Vacunas contra el coronavirus: “Tenemos un gran problema que se llama AstraZeneca”, dijo Felipe Solá

·2  min de lectura
El ministro de Relaciones Exteriores bloqueó de su cuenta de Twitter a la ultrakirchnerista Alicia Castro
El ministro de Relaciones Exteriores bloqueó de su cuenta de Twitter a la ultrakirchnerista Alicia Castro

“Tenemos un gran problema que se llama AstraZeneca”, diagnosticó el canciller Felipe Solá en cuanto a las trabas para avanzar en el esquema de vacunación contra el coronavirus en la Argentina, y señalo que la farmacéutica no brinda “información precisa” sobre las causas de los retrasos en el cumplimiento de los contratos.

A pesar de ello, mencionó algunos motivos que podrían influir. Refirió que hubo “problemas de insumos que no podían salir de Estados Unidos” para la elaboración final en México, luego de que la Argentina le envió el principio activo producido por Mabxience, y también contó que pensaban obtener 580.000 dosis de la vacuna británica producida en la India -nombrada Covishield-, pero que el país absorbió gran parte de la producción debido al aumento de contagios en dicha nación.

“Empezó a fallar [el laboratorio mexicano] Liomont porque tenía problemas de insumos que no podían salir de Estados Unidos, por la misma prohibición de antes de que asumiera [el presidente Joe] Biden -que la continuó- que prohibía salir cualquier vacuna, de cualquier marca, de Estados Unidos. Durante mucho tiempo el gobierno norteamericano no dejó salir ni vacunas, ni insumos, y eso limitó aparentemente muchísimo la producción de vacunas de Liomont”, explicó Solá.

Además contó que, dada la demora en México, una parte del principio activo producido en la empresa de Hugo Sygman se envió a la ciudad norteamericana de Nueva México, en Albuquerque, para su confección final allí. “Es un atraso importante el que tenemos, porque recién empiezan a salir los primeros tres millones”, asumió el canciller sobre un contrato que se firmó por casi 22,5 millones de dosis y que comenzaría a llegar en marzo.

“Aducen también otras limitaciones, como que la respuesta que esperaban de la vacuna fabricada no era la esperada, o sea, los hacía repetir la operación algunas veces... Eso dice la gente de AstraZeneca”, detalló el ministro sobre otra problemática en la producción e incluso se quejó por el retaceo en los datos por parte de la compañía.

Falta de información

“Hay un problema que es el principal, además de la falta de vacunas: la falta de información. Nadie tiene una información precisa de qué pasó exactamente con AstraZeneca, tenemos frases que nos han dicho, pero no una información escrita y detallada”, advirtió el ministro de Relaciones Exteriores y dio su versión: “Tanto la gente de Mabxience, como la de México, tienen un convenio de discreción firmado el año pasado, no pueden hablar, entonces nadie sale a explicar. AstraZeneca no ha explicado con precisión”.

Sin embargo, Solá detalló que el presidente Alberto Fernández le remitió una misiva a la farmacéutica y contó que la ministra de Salud, Carla Vizzotti, entró en contacto con representantes en el país. “Hay una presión muy fuerte de la Argentina, pero el freno se produjo en el laboratorio de México. No tenemos información de cuánto se produce en Albuquerque y cuándo vuelve”, insistió el canciller.

Noticia en desarrollo