Vacunas demoradas y segunda ola: el Gobierno descarta aislamientos masivos y piensa en cierres por barrios

Jaime Rosemberg
·4  min de lectura

"Hasta ahora se gestionó la pandemia. Y se va a seguir gestionando", dice un vocero del presidente Alberto Fernández, en las horas finales de un enero que trajo consigo la frustración oficial por la demora, hasta ahora sin plazos, en el plan original de vacunación, que contaba para este mes con 5 millones de vacunas Sputnik V con origen moscovita, que no estarán.

Más allá de los contratiempos y la incertidumbre, en el Gobierno hay una certeza: volver a los tiempos de cierres o cuarentenas estrictas en todo el país es poco menos que imposible. Y si la llegada del invierno-y con él la inevitable suba de casos, como ocurriera en Europa y Estados Unidos-coincidiera con una prolongada ausencia de vacunas suficientes, la Casa Rosada piensan en "alternativas". Allí aparecen como opciones cierres por barrios, en donde aparezcan brotes, y hasta por manzanas. En el Gobierno evalúan que los cierres específicos evitarían frenar una economía maltrecha que según los números del Ministerio de Economía ha dado señales de recuperación, aún con la inflación como espada de Damocles latente.

"Para estos meses tenemos tres objetivos: vacunación, recuperación económica y presencialidad en las aulas", coinciden dos voceros importantes del Gobierno. Y de inmediato apunta a un camino de aperturas que, de no mediar una catástrofe sanitaria, no tendrá marcha atrás.

El 65% de la población cree que las clases presenciales deben comenzar sí o sí

"Ningún sector económico de los que abrió tuvo que volver a cerrar", dice una fuente oficial. Da como ejemplos exitosos el de las automotrices, que cumplieron con los protocolo y siguieron funcionando a pesar de los picos de contagios. También el "renacer" de la gastronomía y hasta los teatros, "que también abrieron pero la gente no va" por temor a infectarse.

"Cada sector se vino adaptando, y en el invierno esperamos tener a millones ya vacunados. Si eso no pasa habrá que buscar alternativas", reitera otro funcionario, con los cierres parciales entre las hipótesis que se manejan en reserva. Los cierres "ligeros" y puntuales implementados por la canciller alemana Angela Merkel-que conversó con el Presidente esta semana-son "una de las opciones" que se manejan ante la eventualidad de un rebrote futuro de proporciones, comentaron las fuentes oficiales.

"Al borde del precipicio autoritario": dura carta de opositores, artistas e intelectuales

Al margen de las "demoras" reconocidas por las autoridades sanitarias rusas luego del envío de las 220.000 dosis de la vacuna Sputnik, a mitad de semana, nadie quiere cargar las tintas ni anunciar litigios con Rusia como el que sí encabeza la Unión Europea contra laboratorios (Pfizer y Moderna, por caso) que no han cumplido con los contratos de provisión de antídotos. "Esto es como comprar un departamento en pozo. ¿Si no te lo entregan a tiempo vas a hacer juicio? Vos lo que querés es que te lo den lo antes posible para tener una casa", grafican. Desde el Ministerio de Salud que encabeza Ginés González García reiteran que esperarán, ansiosos, la llegada de "millones" adicionales de vacunas rusas durante febrero, mientras esperan una "ayuda" extra de la OMS desde el consorcio Kovax (prometió 9 millones de dosis y podrían llegar en febrero) y la "normalización" de la situación de AstraZeneca, que prometió 22 millones de dosis para marzo aunque el suministro viene demorado y complicado. "En febrero van a empezar a venir muchas vacunas", afirma otra fuente oficial, con una mezcla de convicción y esperanza, y algunas fichas adicionales puestas en la negociación con la china Sinopharm, encabezada por el embajador Sabino Vaca Narvaja, y en restablecer lazos con Pfizer, una relación complicada que intenta reflotar, con la confianza del Presidente, la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra.

La reciente nueva prórroga del período de distanciamiento hasta el 28 de febrero incluyó por primera vez el retorno a clases, una nueva realidad que en la Casa Rosada aceptan como inevitable pero plena de riesgos. "Una cosa es el deseo, otra la certeza. Y certezas de que no se van a contagiar los chicos y sus padres no tenemos", afirma un funcionario clave. "La vacuna nos va a permitir lograr la inmunidad, pero hasta que eso no ocurra tenemos los protocolos", reiteró esta semana a LA NACION el ministro de Educación, Nicolás Trotta, que apuesta por el comienzo de clases aún a pesar de la oposición de los gremios con epicentro en la ciudad de Buenos Aires.

"No tuvimos problemas de insumos ni de respiradores. Pasamos fin de año sin grandes conflictos. Pasaron las fiestas y los casos se amesetaron, todos estamos más restringidos de nuevo. Esperemos seguir así", resumió un vocero oficial con optimismo, ante un horizonte lleno de nubarrones.