“Vacunagate” en Italia: más de dos millones recibieron dosis sin tener prioridad

Elisabetta Piqué
·4  min de lectura
Las enfermeras del Hospital de Cremona, Isabella Palazzini y Clorinda Degano, reciben la vacuna Pfizer-BioNTech Covid-19 en Cremona, Lombardía, el 27 de diciembre de 2020, cuando Italia comienza la vacunación Covid-19
Las enfermeras del Hospital de Cremona, Isabella Palazzini y Clorinda Degano, reciben la vacuna Pfizer-BioNTech Covid-19 en Cremona, Lombardía, el 27 de diciembre de 2020, cuando Italia comienza la vacunación Covid-19

ROMA.- Al momento, no hay nombres de personas VIP o famosos, sino amigos de amigos, magistrados, abogados, modelos, cocineros, sacerdotes, seminaristas y hasta menores. Como se esperaba, visto el dramático retraso en la vacunación de muchísimos octogenarios, finalmente estalló este viernes también en Italia un “vacunagate”. Más de dos millones de personas, para ser precisos 2.236.752, se “saltearon la fila” y se vacunaron sin tener prioridad, según reveló un informe elaborado por el general Francesco Figliuolo, comisario extraordinario para la emergencia y al frente del plan de vacunación en curso en el país.

La cifra, increíblemente alta, creó gran revuelo y desencadenó una “caza” a los “furbetti” (traducible como los “vivos”) que se saltearon las filas y decenas de investigaciones penales en todo el país por un delito que nadie sabe bien cómo catalogar, tratándose de una situación totalmente inédita como esta pandemia.

Coronavirus: en Europa analizan casos de trombosis tras la vacuna Johnson & Johnson

En una campaña de vacunación que comenzó a todo trapo el 27 de diciembre pasado y que fue retrasándose por falta de entregas del fármaco y desorganización, más de una de cada 5 de las 12 millones de dosis suministradas fue a personas que no figuraban en la lista de las prioridades (médicos, enfermeros, personal de seguridad, de residencias de ancianos, octogenarios, frágiles y vulnerables) y que terminaron catalogadas en el nebuloso rubro “otros”.

Las avivadas ocurrieron en todo el país, de norte a sur, pero especialmente en regiones como Sicilia, Calabria, Apulia, Campania, Toscana y Valle d’Aosta, indicó el informe, que evidentemente el primer ministro, Mario Draghi, pudo leer ayer.

La muerte del príncipe Felipe: cómo será el funeral en medio de la pandemia

Solo así se entiende por qué en la conferencia de prensa en la que anunció que las reaperturas de las actividades económicas van a poder darse sólo a medida de que todos los ancianos, los más expuestos al coronavirus, logren ser vacunados, también denunció a quienes se salteaban la lista. “¿Con qué consciencia la gente se saltea la lista, sabiendo que expone a un riesgo concreto de muerte a las personas de más de 75 años o frágiles?”, se preguntó. “Uno puede banalizar y decir ‘dejen de vacunar a quien tiene menos de 60 años, los jóvenes, psicólogos de 35 años... estas plateas de operadores sanitarios que se extienden... ¿Con qué consciencia un joven salta la lista?”, insistió Draghi, que tiene 73 años y se inmunizó esperando su turno, junto a su mujer, la semana pasada, inoculándose la vacuna de AstraZeneca para volver a dar confianza sobre un fármaco polémico.

Campaña de vacunación contra el COVID 19 en Codogno, Italia.
Flavio Lo Scalzo/Pool via AP


Campaña de vacunación contra el COVID 19 en Codogno, Italia. (Flavio Lo Scalzo/Pool via AP/)

Con la sospecha de que alguien quiso favorecer a “los amigos de los amigos”, el presidente de la Comisión antimafia, Nicola Morra, anunció vía Facebook que pedirá las listas de los vacunados en Sicilia, Calabria, Campania y Valle d’Aosta, donde el número de inscriptos en la categoría “otros” va mucho más allá del promedio nacional. Y donde están radicadas la mafia siciliana (Cosa Nostra), napolitana (camorra) y calabresa (’ndrangheta).

“La superposición inicial de los criterios para las vacunaciones generó caos sobre la elección de prioridades y, decía Falcone (Giovanni, el juez antimafia asesinato en un cruento atentado de la Cosa Nostra, la mafia siciliana, en 1992), donde los administradores son inadecuados, ahí gobierna la mafia”, acusó Morra. “Así, si en algunas regiones, incluso del sur, la prioridad de los más frágiles fue respetada, no pasó los mismo en las que más están infiltradas por la criminalidad”, agregó.

Excepciones

En Campania (cuya capital es Nápoles) las dosis destinadas a los que no figuraban en la lista prioritaria fueron 297.193, muchas más que las 295.250 inoculadas a mayores de 80 años. Lo mismo sucedió en Sicilia: tuvieron más dosis los “otros” (301.329), que los ancianos (213.164) y en la Valle d’Aosta, donde los abuelos vacunados fueron 87.804 y los “otros”, 88.030.

Más allá de estos números, que también son fruto de excepciones realizadas por su cuenta por algunas regiones, lo cierto es que hasta el momento se calcula que en Italia hay casi unos mil “vivos” que han sido objeto de investigación por parte de policía y carabineros. En el norte hay unos 640 casos; en el sur, 280 y en el centro unos 60. Se trata de números que van creciendo con el pasar de las horas y al momento parece ser mucho mayor en el norte, sobre todo en el Piamonte.

Según el diario Il Sole 24 Ore, no será fácil para los fiscales determinar de qué delito se trata: ¿fraude, abuso de poder, peculado o falsedad?, se preguntó. Habrá que esperar.