Vacunas: por qué no reparten todas las dosis y qué es el “stock crítico”

·1  min de lectura
Las dosis de vacuna Sputnik V, tras la llegada del vuelo de Aerolíneas Argentinas desde Moscú. foto de archivo.
Las dosis de vacuna Sputnik V, tras la llegada del vuelo de Aerolíneas Argentinas desde Moscú. foto de archivo.

Desde que llegó el primer cargamento de vacunas contra el coronavirus Covid-19 en el país, las autoridades nacionales repartieron entre las 23 provincias y la ciudad de Buenos Aires más del 95% de las dosis. El resto queda en manos de la cartera que ahora comanda Carla Vizzotti.

Pero, ¿por qué no se reparten todas las dosis en un contexto de pandemia? La respuesta oficial es que se debe contar con un pequeño número de dosis de respaldo en caso de que se presentara alguna contingencia.

Conocido como “stock crítico”, en el caso de las vacunas contra la Covid-19, el porcentaje es mucho menor que el de las vacunas del calendario nacional y otros medicamentos que se distribuyen habitualmente a las provincias.

“De acuerdo con el programa del que se trate, ese stock estratégico equivale a un trimestre de provisión y se reserva por si los productos se echan a perder, un corte de luz altera la cadena de frío, hay una emergencia (como está ocurriendo con los incendios en la Patagonia) o surge alguna diferencia con la población objetivo a cubrir. En el caso de las vacunas para Covid-19, no hay posibilidad de guardar esa misma proporción: se reserva menos del 10% de cada embarque”, dijo a LA NACION, el mes pasado, Sonia Tarragona, jefa de Gabinete del Ministerio de Salud de la Nación.

En tanto ayer, ante una nueva consulta de LA NACION, desde la cartera sanitaria agregaron: “La reserva de vacunas para contingencias no tiene número fijo, es dinámico. La reserva se hace en función de la logística y es variable de acuerdo a la presentación de las vacunas que van llegando”.