Las vacunas contra el covid no inyectan “cuchillas de grafeno” ni contienen ese nanomaterial

·5  min de lectura

Las vacunas contra el covid-19 inyectarían "cuchillas a nanoescala” que “cortan a las personas desde dentro", aseguran publicaciones compartidas miles de veces en redes sociales desde principios de diciembre de 2021. Estas afirmaciones pertenecen a un "químico alemán" llamado Andreas Noack, quien sostiene que este fenómeno se debe a la presencia de "hidróxido de grafeno" en las inmunizaciones. Pero se trata de una aseveración infundada, dijeron varios investigadores a la AFP. Las vacunas anti-covid no contienen grafeno ni derivados.

En un video de amplia circulación en Facebook y doblado al español, Noack asegura que las vacunas contienen “cuchillas de grafeno que cortan los vasos sanguíneos” y que son indetectables en una autopsia. También llama “asesinos” a los médicos que aprueban las vacunas y las suministran.

En la secuencia, una voz en off asegura que el “doctor en Química y especialista en carbono” fue asesinado tras hacer esa denuncia.

El supuesto asesinato de Noack y sus afirmaciones sobre las vacunas también circulan en memes en Facebook (1, 2, 3) y han sido compartidos en Twitter (1), Instagram (1) y Telegram (1). También han sido difundidas en alemán, inglés, francés y portugués.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook hecha el 15 de diciembre de 2021

Teorías acerca de "ingredientes" sospechosos o secretos en las inmunizaciones contra el coronavirus comenzaron a circular meses antes de la aprobación de emergencia de las primeras vacunas, en diciembre de 2020. Sin embargo, sus componentes no son secretos. Cualquier interesado puede consultar los de Pfizer, Moderna, AstraZeneca, Sputnik V o Sinopharm, por dar algunos ejemplos. En ningún caso aparecen el grafeno, el óxido de grafeno o el “hidróxido de grafeno” entre sus componentes.

Investigación no validada por la comunidad científica

Para sostener sus afirmaciones, Andreas Noack menciona un estudio realizado por un profesor universitario español especializado en ciencia de los alimentos, Pablo Campra, quien dice haber encontrado lo que parece ser óxido de grafeno en las vacunas contra el covid-19.

El óxido de grafeno se obtiene por oxidación del grafeno, un nanomaterial basado en carbono que ha sido mencionado por múltiples teorías conspirativas desde abril de 2021. Se lo ha acusado de ser letal y de estar presente en los hisopos de las pruebas PCR, en la yerba mate y también en las vacunas contra el covid-19, siendo supuestamente responsable de “magnetizar” y matar a quienes las reciben.

Según Campra, sus investigaciones (1, 2) fueron encargadas por Ricardo Delgado Martín, un activista antivacunas de España, cuyas afirmaciones falsas han sido verificadas por AFP Factual en varias oportunidades (1, 2, 3).

Noack asegura que Campra encontró "hidróxido de grafeno" en muestras de vacunas. Sin embargo, estas palabras no aparecen como tales en los estudios del investigador español quien, en cambio, concluye que hay "sólidas evidencias de presencia probable de derivados de grafeno" en la vacuna.

En todo caso, los estudios de Campra no han sido publicados por ninguna revista científica ni han sido validados por otros científicos como parte del proceso de "revisión por pares". El experimento de Pablo Campra tampoco siguió ningún protocolo científico riguroso y no permite obtener conclusiones fiables, según declararon varios investigadores a la AFP en julio pasado.

Hasta la fecha, "no hay ningún estudio que demuestre la presencia de grafeno o de sus derivados en la solución [de estas vacunas] en las bases de datos de publicaciones en revistas científicas", confirmó a la AFP la profesora Cécile Zakri, quien trabaja sobre el grafeno en el Centro de Investigación Paul Pascal, unidad conjunta del Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS) y la Universidad de Burdeos, todos de Francia.

Consultada por las afirmaciones de Noack, la plataforma de la Unión Europea Graphene Flagship aseguró a la AFP que "las vacunas no contienen grafeno en ninguna forma".

¿Hidróxido de grafeno?

AFP realizó una búsqueda en los sitios web de institutos internacionales que estudian el grafeno, sus propiedades y usos (Graphene Flagship, CONICET de Argentina, CiQUs de España, y otros), sin encontrar la expresión “hidróxido de grafeno”.

