Vandalizan en protesta edificios públicos

·2  min de lectura

CANCÚN, QR., noviembre 16 (EL UNIVERSAL).- Una nueva jornada de protestas en contra de la violencia machista y en reclamo a los feminicidios impunes en Quintana Roo se desarrolló ayer por la tarde en Cancún, con daños a la infraestructura pública, pintas en edificios y el incendio parcial de oficinas al interior de Tránsito municipal.

En medio de consignas que demandan justicia para las mujeres desaparecidas, violentadas sexualmente o asesinadas, el contingente, compuesto por mas de 200 personas vestidas de negro, avanzó desde Malecón Tajamar hacia el Palacio Municipal, que fue cubierto con protecciones metálicas.

El bloque de mujeres se detuvo frente al palacio municipal, para explicar las razones de su protesta, mientras otro grupo de jóvenes pintaba el asfalto y la fachada del edificio. "A partir de ahora cada quien puede manifestarse como quiera. ¡Dense morras!", fue la señal y comenzaron las pintas.

De ahí partieron hacia el Parque de las Palapas, con dirección a la Fiscalía general del estado. Las jóvenes dirigieron su atención en destruir cámaras de vigilancia, desmantelar casetas telefónicas, desmontar señalética pública, haciéndose de rocas, varillas metálicas y cualquier objeto que pudiese servir para intentar vencer la puerta y el portón de la fiscalía.

Ahí, con sopletes y a golpes, intentaron debilitar los accesos. En medio de la destrucción ocasionada por las manifestantes, en su mayoría, el bloque de chicas interpretaba La canción sin miedo, de Vivir Quintana.

En ese tono, lograron derribar la puerta de acceso de la Dirección de Tránsito e incendiaron el interior, luego de causar destrozos en oficinas, quemar y sustraer papelería oficial.

Los disturbios continuaron hasta las 19:25 horas, con fogatas con mobiliario ardiendo.

Al sitio se presentaron elementos de seguridad pública del estado, con toletes y escudos, quienes encapsularon a los manifestantes y avanzaron para replegarlos. Se reportó de forma preliminar a seis lesionados, dos de ellos, manifestantes, así como un civil que no participaba en la marcha y otros tres de la fiscalía.