Varios tiroteos sacuden Río de Janeiro

Por PETER PRENGAMAN
Varios policías registran a un hombre durante un operativo en la favela Rocinha, en Río de Janeiro, Brasil, el viernes 22 de septiembre del 2017. Las autoridades brasileñas cerraron carreteras y escuelas y pidieron la intervención del ejército el viernes después de que se escucharan tiroteos en varias áreas de Río de Janeiro. (AP Foto/Leo Correa)

RIO DE JANEIRO (AP) — Varias áreas de Río de Janeiro se vieron sacudidas por tiroteos el viernes, por lo que las autoridades cerraron carreteras y escuelas, al tiempo que pidieron la intervención del ejército.

Hasta 950 soldados serían emplazados en el perímetro de Rocinha, la favela más grande de Río, donde ocurrieron algunos de los enfrentamientos más intensos, informó el ministro de Defensa Raúl Jungmann.

Fue posible ver a bomberos que avanzaban en el área entre narcotraficantes y policías militares, según imágenes de Globo News.

Los soldados ofrecerían apoyo para que los policías militares, incluidos los escuadrones de comandos de élite, pudieran ir tras los narcos en las colinas que forman la amplia comunidad ubicada en el sur de la urbe, dijo Jungmann.

El operativo está implementándose justo cuando se lleva a cabo el festival Rock in Rio, con invitados como Bon Jovi, Guns N' Roses y los Red Hot Chili Peppers. Rock in Rio indicó en una declaración que el concierto del viernes se realizaría según se tiene programado.

Policías militares a los que se les ha encargado patrullar e ir tras sospechosos habían estado haciendo operativos en Rocinha desde el lunes. La intensidad de los tiroteos _con frecuencia se escuchan balazos en Río_ aumentó el viernes y se esparció a otros vecindarios como Alemao, Dona Marta, Vila Kennedy y Chapeu Mangueira.

Varias calles fueron cerradas por la mañana, aunque la mayoría de ellas reabrieron por la tarde. Diversas escuelas cerraron o anunciaron que mantendrían a los estudiantes dentro de los planteles hasta que la situación se calmara.

Varias pandillas están peleando por el control en Rocinha, aunque la violencia también es producto de milicias armadas de expolicías y personal militar que a veces toman la seguridad en sus propias manos.

Cerca de 8.500 soldados fueron enviados a Río para tratar de aplacar la violencia en agosto, un año después de que se realizaran los Juegos Olímpicos en esta ciudad. Sin embargo, en su mayor parte los soldados han estado patrullando la ciudad, sin enfrentar directamente a los narcotraficantes.