Quién es Valeri Guerasimov, la estrella del Ejército ruso que quedó al frente de la operación en Ucrania

Valeri Guerasimov, nuevo comandante del Ejercito ruso para la invasión a Ucrania
Valeri Guerasimov, nuevo comandante del Ejercito ruso para la invasión a Ucrania - Créditos: @Anadolu Agency

MOSCÚ-. El presidente de Rusia, Vladimir Putin, sustituyó este miércoles al comandante de las fuerzas militares que combaten en Ucrania desde febrero del año pasado. El cargo ahora es de Valeri Guerasimov, jefe del Estado Mayor del Ejército ruso durante los últimos diez años. En los primeros meses de la guerra, Guerasimov fue criticado por el pobre desempeño de las tropas rusas, pero en su expediente luce su intervención directa en notables victorias durante la primera injerencia militar rusa en Ucrania en 2014.

La elección del jefe del Estado Mayor para dirigir esta operación militar, una práctica inhabitual, tiene lugar luego de varias decepciones para las fuerzas rusas, entre derrotas y fuertes pérdidas en un ataque ucraniano a finales de diciembre. El Ministerio de Defensa ruso justificó ayer este nombramiento debido a la “ampliación de la escala de las misiones que deben realizarse y a la necesidad de una interacción más estrecha entre los componentes de las fuerzas armadas”.

Hombre de pocas palabras en público, Guerasimov, de 67 años, aparece de manera regular, con el rostro serio y su uniforme verde, escuchando a Putin durante maniobras o reuniones sobre las operaciones militares. Desde noviembre de 2012 es el jefe del Estado Mayor, el puesto más alto del Ejército detrás del ministro de Defensa.

Captura tomada de un video de AFP muestra a un miembro del ejército de Ucrania mirando hacia otro lado mientras un lanzacohetes BM-21'Grad' MLRS de 122 mm dispara en las afueras de Soledar
Captura tomada de un video de AFP muestra a un miembro del ejército de Ucrania mirando hacia otro lado mientras un lanzacohetes BM-21'Grad' MLRS de 122 mm dispara en las afueras de Soledar - Créditos: @ARMAN SOLDIN

El ministro de Defensa ruso, Serguei Shoigu, lo describe como “un militar hasta la raíz de los cabellos” y con “una experiencia colosal” en el alto mando y el terreno. En efecto, el general reemplaza a Serguei Surovikin, que había sido elogiado por el jefe de Wagner, Yevgueny Prigozhin, y por el dirigente checheno Ramzan Kadyrov, que también envió su propio ejército a combatir en Ucrania. Si a Shoigu le faltaba formación militar, Guerasimov es su complemento: hoy, por segunda vez, Putin vuelve a confiar en su capacidad militar.

“Guerasimov ha construido el ejército, ha preparado a Rusia para esta guerra desde hace diez años, y ahora tiene que probar que no ha hecho eso para nada”, afirmó a AFP un analista ruso que no quiso revelar su identidad, subrayando que el general era un verdadero militar profesional, al contrario de Shoigu que proviene del sector civil.

En su cuenta de Telegram, la politóloga rusa Ekaterina Schulmann estima que la promoción de Guerasimov es “una victoria de las fuerzas regulares” del Ejército en creciente competencia con los “piratas” del grupo paramilitar Wagner en el frente ucraniano.

Chechenia, “guerra híbrida”

Nacido en 1955, y perteneciente a la misma generación que Putin, Guerasimov, oriundo de la república de Tartaristán, ascendió en cada uno de los peldaños de la jerarquía desde su graduación en una escuela de tanques en 1977.

Comandante de una división motorizada entre 1993 y 1995, dirigió el 58º cuerpo del ejército involucrado en la segunda guerra en Chechenia, iniciada en 1999 por Vladimir Putin y que se saldó con la reconquista de ese territorio del Cáucaso por parte de Rusia.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Durante ese conflicto, la periodista Anna Politkovskaya, asesinada en 2006, afirmó que el general Guerasimov supo “preservar su honor de oficial” al detener él mismo a un coronel ruso acusado de haber secuestrado y asesinado a una chechena, un caso que hizo mucho ruido.

