Vacunas. Rechazo opositor al uso de locales de La Cámpora y el PJ para inscribirse

Bárbara Epsztein
·6  min de lectura
Locales del oficialismo, como en la localidad de Pablo Podestá, militaron hoy la inscripción al plan de vacunación
Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sanchez

La participación en la inscripción del plan de vacunación contra el coronavirus de organizaciones políticas vinculadas al oficialismo en la provincia de Buenos Aires, como La Cámpora y el PJ, generó el rechazo de la oposición. El gobierno bonaerense plantó centros de información en las sedes de las agrupaciones y las críticas de la oposición sobre el uso político de la inmunización de la población no tardaron en llegar.

Patricia Bullrich, la presidenta de Pro, le dijo a LA NACION: "Me parece una falta gravísima porque es la confusión del Estado partido: el Estado y la plata con la que se compran las vacunas son de todos los argentinos. Utilizar la vacuna como un instrumento de hacer política del oficialismo achica cada vez más los mecanismos de transparencia de un Estado".

La Justicia ordena a Axel Kicillof subir el salario de los jueces y funcionarios judiciales

"Esa lógica de aprovechamiento partidario debe de tener un freno. Será por recursos de amparo. Y la utilización de los mecanismos de los lugares que el estado tiene. Que no parezca que la vacuna es de los Fernández o de Kicillof", agregó Bullrich, quien también cuestionó que "no se quieran usar las escuelas para los estudiantes, pero sí para la vacunación".

La exministra de Seguridad pidió "transparentar la lista de vacunados" y criticó el criterio de prioridades para la inoculación: "Hay gente con mucho mas riesgo que Kicillof. La dirigencia política debería dar el ejemplo, a menos que sea una persona de riesgo, no me parece bien que los intendentes estén por sobre el personal policial, de salud, los directores de escuelas o las personas de riesgo".

"Vacuna trucha": la demoledora crítica de Durán Barba a la Sputnik V

El bloque de legisladores bonaerenses de Juntos por el Cambio apuntó contra el Ministerio de Salud, a cargo de Daniel Gollán. Presentó un pedido de acceso a la información pública y denunció que hay "una logística paralela", un "uso clientelar" del suero, y "favoritismo" en la distribución de dosis.

El Gobierno está más enfocado en hacer un uso político de la pandemia que de resolver realmente los problemas de los bonaerenses, en todo lo que hacen buscan sacarle una ventaja partidariaLuciano Bugallo, diputado de la bonaerense

Luciano Bugallo, uno de los impulsores de la acusación y representante de la Coalición Cívica de Carrió, explicó sus razones: "Nuevamente vemos al kirchnerismo confundir Estado, Gobierno y partido, creyendo que todo es lo mismo, adueñándose de lo público y haciendo un uso partidario con las preocupaciones y necesidades de los bonaerenses".

Los locales partidarios repartieron folletos y anotaron a las personas en el plan de vacunación
Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sanchez

Y agregó: "El Gobierno está más enfocado en hacer un uso político de la pandemia que de resolver realmente los problemas de los bonaerenses, en todo lo que hacen buscan sacarle una ventaja partidaria".

Última encuesta: ¿Qué mujer superó a Alberto Fernández en imagen positiva?

Julio Garro, el intendente de La Plata, se mostró sorprendido por la utilización de las sedes de las organizaciones oficialistas y le comentó a este medio: "Si con siete hospitales provinciales y 46 centros de atención médica para la salud en La Plata tenemos que llegar a meter a la política para llevar adelante un plan de vacunación es preocupante. La coherencia tiene que primar en estos momentos, llama poderosamente la atención".

Alfredo Cornejo, el diputado nacional y presidente de la Unión Cívica Radical, se sumó a la polémico y rechazó el uso de sedes partidarias: "El gobierno no ayuda a generar confianza en la vacuna cuando utiliza locales partidarios - en vez de centros de salud - para registrar a quienes se quieren vacunar. Su desesperación por generar una épica inexistente perjudica los esfuerzos de la ciudadanía por contener el virus".

El exministro de Salud Adolfo Rubinstein también se hizo eco de las críticas al uso político de la inyección. "Hay una diferencia muy importante entre Estado, gobierno, y partido pero parece que al PJ se le borran esas fronteras cuando gobierna, aprovechando con fines partidarios la campaña de vacunación y usando burdamente las unidades básicas para tareas que corresponden al Estado. Esta ausencia de límites remeda prácticas autoritarias y fascistas qué hay que desterrar de la democracia", comunicó el exfuncionario en su cuenta de Twitter.

Por el lado oficialista, el presidente de la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires, Federico Otermín fue el primero en salir a responder en medio del debata que instaló la oposición. "Todas las fuerzas políticas deberían ayudar a la gente a inscribirse en el operativo de vacunación. Si te dedicás a la política, o sea a ayudar al otro, y no ayudás a que la gente se vacune, ¿para qué te dedicás a la política realmente?", reflexionó.

Pese a las críticas que acusan al Gobierno de utilizar políticamente la vacunación, Otermín sostuvo: "Nos enorgullece que haya compañeros y compañeras peronistas de toda la Provincia que vayan casa por casa para asesorar y ayudar a los vecinos y vecinas y potenciar el alcance de la campaña que impulsa y coordina el gobierno de Axel (Kicillof) y todo el equipo de salud bonaerense".

Críticas previas

"Estamos preocupados y hubo una politización del tema, como con la cuarentena, que ha puesto a la población en alerta", dijo Patricia Bullrich, la presidenta de Pro, el 17 de diciembre y denunció, con Juntos por el Cambio, "el irresponsable y mal manejo" con las vacunas, cuando habían anunciado que aún no era recomendable para mayores de 60 años.

Elisa Carrió también cuestionó las idas y venidas en la adquisición de la Sputnik V y disparó contra las negociaciones entre el Presidente y la vicepresidenta: "Es una imposición de Cristina a Alberto Fernández. El gobierno nacional no ha tenido la más mínima seriedad en el tema de la vacuna. Jamás me pondría la vacuna, porque no hay información clara". Además, señaló que "ha sido un negocio entre Cristina Kirchner y los rusos".

Un mes atrás, Martín Lousteau alentó a "volver a la evidencia científica" y a despolitizar las cuestiones relacionadas a la inmunización de la población. "El Gobierno en vez de dar tranquilidad lo transformó en un tema político. Ha habido una falta de rigurosidad de datos desde el principio. En las conferencias de prensa del presidente, en casi todas había errores en los datos. Luego, que tan rápido se pasaba del problema, lo mismo en cuanto a que somos los 10 países que vacuna, hay una suerte de displicencia en materia de los datos", precisó el senador nacional.