Varados en la frontera: vienen desde Brasil y no los dejan ingresar al país

·2  min de lectura
Varados en Corrientes: "Dividimos un pollo entre 50 personas"
Varados en Corrientes: "Dividimos un pollo entre 50 personas"

Un contingente de 50 personas hace tres días que espera para poder ingresar a la Argentina como consecuencia del cierre de fronteras que rige desde el sábado y que se decretó ante la inminencia de una segunda ola de coronavirus. El ómnibus, de la empresa JBL, que partió desde Brasil el 25 de marzo, se encuentra varado en Paso de los Libres, la frontera entre Paraguay y Corrientes, y está a la espera de un permiso de ingreso.

Es una situación inhumana. Una señora ayer tuvo un pico de presión y tuvo que venir una ambulancia”, explicó Juan Lizenziz en comunicación con LN+. El joven, que con el contingente se encuentra desde el 26 a la madrugada en Paso de los Libres, explicó que trabaja como guardavidas en las playas de Brasil y él, junto con otros 11 colegas, viajaban al país para visitar a sus familias.

“Cuando el micro llegó a Paso de los Libres nos dijeron que salió un decreto y que se cerraron las fronteras incluso para quienes son repatriados”, aseguró el joven al relatar qué ocurrió con su viaje.

Somos en total unas 50 personas. La mayoría trabaja en Brasil, pero tiene residencia en la Argentina. Así que no somos turistas. Otros son chicos brasileños que estudian en la Argentina. Nosotros queremos visitar a nuestras mamás, a nuestros seres queridos, para después volver”, afirmó.

De acuerdo al decreto que rige desde el sábado para evitar la segunda ola de coronavirus, se suspenden los vuelos procedentes de Brasil, Chile y México y también habrá más controles para argentinos que regresen del exterior. Además, las fronteras se cierran al turismo, por lo que todo aquel que no sea argentino y quiera ingresar al país con el propósito de hacer turismo, no podrá hacerlo.

Coronavirus. El cierre de fronteras: punto por punto, todo lo que hay que saber

Lizenziz explicó que los pasajeros poseen los documentos de circulación necesarios, como el PCR negativo y los permisos requeridos. “Un hospital de Corrientes se ofreció a hacernos los PCR cuando nos den el permiso de ingreso. Pero todavía eso no ha llegado”, dijo.

Además, se mostró preocupado porque hay niños y personas mayores entre los viajeros del micro y que no poseen los servicios mínimos para asistir a las 50 personas.

Hay tres niños, un señor que tiene un stent”, describió. “Además, solo tenemos el baño del micro, recién ayer nos dejaron usar el baño del Consulado. Solo podemos movernos en el perímetro del micro y el tema de la comida se complica. Dependemos de la buena voluntad del Consulado porque no tenemos nada para abastecernos. Nos trajeron el almuerzo, no hubo cena y una señora se acercó a ofrecernos un pollo y lo dividimos entre 50 personas”, relató.

“Nos dicen que no hay una solución todavía, no se sabe si vamos a salir hoy o en 30 días, la resolución desde Buenos Aires no llega nunca. Les pedimos a los argentinos que tengan empatía con nosotros, no somos turistas. Es inhumana la situación”, cerró el joven