Vacunas: el Gobierno resolvió diferir las segundas dosis para inmunizar a más personas

Maia Jastreblansky
·3  min de lectura
La ministra Carla Vizzotti había advertido el mes pasado que diferir las segundas dosis podía ser una estrategia para llegar a más gente con las vacunas
La ministra Carla Vizzotti había advertido el mes pasado que diferir las segundas dosis podía ser una estrategia para llegar a más gente con las vacunas

La estrategia se trazó en la reunión del Consejo Federal de Salud (Cofesa), que reúne a la cartera sanitaria nacional con los ministros del área de todas las provincias: el Gobierno diferirá la aplicación de las segundas dosis de todas las vacunas con el objetivo de inmunizar a una mayor cantidad de personas en el corto plazo y así lograr una mayor cobertura de la población de riesgo antes del invierno.

“Lo que se determinó es que en este momento es preferible que más personas tengan alrededor del 70% de inmunización, en lugar de que haya menos personas con un porcentaje de inmunización de alrededor de un 80%”, dijo a LA NACION una fuente al tanto de la conversación entre los ministros de salud, que tuvo lugar por Zoom este mediodía. Otra fuente oficial especificó: “Por unanimidad, todos los ministros del país resolvieron que la segunda dosis se aplique a las 12 semanas”.

Mercosur. “No somos lastre de nadie”, la dura respuesta de Alberto Fernández en una tensa reunión virtual de presidentes

Con esta medida, el Gobierno intenta administrar mejor la escasez de vacunas que hay en el país y la lentitud de la llegada de los cargamentos, que vienen desembarcando a cuentagotas. Es la forma que encuentran las autoridades sanitarias para intentar “ganarle” al avance de la segunda ola.

Las autoridades sanitarias, así, apelan al concepto de “intervalo mínimo” entre la primera y la segunda dosis, que generalmente es de tres semanas. Pero dado que no se observan complicaciones con un lapso más extenso -y que en algunas vacunas tiene una mejor efectividad- se resolvió llevar a ese intervalo a unos tres meses.

Las demoras en la llegada de las vacunas y la amenaza de la segunda ola determinaron al Gobierno a cambiar su estrategia sanitaria
Las demoras en la llegada de las vacunas y la amenaza de la segunda ola determinaron al Gobierno a cambiar su estrategia sanitaria


Las demoras en la llegada de las vacunas y la amenaza de la segunda ola determinaron al Gobierno a cambiar su estrategia sanitaria

La idea es aplicar la estrategia a todas las vacunas, informaron portavoces oficiales. Hay variantes que contienen dos componentes iguales (una primera dosis y un refuerzo), como el caso de la vacuna de Oxford/AstraZeneca o la de Sinopharm. La Sputnik V, en cambio, tiene dos componentes distintos: en el caso de esta opción, a medida que lleguen los segundos componentes de Moscú se procederá a su aplicación.

De esta manera, se cierra un capítulo que había comenzado en enero, cuando la ministra de Salud, Carla Vizzotti, había manifestado en una entrevista con Página 12: “Es muy lógico pensar que se pueda vacunar a más gente con la primera dosis y diferir la segunda para cuando ya esté controlado el brote”. Esos dichos habían causado una fuerte controversia con el por entonces jefe de Vizzotti, el exministro de Salud Ginés González García, que obligó a la funcionaria a aclarar sus dichos.

Vacunas: ventajas y desventajas de diferir la segunda dosis, según los expertos

En aquel entonces, Vizzotti había aclarado en su cuenta de Twitter: “La vacuna Sputnik V es la única cuyo esquema de vacunación consta de dos componentes. En primer lugar, el componente Ad26, y luego de un intervalo mínimo de 21 días, el segundo componente Ad5. La Argentina planea administrarlas según esta indicación”.

Con este nuevo escenario de escasez mundial y ante la inminencia de una segunda ola de contagios, el planteo de Vizzotti ahora se llevará a la práctica.

Según los datos que se publican en el Monitor de Vacunación del Ministerio de Salud, hasta anoche solo el 17,7% de los mayores de 60 años había recibido al menos una dosis. Son 1.293.476 personas del total de 7.279.394 que se debe inmunizar. Y de la población de riesgo apenas el 3,4% recibió al menos una vacuna: 195.038 de las 5.653.000 con factores de riesgo que hay en el país.