Valdez y Wheeler se enfrentan en 2do Juego de Serie Mundial

SERIE MUNDIAL-ABRIDORES (AP)
SERIE MUNDIAL-ABRIDORES (AP)

El dominicano Framber Valdez, de los Astros de Houston, tuvo un mal estreno en la Serie Mundial del año pasado frente a los Bravos de Atlanta.

En el tercer lanzamiento del primer juego de aquel Clásico de Otoño, el cubano Jorge Soler le disparó un jonrón que fue a dar a los palcos Crawford, frente al jardín izquierdo, en Houston.

Los Bravos ganaron la Serie Mundial en seis duelos y Soler se llevó el premio del Jugador Más Valioso.

Valdez terminó la Serie Mundial del año pasado con marca de 0-1 y efectividad de 19.29: le sacudieron cuatro vuelacercas en cuatro entradas dos tercios y fue nuevamente abridor en el quinto juego.

El viernes, un día antes de su apertura en el segundo partido contra Filadelfia, Valdez dijo que el año pasado se dejó llevar por la emoción en la Serie Mundial.

Señaló que este año le parecía clave seguir haciendo lo que ha hecho, sin permitir que se le escape el control del juego para lograr buenos resultados.

Como dijo el piloto de los Astros, Dusty Baker: la única manera de mantener tranquilos a los jugadores jóvenes en la fase más importante del béisbol de las Grandes Ligas sería “hipnotizarlos, supongo”.

“Lo digo con seriedad. ¿Cómo evitar la emoción?”, señalo Baker, de 73 años. “Algo que has visto y aspirado a conseguir desde que eras niño. Como Hank Aaron me dijo: ‘Está bien ponerse nervioso, pero no hay que tener miedo’”.

El zurdo Valdez, de 28 años, tuvo marca de 17-6 y efectividad de 2.82 esta campaña.

Fue el abridor en el segundo juego de la Serie Divisional contra Seattle y terminó sin decisión, al permitir dos carreras, cuatro imparables y tres bases por bolas además de ponchar a seis en cinco entradas dos tercios.

El 20 de octubre, Valdez se alzó con el triunfo en el segundo encuentro de la Serie de Campeonato de la Liga Americana frente a los Yanquis de Nueva York. En ese compromiso permitió cuatro imparables, no dio bases por bolas y ponchó a nueve durante siete innings en blanco.

Por su parte, Zack Wheeler será el abridor de Filadelfia para el segundo duelo. Tuvo una foja de 12-7 con efectividad de 2,82 con los Filis, si bien estuvo inactivo del 20 de agosto al 21 de septiembre debido a una tendinitis en el antebrazo derecho.

Wheeler trabajó seis episodios un tercio sin lograr la decisión en el primer partido entre comodines contra San Luis y perdió ante Atlanta en el segundo juego de la Serie Divisional, en el que permitió tres anotaciones en seis innings.

El lanzador derrotó a San Diego sin permitir anotación en siete entradas del primer juego de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional y no concretó la decisión en el quinto partido contra los Padres, al otorgar dos anotaciones en seis episodios.

Josh Bell bateó una roleta que impactó a Wheeler en la parte interna de la rodilla izquierda.

“Duele pero está bien”, dijo Wheeler. “Sí dolió en el momento y, claro, los dos días siguientes, pero está bien ahora”.