Vapeadores y cigarros electrónicos, nuevo reto de salud pública: UNAM

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 26 (EL UNIVERSAL).- Los vapeadores y cigarros electrónicos se han convertido en un problema para la salud pública, principalmente entre jóvenes, indicaron académicas de la Universidad Nacional Autónoma de México. Durante la conferencia "Los vapeadores en México, en el marco del Día Mundial sin Tabaco", Ana Beatriz Moreno Coutiño y Guadalupe Ponciano Rodríguez, docentes de las facultades de Psicología y Medicina de la UNAM respectivamente, coincidieron en que las campañas del vapeo y de los cigarros electrónicos han sido dirigidas a los adolescentes, una población vulnerable y atractiva para ese mercado, precisó la UNAM en un comunicado.

El tema es particularmente grave toda vez que en la población mexicana de 12 a 65 años de edad, 975 mil personas utilizan vapeadores o cigarrillos electrónicos, y cinco millones los han empleado en alguna ocasión, según una encuesta de la Comisión Nacional contra las Adicciones (2022).

De acuerdo con las especialistas, el "vapor" que sale de un cigarro electrónico en realidad es un aerosol que contiene sustancias como el propilenglicol y glicerina vegetal, que aumentan la irritación de las vías respiratorias; pero también, formaldehído, una sustancia causante de cáncer que puede formarse si el llamado e-líquido se sobrecalienta. Moreno Coutiño señaló que la industria tabacalera no tiene ética al incluir sustancias nuevas, pero de las cuales aún no se conocen los efectos a largo plazo, por lo que sus consumidores son unos ""conejillos de indias de productos baratísimos que vienen principalmente de China", dijo.

La académica estimó que el costo es bajo: de 180 a 270 pesos, lo cual permite que un menor lo obtenga con cierta facilidad; con la variedad de sabores, olor dulce y perfumado, así como formas diversas, entre ellas de bolígrafo o memoria USB, los consumidores dejan de percibir el peligro que implica su uso, precisó el comunicado.

Además, señaló que "la inhalación de un excipiente frecuentemente encontrado en dispositivos de vapeo, denominado acetato de vitamina E, constituye un riesgo alto para la salud relacionado con enfermedades respiratorias agudas e incluso la muerte".

Por su parte, Guadalupe Ponciano Rodríguez, adscrita al Departamento de Salud Pública de la FM y coordinadora del Programa de Investigación y Prevención del Tabaquismo, dijo que un cigarrillo tiene un miligramo de nicotina, mientras que los pods hasta 60 miligramos, es decir, el equivalente a tres cajetillas. La gente no sabe la cantidad de nicotina que mete a su organismo. En tanto, en los aerosoles además se encuentran compuestos orgánicos volátiles, metales pesados, partículas ultrafinas, saborizantes y colorantes, es decir, gran cantidad de sustancias tóxicas dañinas para la salud y que contaminan el ambiente.

Existe evidencia científica de que los sistemas electrónicos de administración de nicotina afectan los aparatos respiratorio, cardiovascular y reproductor, además de la cavidad oral; producen daños durante el embarazo, como mayor riesgo de malformaciones congénitas. También hay una gran cantidad de tumores asociados.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.