita y se realiza a través de este enlace.

Taller de canciones de cuna

El sábado 21, a las 11, empieza el taller "Mi canción de cuna", organizado por el Museo de la Cárcova, dependiente de la Universidad Nacional de las Artes, junto con Betina Cositorto, de la editorial Nazhira. A lo largo de cuatro encuentros y a través de la plataforma Zoom, el músico y compositor José Teixidó coordinará la primera edición de este curso arancelado que forma parte del proyecto "De la cuna a la UNA" y que propone a los participantes crear una nana, especial y personalizada para bebés y niños, que se podrá grabar al finalizar el taller. Informes e inscripción en el sitio web del museo.