Valkyrae obtiene un gran puesto en el mundo de los videojuegos

Alex Hawgood
·6  min de lectura
Una camiseta de 100 Thieves, un equipo de deportes electrónicos famoso copropiedad de Rachell Hofstetter, conocida como la creadora de Youtube Valkyrae, en Los Ángeles, el 7 de abril de 2021. (Michelle Groskopf/The New York Times)
Una camiseta de 100 Thieves, un equipo de deportes electrónicos famoso copropiedad de Rachell Hofstetter, conocida como la creadora de Youtube Valkyrae, en Los Ángeles, el 7 de abril de 2021. (Michelle Groskopf/The New York Times)

En el implacable mundo bajo demanda de la transmisión en directo de videojuegos, pocas personas son tan solicitadas como la creadora de YouTube Valkyrae.

El mes pasado, más de 650.000 fanáticos la vieron jugar el videojuego multijugador espacial animado “Among Us”. Algunos días antes, protagonizó el nuevo video musical de horror de Machine Gun Kelly, “Day Walker”, en el que interpreta a la heroína que escupe sangre. Además, Valkyrae, a quien también se le puede llamar Rae, anunció un programa de entrevistas web, “Q and Rae”, y fue declarada la Reina de YouTube por el sitio de noticias de deportes electrónicos en línea Dexerto.

Stream Hatchet, una compañía que analiza datos de videojuegos, estima que los fanáticos gastaron veinticuatro millones de horas viendo sus transmisiones durante la pandemia. “Rae es la ‘streamer’ con más rápido crecimiento en el mundo entero y es ahora la ‘streamer’ más grande de videojuegos en el mundo”, declaró en Twitter en octubre Ryan Wyatt, jefe de la división de videojuegos de YouTube.

La videojugadora de 29 años ahora puede agregar ejecutiva de una compañía a sus logros. La semana pasada, se anunció que Valkyrae, cuyo nombre verdadero es Rachell Hofstetter, se convirtió en una de los seis dueños de 100 Thieves, el famoso equipo de deportes electrónicos y la marca de estilo de vida en Los Ángeles. Jack Dunlop, de 26 años, mejor conocido como la megaestrella de “Fortnite” CouRage, también fue anunciado como propietario.

Ambos se unen a Scooter Braun, el gerente musical; Dan Gilbert, el dueño de los Cavaliers de Cleveland y cofundador de Quicken Loans; el rapero Drake, así como Matthew Haag, conocido como Nadeshot y que es el excampeón de “Call of Duty” que fundó 100 Thieves. “Uno de nuestros principios centrales es construir una marca hecha por videojugadores y para videojugadores”, dijo Haag.

Como copropietarios, Valkyrae y CouRage recibirán participaciones accionarias de la compañía, que la revista Forbes recientemente valuó en 190 millones de dólares. Parte de sus funciones es convencer y firmar a nuevos talentos en el mundo voluble e impulsado por los jóvenes de los videojugadores de alto perfil, ya sea como atletas de los deportes electrónicos o como famosos de la emisión en directo.

También buscarán iniciativas para generar ingresos que vayan más allá de los videojuegos, incluyendo la expansión de la popular línea de ropa informal de la compañía (algo similar a Supreme para quienes emiten en directo) y trabajar con la Creative Artists Agency, que firmó a 100 Thieves en octubre, en acuerdos de entretenimiento en películas, televisión y pódcast.

Rachell Hofstetter, conocida como la creadora de Youtube Valkyrae, en Los Ángeles, el 7 de abril de 2021. (Michelle Groskopf/The New York Times)
Rachell Hofstetter, conocida como la creadora de Youtube Valkyrae, en Los Ángeles, el 7 de abril de 2021. (Michelle Groskopf/The New York Times)

“Rae y Jack tienen un gran instinto en la comunidad de los videojuegos, que ahora es más importante que nunca porque muchos jóvenes quieren dedicarse al entretenimiento en el espacio digital”, comentó Haag.

El nombramiento de Valkyrae, la primera mujer propietaria de la compañía, también es un reconocimiento de la creciente influencia de las videojugadoras, las cuales componen alrededor del 41 por ciento de los usuarios de videojuegos en Estados Unidos, según Statista.

“Mis amigas y yo hemos jugado videojuegos desde que teníamos 6 años”, dijo Valkyrae. “No es que las videojugadoras sean nuevas. Lo que es nuevo es que ahora somos más visibles”.