El general francés Pierre de Villiers, él mismo jefe de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas entre 2014 y 2017, declaró al canal de televisión BFMTV que Guerasimov, por entonces su homólogo, “solo reconoce una cosa: la relación de fuerzas: no el lenguaje, no la voz alta, la relación de fuerzas, la verdadera”, agregó.

En los círculos de observadores occidentales, Guerasimov es descrito a menudo como el padre de una doctrina que define la “guerra híbrida”, que implica fuerzas convencionales y no convencionales.

Si la existencia oficial de esta doctrina y el presunto papel de Guerasimov son muy cuestionados, el general ruso aseguraba en 2013 “una tendencia a la desaparición de la frontera entre el estado de paz y el estado de guerra”.

“Las guerras ya no se declaran y, una vez que comenzaron, no siguen una trayectoria habitual”, agregaba, subrayando la importante creciente de los “medios no militares”. El año siguiente, en 2014, Rusia anexaba a Crimea y comenzaba un conflicto entre Ucrania y separatistas prorrusos aprovechando del apoyo de oficio de Moscú, en un ejemplo según los expertos de esta “guerra híbrida”.

Cheget, el maletín que controla la bomba atómica

El Cheget es un “maletín nuclear” que es parte del sistema automático de comando y control de las Fuerzas Nucleares Estratégicas rusas. Está formado por un botón de color rojo, y varios botones de color blanco, uno de ellos situado en el centro. El botón blanco central es el que da la orden al Estado Mayor de la nación para tomar cualquier acción. El único que puede dar esa orden es el presidente ruso.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Hay tres Cheget: ademas del que posee Putin, hay otros dos a cargo del Ministerio de Defensa ruso, a cargo de Shoigu, y el del jefe del Estado Mayor, ahora comandante, Guerasimov. Ambos deben responder a la decisión de su superior.

Ofensiva en Soledar

La batalla por la ciudad de Soledar, en el este de Ucrania, es una de las más sangrientas desde el inicio de la ofensiva de Rusia, que se está empleando a fondo para anotar una victoria después de varios reveses.

Rusia dijo el jueves que sus fuerzas están cada vez más cerca de capturar una ciudad minera en el este de Ucrania, lo que representaría una esquiva victoria para el Kremlin, pero a costa de numerosas bajas rusas y una gran destrucción del territorio que reclaman.

Por su parte, Ucrania anunció que sus soldados estaban resistiendo a pesar de los intensos combates en un campo de batalla sembrado de cadáveres en una ciudad minera en el este de Ucrania, donde los mercenarios rusos han reivindicado la primera victoria significativa de Moscú en medio año.

Militares ucranianos prestan primeros auxilios a un soldado herido en un refugio de Soledar, escenario de intensos combates con las fuerzas rusas en la región de Donetsk, Ucrania, el domingo 8 de enero de 2023.
Militares ucranianos prestan primeros auxilios a un soldado herido en un refugio de Soledar, escenario de intensos combates con las fuerzas rusas en la región de Donetsk, Ucrania, el domingo 8 de enero de 2023. - Créditos: @Roman Chop

El gobernador de Donetsk, Pavlo Kyrylenko, informó en declaraciones televisadas que más de 100 soldados rusos han muerto en la batalla por Soledar en las últimas 24 horas.

“Los rusos literalmente marcharon sobre los cuerpos de sus propios soldados, quemando todo a su paso”, dijo Kyrylenko mientras informó que las fuerzas rusas habían bombardeado una docena de pueblos y aldeas en la región el día anterior.

La milicia ultranacionalista por contrato Wagner afirma haber tomado Soledar tras intensos combates que habían dejado la ciudad sembrada de muertos ucranianos. Pero Moscú no ha proclamado oficialmente la victoria.

Agencia AFP