Vanessa Bryant cita viejo testimonio de su madre para desestimar su demanda

Nancy Dillon, New York Daily News
·4  min de lectura

Vanessa Bryant está utilizando el testimonio anterior de su madre en su contra en un intento por invalidar una demanda que alega que la leyenda de los Lakers, Kobe Bryant, “prometió” a su suegra un apoyo de por vida.

En una moción de desestimación de 43 páginas presentada en la Corte Superior del Condado de Orange, los abogados de Vanessa dicen que la demanda por incumplimiento de contrato presentada por Sofia Urbieta el 15 de diciembre contra su hija y el patrimonio de Kobe es “deficiente de hecho, legal y moralmente”.

Disputan que Kobe alguna vez hizo tal promesa antes de su muerte en un accidente de helicóptero el año pasado y dicen que Urbieta dijo lo mismo durante su batalla de manutención conyugal en 2004.

“Hace más de diez años, en un proceso de divorcio en este tribunal, el exmarido de Urbieta, Stephen Laine, intentó reducir sus pagos de manutención conyugal con el argumento de que Urbieta vivía en una casa de varios millones de dólares y estaba recibiendo apoyo financiero de los Bryant“, afirma la objeción de los abogados de Vanessa que salió a la luz el lunes.

“Urbieta negó estas acusaciones y afirmó en repetidas ocasiones que no se le prometió apoyo financiero y que no estaba recibiendo ese apoyo de los Bryant”, argumenta.

En una declaración judicial citada en el expediente, Urbieta dijo que “ninguna de mis hijas tiene obligación alguna de mantenerme económicamente. Cada uno tiene su propia vida, sus hijos y sus responsabilidades“.

Urbieta testificó además que las “historias” que afirman que los Bryant le compraron una casa de $1 millón eran “absolutamente falsas”, según la presentación.

Después de que presentó sus declaraciones juradas, Urbieta se impuso y se le otorgó manutención conyugal, dice la objeción.

Cuatro años después, durante la recesión de 2008, Laine solicitó a la corte que modificara sus pagos de manutención. Urbieta volvió a negar que Kobe y Vanessa la apoyaran.

“No vivo con (Kobe y Vanessa) ahora, ni resido permanentemente en una casa propiedad de Vanessa y Kobe como Stephen sostiene”, testificó.

Nuevamente, Urbieta se impuso y su manutención conyugal se mantuvo como estaba.

Los abogados de Vanessa debían argumentar la moción de despido el viernes pasado, pero las partes acordaron posponer el enfrentamiento hasta el 23 de abril.

En su denuncia original presentada el año pasado, Urbieta dijo que había “celebrado un contrato oral” con Kobe y Vanessa con el que contaba como un voto.

“Kobe Bryant prometió en repetidas ocasiones cuidar al demandante financieramente de por vida a cambio de sus servicios como niñera y cuidadora de los hijos de los Bryant”, dice su presentación.

Estaba tan convencida del pacto que incluso compró un juego de muebles de dormitorio ortopédicos por $25,000 poco antes de la muerte de Kobe con la expectativa de que la pareja lo cubriera, afirmó.

“Desafortunadamente, las promesas de Kobe Bryant no vieron la luz del día ya que él ya falleció, y Vanessa Bryant tomó todos y cada uno de los pasos que pudo para anular y cancelar todas las promesas de Kobe Bryant”, alega su demanda.

En una declaración anterior en respuesta a la demanda, Vanessa dijo que su madre estaba tratando de “obtener una ganancia financiera inesperada de nuestra familia”.

“La he apoyado durante casi 20 años, y ella nunca fue mi asistente personal ni la de Kobe, ni fue niñera”, dijo Vanessa, de 38 años.

“A principios de este año, estaba buscando un nuevo hogar para ella y, una semana después, salió a la televisión y dio una entrevista en la que despreciaba a nuestra familia y hacía acusaciones falsas mientras vivía sin pagar alquiler en un complejo de apartamentos cerrado en Newport Coast”, añadió Vanessa.

“Incluso después de esa traición, estaba dispuesta a brindarle a mi madre apoyo mensual por el resto de su vida y eso no fue lo suficientemente bueno”, dijo.

Ella dijo que su madre, en cambio, “exigió $5 millones, una casa y una camioneta Mercedes”.

“Debido a que no cedí a sus amenazas hirientes y solicitudes monetarias, ella se ha salido de control y está haciendo afirmaciones falsas y absurdas”, dijo, calificando la demanda como “vergonzosa e inimaginablemente hiriente”.

“Mi esposo nunca le prometió nada a mi madre”, dijo Vanessa, “y estaría muy decepcionado con su comportamiento y falta de empatía”.

-Traducción por José Luis Sánchez Pando/TCA