La variante ómicron apenas está comenzando y los estadounidenses ya están cansados

·5  min de lectura
Una mesera en su turno en Corvette in Diner en Liberty Station, en San Diego, el 20 de diciembre de 2021. (Ariana Drehsler/The New York Times)
Una mesera en su turno en Corvette in Diner en Liberty Station, en San Diego, el 20 de diciembre de 2021. (Ariana Drehsler/The New York Times)

MIAMI — La variante ómicron ha convertido una temporada de alegría en un periodo de cansancio y resentimiento en medio de una nueva oleada de coronavirus.

A pocos días de Navidad, los estadounidenses están hartos de estar enfermos y cansados; de rehacer los planes para adaptarse a los últimos riesgos del virus; de buscar pruebas caseras y no encontrarlas; de preguntarse si, después de dos años de evitar la COVID-19, de sobrevivir a la enfermedad o de vacunarse e incluso de recibir el refuerzo, la variante ómicron es la que inevitablemente contraerán.

La sensación de temor ante la rápida propagación de ómicron —la más rápida de todas las variantes hasta ahora— ha invadido el noreste y la parte norte del Medio Oeste, que ya estaban inundados de casos y hospitalizaciones de la variante delta. Y el malestar ha crecido incluso en estados y territorios como Florida, Hawái y Puerto Rico, que habían pasado un terrible verano de la variante delta y, hasta hace poco, experimentaban una relativa calma del virus.

“Estoy enojada”, comentó Mabel De Beunza, una publicista de poco más de 40 años que pasó 90 minutos en una fila de pruebas en el centro de Miami el lunes después de experimentar síntomas de resfriado. Sea cual sea el resultado de su prueba, ha decidido no ver a su madre, que está inmunodeprimida, en Navidad.

“Hemos hecho tanto y todavía tenemos esto”, agregó De Beunza, cuya familia está vacunada y recibió la dosis de refuerzo. “Ha sido un año muy duro”.

El martes, el presidente estadounidense, Joe Biden, adoptó nuevas medidas para combatir la ola, comprometiéndose a desplegar mil profesionales médicos militares en los hospitales, abrir nuevos centros de pruebas y vacunación y distribuir 500 millones de pruebas rápidas al público de forma gratuita.

Algunos funcionarios estatales también han impuesto nuevos requisitos de vacunación y uso de cubrebocas.

Personas en vehículos esperan para recibir pruebas de COVID-19 en un sitio de prueba temporal en Miami, el martes 21 de diciembre de 2021. (Saúl Martínez/The New York Times)
Personas en vehículos esperan para recibir pruebas de COVID-19 en un sitio de prueba temporal en Miami, el martes 21 de diciembre de 2021. (Saúl Martínez/The New York Times)

“Sé que están cansados”, dijo Biden desde la Casa Blanca. “Sé que están frustrados”.

Destacó que las herramientas disponibles para prevenir, diagnosticar y tratar la COVID son mucho más abundantes ahora que en los primeros días de la pandemia.

“Todos deberíamos estar preocupados por la variante ómicron, pero sin sentir pánico”, declaró. “No estamos en marzo de 2020”.

Las conversaciones con más de dos docenas de personas en todo el país revelaron que, más que pánico, los estadounidenses simplemente están agotados por la montaña rusa emocional de la pandemia y confundidos por los mensajes contradictorios de los expertos y líderes sobre las precauciones adecuadas.

Florida, que hace tiempo eliminó casi todas las restricciones sobre el virus, está registrando en promedio 7068 casos diarios de coronavirus, lo que supone un aumento del 294 por ciento en las últimas dos semanas, según datos recopilados por The New York Times.

El aumento fue repentino y sorprendente después de un par de meses de relativa tranquilidad del virus que siguieron a una ola de la variante delta que mató a más de 22.000 floridanos, más que cualquier otra ola previa del virus, según Jason L. Salemi, epidemiólogo de la Universidad del Sur de Florida.

Sin embargo, el invierno es la temporada alta de Florida, que atrae a residentes a tiempo parcial y a una multitud de visitantes. Algunos asistentes informaron de que habían dado positivo por COVID este mes tras acudir a eventos relacionados con la feria Art Basel Miami Beach.

El martes, la oficina de la alcaldesa Daniella Levine Cava del condado de Miami-Dade dijo que una clínica estatal se había quedado sin tratamientos de anticuerpos monoclonales. El Departamento de Salud de Florida dijo que los centros de varios condados cerraron el martes para la capacitación, pero reconoció que algunas citas tuvieron que ser reprogramadas y que el estado estaba tratando de asegurar un reabastecimiento.

“Todos mis amigos en Miami tienen COVID en este momento”, explicó Fabiana Vegas, de 21 años, el martes mientras esperaba en la fila para hacerse la prueba en Orlando. “Quería ir a Miami esta Navidad y no puedo”.

Los casos también se han disparado en Hawái, donde el estado registra un promedio diario del 468 por ciento superior a la de hace dos semanas, según datos del Times.

En ningún lugar se ha producido una mayor explosión de casos que en Puerto Rico, que ha registrado un promedio diario de 1098, un aumento del 762 por ciento con respecto a hace dos semanas, según los datos del Times. El fuerte aumento hizo que el gobernador Pedro R. Pierluisi autorizara nuevas restricciones, como la exigencia de vacunas y pruebas negativas para eventos masivos.

Marisa Gómez Cuevas, de 34 años, dio positivo tras salir a un bar del Viejo San Juan para reunirse con unos amigos a los que no veía desde hacía meses. Días después, empezó a recibir llamadas de algunos de esos amigos, quienes le decían que se sentían mal. Uno de ellos terminó en el hospital.

La semana pasada perdió un trabajo que tenía en una producción teatral y tiene miedo de volver a su trabajo de mesera.

“Me preocupa que haya otro brote y que tenga que volver a cerrar”, comentó sobre el pequeño restaurante familiar donde trabaja.

En otras partes del país que llevan más tiempo sufriendo un elevado número de casos, las restricciones han ofrecido a los residentes cierta tranquilidad. El lunes, Boston ordenó una prueba de vacunas en los restaurantes y otros espacios interiores, lo que supuso cierto alivio para Christopher Glionna, socio gerente del Aquitaine Group, propietario de varios restaurantes en el extremo sur de la ciudad.

“Es bueno para el negocio”, dijo. “La gente quiere reunirse”.

Sin embargo, en los estados que aún no han experimentado la última ola del virus, algunas personas ya están al borde.

En Berkeley, California, Brian Edwards-Tiekert, de 43 años, presentador de una radio pública, y su mujer cambiaron esta semana sus protocolos de COVID tras darse cuenta de la rapidez con la que se propagaba la variante ómicron.

“No vamos a ver a nadie sin hacer pruebas”, comentó. “Y estamos cambiando los cubrebocas de tela por los N95 o su equivalente”.

Su esposa corrió a las farmacias en busca de pruebas rápidas caseras y solo encontró tres, suficientes para usar antes de una cena el miércoles, pero no para preparar otro compromiso social el jueves.

El latigazo emocional inherente a toda la preocupación y la planificación es agotador, dijo Edwards-Tiekert, describiendo dos pestañas permanentemente abiertas en su navegador web: el pronóstico de lluvia de California y un tablero de seguimiento de COVID.

“Supongo que en este momento estoy un poco adormecido”, concluyó.

© 2021 The New York Times Company

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.