Vargas Llosa y la represión del deseo en su obra de teatro

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 26 (EL UNIVERSAL).- Sobre el escenario un hombre y una mujer se encuentran en la habitación de un hotel londinense 30 años después de romper una amistad por un puñetazo, pero en realidad la historia se desborda en la cabeza del "Sopas", ese muchacho de Miraflores (Perú), convertido en exitoso hombre de negocios que se reencuentra con Raquelita, una mujer misteriosa que dice ser la hermana de su mejor amigo de la infancia, "Rulo".

La represión del deseo, el tormento del pasado, las angustias del presente, el machismo, los prejuicios sociales y el anhelo liberador, son los ingredientes centrales de la pieza escénica "Al pie del Támesis", escrita por el Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa a partir de que el escritor cubano Guillermo Cabrera Infante le contara la tormentosa historia de la reasignación de sexo que enfrentó el poeta y ensayista venezolano Esdras Parra.

"Un día Guillermo Cabrera Infante recibió una llamada por teléfono de Esdras Parra y ante su gran sorpresa le dijo que quería verlo. Cabrera Infante me avisó que Esdras Parra había desaparecido y que lo iba a visitar a su casa, luego me volvió a llamar y me dijo, mira me llevé la sorpresa de mi vida porque la persona que apareció era una señora. Esdras Parra se había convertido en señora", relató al final de la función del estrenó en México de "Al pie del Támesis", montada en el marco de la IV Bienal de Novela Mario Vargas Llosa.

La obra de teatro llevada a escena por el director Antonio Castro, con las actuaciones Martín Altomaro y Azucena Evans, que hoy tendrá una segunda función en la Sala 3 del Conjunto Santander de Artes Escénicas, tuvo como invitado principal al Premio Nobel de Literatura, quien relató que cuando él escuchó la historia de Cabera Infante "recordé mucho a Esdras Parra y escribí esta obrita en homenaje a este poeta venezolano. Me alegra mucho que en México se haya presentado esta obra con tan buenos actores y con tan excelente director", dijo el narrador de esta pieza que forma parte de las diez obras de teatro que tiene como dramaturgo.

La trama de la historia, dijo Vargas Llosa, tiene protagonista al poeta Esdras Parra, quien en los años 60 dirigía una pequeña revista de poesía y desapareció de una manera misteriosa. El escritor compartió que Parra le contó a Cabrera Infante una historia terrible, "le contó que siempre había querido ser una mujer, que había sido un secreto en su vida y que al final se había decidido a ir a Europa con la idea de operarse para recobrar la condición de mujer con la que siempre había soñado".

Esa historia del poeta que pasados los años terminó por regresar a Venezuela, donde la familia lo apoyó y luchó por la promoción en Venezuela del cambio de sexo, fue convertida en texto dramático por Vargas Llosa para dos actores que va de la comedia al drama y termina en tragedia, "seguramente aquello fue muy difícil y encontró muchas resistencias, y pasó muy malos ratos defendiendo esta idea", dijo el escritor que vio la obra acompañado de su hijo, Álvaro Vargas Llosa y de varios de los escritores invitados a la Bienal de Novela que hoy concluye.

La puesta en escena "Al pie del Támesis", de Mario Vargas Llosa, luego de estas dos funciones en Guadalajara, tendrá temporada en el Teatro El Granero, del Centro Cultural del Bosque, del 4 al 26 de octubre.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.