Varada lejos de Madrid, Natalia Jiménez lanza un tema que le "partió el alma"

Agencia EFE

Miami, 20 mar (EFE).- La cantante española Natalia Jiménez lanzó este viernes su nuevo tema "El lado izquierdo de la cama", una balada que representa el momento de angustia que vive el mundo por la pandemia del COVID-19 y que en lo personal está agudizado por estar lejos de Madrid y separada de su esposo y su hija.

"No sé si es el mejor momento para sacar música, cuando debemos todos estar enfocados en otra cosa", confesó Jiménez en una íntima entrevista con Efe, antes de explicar que había demasiadas partes del proceso de promoción en marcha como para pararlas.

"Espero que la canción ayude a drenar un poco lo que estamos todos sintiendo. (...) Me partió el alma desde que la escuché y así estamos todos un poco", expresó.

Y es que aunque la artista es tan conocida por su potente voz como por su sonrisa fácil y las bromas en la punta de la lengua, estos tiempos de coronavirus han hecho mella en ella.

Se fue de España hace dos días, donde grababa Operación Triunfo, “porque no podía arriesgar a infectar" a sus padres.

Pero decidió no regresar a su casa en Miami, porque, dijo, tampoco quiere enfermar a su hija y a su marido, así que la cuarentena la pasa en un apartahotel en la Ciudad de México, saliendo solo a hacer la compra y con la necesidad de los artistas de verdad de entretener lo más que se pueda.

"Por eso voy a hacer un Instagram Live para presentar la canción y cantar unas más con un guitarrista amigo", adelantó.

Según ella, es "una 'entertainer' y no sabe "vivir sin hacerlo".

AL MAL TIEMPO, BUENA MÚSICA

Toda esta crisis del coronavirus ha hecho, inevitablemente, que la artista se consuele con los sonidos que acaba de mostrar al mundo. Aunque no compuso ella misma "El lado izquierdo de la cama", es un tema que la sedujo desde la primera vez que lo escuchó hace más de un año y lo siente totalmente propio.

Compuesto por la argentina Claudia Brant y el español Pablo López, se trata de una emotiva canción de desamor que comienza con un sonido intimista y sencillo y explota en el coro con la potencia que solo Jiménez tiene para dejar salir el dolor de un romance fallido.

"Me enamoré desde que la escuché. La letra es muy profunda. La puedo cantar muy fuerte. Es casi una película entera en la historia que cuenta", reveló.

Pero además, simbólicamente, la representa de muchas formas. "El lado izquierdo de la cama" combina la balada tradicional con arreglos modernos que agradece al productor español Paco Salazar, con el que trabajó por primera vez.

EL POP Y SU LIBERTAD

Jiménez siente que esta vez se acercó al sonido de bandas como Imagine Dragon y solistas como Justin Bieber y San Smith. Y es que como cuando canta rancheras, como en su más reciente disco “México en mi corazón”, el pop la hace sentir libre, porque tiene “muchas maneras de hacer música que molan (gustan) un montón”.

Aun así, el coro es pura Natalia Jiménez, la que saca su vozarrón en canciones como “Creo en mí” y que deja a sus fans medio roncos al tratar de imitarla.

Se ríe y hasta le hace ilusión el imaginar que muchos de sus fans drenan el estrés que da el encierro y la preocupación por el coronavirus desgañitándose este fin de semana al cantar “No?me quiero despertar aquí en el lado izquierdo de esta cama. Cansada?de?vernos?mentir. Testigo de todo?lo que perdí”.

"La canción ahora es de los fans. Espero que les acompañe y les sirva en este momento tan raro y duro que vivimos todos”, afirmó.

LO PEOR DE TODO: ESTAR LEJOS DE CASA

A Jiménez sí que le está costando eso vivir alejada de los suyos. Confesó que habla prácticamente todo el día por Facetime con su pequeña Alessandra, su hija con Daniel Trueba.

"No sé qué va a pasar", admitió, por lo que aun no quiere ni pensar qué hará cuando terminen los 14 días recomendados de aislamiento en caso de que no tenga la enfermedad.

"Sea como sea, se verá. Lo que sí sé es que no quiero ser responsable por la muerte de nadie. Así que en casa", cerró.

(c) Agencia EFE