En directo desde Beverly Hills

En una entrevista por Zoom el mes pasado, Valkyrae todavía estaba emocionada por su cambio de puesto. “Sí, aparentemente de alguna manera, soy copropietaria de 100 Thieves, lo que es una locura”, dijo con una sonrisa en donde muestra los dientes que es bien conocida por sus fanes.

Estaba sentada en su lugar habitual: una silla para videojuegos ergonómica blanca fabricada por Mavix, colocada ante un monitor para videojuegos HP Omen de 27 pulgadas en la habitación de su nuevo hogar moderno apenas afuera de Beverly Hills. Sus anteojos azul claro y grandes audífonos inalámbricos hacían que luciera como una controladora de tráfico aéreo, encargada de manejar una transmisión en directo interminable.

“Comencé a transmitir cuando tenía 23 años y simplemente no he parado”, dijo. “He estado haciendo esto cada día durante muchos años”.

Mujeres como Valkyrae y Pokimane, una “streamer” canadiense-marroquí de 24 años con más de siete millones de seguidores en Twitch, son parte de una nueva generación de videojugadoras de alto perfil que tienen una huella cultural que rivaliza con la de los actores de Hollywood y atletas profesionales entre la generación Z.

Las corporaciones se han dado cuenta. Valkyrae colaboró recientemente con Sweetgreen, una cadena de ensaladas, como la imagen de su menú Crispy Collections y Totino’s, la marca de pizza congelada, ha patrocinado sus transmisiones. El martes, apareció junto a Jimmy Fallon, Questlove y el elenco de la serie “Stranger Things” de Netflix en el canal de Twitch de “The Tonight Show”.

Una mayor visibilidad ha llegado con una mayor misoginia y un mayor acoso, incluyendo un incidente en enero cuando Valkyrae fue víctima de “doxing” (revelación de información personal) en Twitter por un acosador que tuiteó la dirección de su casa. “Hay una diferencia en la verborrea que algunos troles dirán específicamente contra mujeres que los hombres nunca escucharán”, mencionó.

De GameStop a estrella de YouTube

Para Valkyrae, los videojuegos desde hace mucho tiempo han sido una manera de superar los obstáculos. Creció en Moses Lake, una ciudad rural en el centro de Washington. Jugar “Super Mario Bros.” en su Nintendo 64 era una manera de no escuchar las peleas a gritos entre sus padres.

Ella pagó sus gastos mientras asistía a la universidad comunitaria con su trabajo en GameStop. El acceso a los juegos más recientes para las consolas PlayStation o Xbox le daban buen material para Instagram. “Estaba deprimida y sola”, dijo. “Todo lo que tenía era trabajo y videojuegos”.

Alentada por sus seguidores en línea, se unió a Twitch en 2015, en donde encontró a su tribu en la arena jugador contra jugador de “Fortnite” y el juego de rol de acción “Dark Souls”. Cuando tenía 23 años, ganaba suficiente dinero a través de los patrocinios para convertirse en videojugadora de tiempo completo.

Los fanáticos no solo se sintieron atraídos por sus reflejos sobrehumanos y su dominio de varios juegos, incluyendo “Fortnite”, “League of Legends”, “Teamfight Tactics” y “Valorant”. Su personalidad efervescente y sin filtros, así como su naturaleza juguetona le han conseguido millones de seguidores, muchos de los cuales la han adoptado como una hermana mayor.

Hace un año, YouTube firmó a Valkyrae en un significativo acuerdo de varios años para transmitir en directo. Como parte del contrato, aceptó dejar Twitch y reconstruir su base de suscriptores de cero.

A medida que se acerca a cumplir 30 años, evalúa su futuro en un negocio que, como otros deportes organizados, es para los jóvenes. “Reconozco más y más cuán insalubre es la industria”, mencionó. “Nunca sales de tu habitación, no hay sociabilización o compañeros de trabajo, excepto en línea. Me refiero a que estás sentado todo el día en una silla. Siempre habrá otra transmisión o juego para jugar”.

El acuerdo con 100 Thieves podría permitirle equilibrar ser jugadora y empresaria. “A medida que cumpla más años, intento planear cómo me voy a salir de esto, ¿qué voy a hacer después?”, dijo, sentada en su silla Mavix. “Me hace tan feliz ser una pionera y un ejemplo a seguir para muchas mujeres en esta industria”.

This article originally appeared in The New York Times.

© 2021 The New York Times Company