La variante de COVID-19 identificada en el Reino Unido ya es la predominante en EE.UU.

Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, esa cepa altamente contagiosa se ha convertido en la variante más común en el país, donde casi el 50% de los casos se concentran en Nueva York, Florida, Nueva Jersey, Michigan y Pennsylvania.