Vacunatorio vip: renunció el funcionario de Santa Fe que recibió de manera irregular la vacuna contra el Covid

·5  min de lectura
El gobernador Omar Perotti enfrenta cuestionamientos por irregularidades en el plan de vacunación
El gobernador Omar Perotti enfrenta cuestionamientos por irregularidades en el plan de vacunación

Luego de que estallara una polémica en Santa Fe por irregularidades en la vacunación en el hospital Eva Perón, de Granadero Baigorria, ciudad vecina a Rosario, uno de los beneficiados como es el vicepresidente de la Empresa Provincial de Energía, Alberto Joaquín, de 78 años, presentó la renuncia a su cargo.

Desde el entorno del gobernador santafesino Omar Perotti advirtieron a LA NACION que la inmediata reacción oficial tiene que ver que “siempre se ha tenido extrema rigurosidad en el plan de vacunación contra el coronavirus y cuando surgió alguna irregularidad se denunció de forma rápida”.

Fuentes gubernamentales recordaron que cuando surgieron versiones “malintencionadas” de que Perotti se había vacunado por fuera del protocolo el mandatario realizó una denuncia judicial y se sometió a pruebas de laboratorio. Esta semana la fiscal Mariela Jiménez descartó que algún integrante del grupo familiar del gobernador haya recibido las dosis por fuera de las reglas y archivó la causa.

La bronca que supura en el gobierno de Perotti, luego de que estallara este nuevo escándalo, responde a que este episodio –que en el gobierno lo califican como aislado, en el que está involucrado menos de una decena de personas- va a contramano del avance en el plan de inoculación contra el covid, luego del arribo de lotes importantes de vacunas.

Adrian Maglia intendente de la ciudad de Granadero Baigorria
Municipalidad Granadero Baigorria


Adrian Maglia intendente de la ciudad de Granadero Baigorria (Municipalidad Granadero Baigorria/)

En los próximos días desde el Ministerio de Salud comenzarán a citar a los 864.263 santafesinos que no tienen factores de riesgo y ya se inscribieron para recibir la vacuna. Empezarán a inocularse a los menores de 59 años.

En medio del incremento de la vacunación apareció este nuevo escándalo de supuesta vacunación VIP, luego de que el jefe del departamento de Enfermería del hospital Eva Perón, de Granadero Baigorria, Ariel Pérez que entre enero y marzo se alteró el protocolo de inoculación y se aplicaron dosis de Spunik a funcionarios, gremialistas y un intendente de la zona.

Antecedente

Es el segundo escándalo que estalla en esta provincia por vacunación irregular. Como publicó LA NACION el 27 de febrero pasado, en el hospital de Reconquista se aplicaron 64 dosis contra el covid por fuera del cronograma oficial, funcionarios y parientes de la comisión directiva de ese centro asistencial. El hospital terminó intervenido.

El gobierno de Perotti abrió una investigación administrativa en el área de Legal y Técnica del Ministerio de Salud, según informaron fuentes oficiales a LA NACION. Y también se inició una causa penal para que se determine si existieron irregularidades.

Escándalo en Santa Fe por otro vacunatorio vip que involucra a funcionarios, un intendente y sindicalistas

El secretario de Salud, Jorge Prieto, no descartó que se intervenga el hospital ante estas supuestas anomalías. Pérez reveló que a fines de abril se enteró de las irregularidades en el hospital Eva Perón y realizó una presentación por escrito el 24 de mayo ante el director de Tercer Nivel del Ministerio de Salud de Santa Fe, Rodrigo Mediavilla.

El jefe del Departamento de Enfermería del hospital aseguró que las vacunas que llegaron en un primer momento y que estaban destinadas al personal de salud más expuestos a la pandemia “se las dieron a políticos, funcionarios y sindicalistas”.

“El listado de este vacunatorio vip incluye a políticos, a un sindicalista importante de la ciudad de San Lorenzo, familiares directos del director del hospital y hasta un funcionario muy importante de la Empresa Provincial de la Energía”, afirmó Pérez.

Según la denuncia que presentó el jefe de Enfermería, entre los funcionarios y sindicalistas vacunados que se sospecha lo hicieron de forma irregular, figura el vicepresidente de la EPE Alberto Joaquín, de 78 años, el intendente de Granadero Baigorria, Adrián Maglia, y el delegado de San Lorenzo de UPCN, José Luis Babaya, entre otros.

El jefe de Enfermería apuntó contra el director del hospital, Jorge Kilstein, como el principal responsable y consideró que se trató de una “irregularidad grave”. La bronca de Pérez apunta a que se vacunaron funcionarios entre enero y marzo cuando había personal de salud que aún no había sido inoculado.

El intendente de Granadero Baigorria Adrián Maglia aclaró en un comunicado que no tiene “nada que ocultar”. “Estoy al frente de la municipalidad que junto a la provincia y la Nación construyó el hospital Modular exclusivo para casos covid y hubo que poner el cuerpo y estar ahí para que esa obra se haga en tiempo y forma para salvar vidas”, afirmó. El funcionario sostuvo “se están empezando a difundir acusaciones falsas de todo tipo. Vivimos momentos muy complicados como para que además se agreguen mentiras, difamaciones y noticias falsas”.

En un pedido de informes que realizó el diputado Carlos Del Frade reveló que “desde que comenzó la vacunación al personal de salud, se hicieron presentes personas ajenas al hospital Eva Perón, y el director dio la orden a las enfermeras que se dirijan a la oficina de la dirección del nosocomio para vacunar a personas recomendadas por él”.

Según la denuncia de Pérez, Alberto Joaquín, un dirigente peronista de larga trayectoria -fue ministro en la gestión de Jorge Obeid- se habría vacunado con la primera dosis de Sputnik el 2 de febrero pasado, y con la segunda el 11 de marzo. Joaquín, quien ocupa actualmente la vicepresidencia de la EPE ad honorem, argumentó en un descargo –según publicó el diario La Capital- que por padecer hipertensión pidió ser vacunado.

“A los 78 años asumí la vicepresidencia de la EPE, ad honorem. Pese a todas las dificultades que la pandemia generaba fui cumpliendo con las múltiples obligaciones que el cargo exigía. A mediados de enero de este año tuve una recaída en mi condición de hipertenso. Como esto potenciaba los riesgos que ya estaba corriendo, y perteneciendo la empresa a un sector esencial, solicité que se me vacunara para poder continuar cumpliendo con las exigencias que el cargo demanda”, indicó.

“Esto se realizó en el hospital Eva Perón de Granadero Baigorria los días 2 de febrero y 11 de marzo. Facilité mi documento y pedí que mi acto fuera agendado como corresponde y se me entregara el carnet correspondiente”, señaló y agregó: “Muy lejos está de mi persona la supuesta participación en un vacunatorio VIP que muy livianamente me han adjudicado”.