Vallas en Recoleta: Cristina Kirchner acusó a Larreta de “sitiar a la vicepresidenta” y “prohibir las manifestaciones”

·2  min de lectura
Militantes de organizaciones políticas, sociales, sindicales y de derechos humanos mantuvieron una vigilia frente a la casa de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner
Militantes de organizaciones políticas, sociales, sindicales y de derechos humanos mantuvieron una vigilia frente a la casa de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner

“El 9 de diciembre del 2015 cuando finalicé mi segundo mandato como Presidenta de la Nación y me dirigía a Juncal y Uruguay para pasar allí la noche y partir al día siguiente a mi casa en el sur, no pude hacerlo”. Con estas palabras, la vicepresidenta Cristina Kirchner criticó la decisión tomada por el gobierno de la Ciudad, que ordenó vallar la zona de su departamento de Recoleta en medio de las manifestaciones de la militancia en su favor, tras el pedido del fiscal Diego Luciani en la causa Vialidad de 12 años de prisión en su contra.

En un día marcado por marchas a su favor en todo el país, y luego de que desde La Cámpora decidieran suspender la movilización convocada para Parque Lezama y trasladarla a Juncal, calle en la que vive la vicepresidenta, la exmandataria recordó el episodio que vivió cuando dejó la Casa Rosada para así criticar al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, por su decisión. “La esquina había sido copada por militantes y simpatizantes macristas, muy violentos que me insultaban y amenazaban. Esa noche tuve que dormir en la casa de mi hija en el barrio porteño de Monserrat”, relató.

A través de un documento que difundió por Twitter, Cristina Kirchner planteó que desde aquel episodio “la esquina de Juncal y Uruguay fue objeto de permanentes concentraciones de pequeños grupos de simpatizantes macristas con actitudes amenazantes y agresivas. Con parlantes y micrófonos amplificaban insultos, agravios y promesas de muerte”.

Tras ello, cargó directamente contra el mandatario porteño: “En todos esos años, la policía del Sr. Larreta nunca intervino. Es más, cuidaban y garantizaban esas actitudes. Hemos llegado a ver, en el caso del Instituto Patria, a un policía de la Ciudad que confraternizaba con un energúmeno que me prometía la horca”.

“Hoy amanecí con la esquina de mi casa literalmente sitiada. Las vallas colocadas por el Sr. Larreta son algo más que impedir la libre circulación. Son algo más que sitiar a la Vicepresidenta de la Nación. Quieren prohibir las manifestaciones de amor y de apoyo absolutamente pacíficas y alegres, que tienen lugar ante la ya inocultable persecución del partido judicial”, continuó la vicepresidenta a días del pedido de cárcel e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos en su contra.

Y como cierre del texto, aseveró: “La lógica del Sr. Larreta es la misma lógica del partido judicial. Para los macristas: cuidado y protección. Para los peronistas: vallas, infantería de la policía de la Ciudad y hasta palos, gas lacrimógeno y gas pimienta como la noche del lunes. Lo dicho ese día por la noche: nunca fueron ni serán democráticos”.

Noticia en desarrollo