Quienes estudian el nanomaterial y sus derivados no emplean la expresión “hidróxido de grafeno”, señaló a la AFP Philippe Poulin, investigador del Centro de Investigación Paul Pascal del CNRS y de la Universidad de Burdeos y especialista en grafeno. "El término no es muy útil. En la comunidad científica, se utiliza el término genérico 'óxido de grafeno'", explicó a la AFP.

"El ‘hidróxido de grafeno’ no es un derivado conocido del grafeno”, explicó Stéphane Berciaud, investigador del Instituto de Física y Química de los Materiales de Estrasburgo, de la Universidad de Estrasburgo y del CNRS. “En cambio, el óxido de grafeno (GO) y su forma reducida (RGO o 'GO reducido', que se acerca más al grafeno en cuanto a propiedades físicas y químicas) son muy conocidos y se obtienen fácilmente a partir del grafito", dijo.

“En comparación con el grafeno, son materiales más fáciles y mucho menos costosos de producir a gran escala, pero sus propiedades físicas son generalmente menos notables que las del grafeno. Sin embargo, estos materiales presentan interesantes ventajas para aplicaciones industriales, en el campo de los materiales compuestos y la microelectrónica flexible, pero también para la catálisis química, la biología y la medicina", añadió el investigador de Estrasburgo.

“Cuchillas” que “cortan desde dentro”

Según Andreas Noack y los memes virales, el "hidróxido de grafeno" puede "compararse a las cuchillas de afeitar" y podrían "cortar los vasos sanguíneos" o cortar “desde dentro” a la persona vacunada. A largo plazo, asegura, esto provocaría hemorragias internas.

"Desde un punto de vista científico, esto es totalmente absurdo. El grafeno es una molécula muy fina. (...) Una hoja de afeitar pesa unos 20 gramos y es un material un millón de veces más grueso que una molécula de grafeno”, explicó a la AFP Jean-François Berret, director de investigación especializado en biofísica en el laboratorio Matière et Systèmes Complexes de la Universidad de París Diderot y el CNRS.

De acuerdo con el especialista, Noack confunde varias cosas. El grafeno es un material tan pequeño que tendría que ser enviado a una “velocidad extremadamente alta para poder cortar células en dos”, y esa velocidad no es compatible con la de la sangre, explicó.

No hay grafeno ni derivados de este en las vacunas contra el covid-19, pero si lo hubiera nunca podría “cortar” a las personas, como aseguran las publicaciones virales. “Para que te hagas una idea, cuando cortas pan con un cuchillo, aplicas una fuerza a la hoja”, ejemplificó Berret. “Sin fuerza, la hoja del cuchillo no cortará nada. Si hubiera grafeno en la sangre, esa fuerza sería tan débil que no pasaría nada a nivel celular", analizó el investigador.

Los investigadores consultados por la AFP para abordar las afirmaciones del video y los comentarios de Andreas Noack los calificaron unánimemente de "científicamente infundados".

La teoría de que hay grafeno y óxido de grafeno en las vacunas contra el covid-19 ya ha sido verificada por AFP Factual (1, 2, 3).

Sobre el deceso de Andreas Noack

Publicaciones sobre Noack ya habían circulado en noviembre de 2020, cuando agentes de policía supuestamente irrumpieron en su domicilio, cerca de Núremberg (Alemania), mientras hacía un video en vivo (1, 2). Internautas afirmaron que la policía lo había detenido porque se oponía a las medidas sanitarias impuestas a raíz del covid-19.

Sin embargo, la policía local desmintió esta información en Twitter, y afirmó que la operación no iba dirigida a Noack, sino a otra persona que vivía en su edificio, lo que fue confirmado por un fiscal de Berlín a medios alemanes (1, 2).

A finales de noviembre de 2021, comenzó a circular un video en el que una mujer que se presenta como pareja de Andreas Noack afirma que este fue atacado de manera “sigilosa e inesperada” tras sus revelaciones sobre el hidróxido de grafeno, y que no había sobrevivido a la agresión.

La mujer se retractó más tarde en otro video, explicando que Noack sí había muerto, pero de un ataque cardíaco.

En la página web de la funeraria de Wolfsberg, Austria, donde se dice que Noack residió antes de morir, hay una notificación de defunción a su nombre, fechada el 26 de noviembre de 2021.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.