Vacunación vip: Larreta confía en que no hubo "privilegios" en su equipo tras haber ordenado que nadie se vacune

Matías Moreno
·6  min de lectura
Vacunación vip: Horacio Rodríguez Larreta se corre del escándalo y confía en que no hubo "privilegios" en la Ciudad
Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

El jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se enteró del escándalo por el "vacunatorio vip" montado en el Ministerio de Salud mientras recorría la ciudad de Corrientes junto al gobernador local, el radical Gustavo Valdés. De inmediato, el alcalde definió cuál sería su estrategia: fiel a su estilo, optó por correrse de la polémica y buscó contrastar las irregularidades en el plan de vacunación de la Casa Rosada con la "transparencia" del proceso de inoculación en la Ciudad.

Mientras surgen nuevos nombres de funcionarios o familiares de dirigentes kirchneristas que fueron inoculados por fuera del plan oficial, en la cúpula del gobierno porteño se muestran "tranquilos" respecto de la posibilidad de que aparezcan casos de vacunaciones "de privilegio" en la Ciudad. "No es un tema que nos preocupe", sintetiza un estrecho colaborador de Larreta.

La lista de la vacunación vip: quiénes son los 70 beneficiados por el Gobierno

Según relataron fuentes oficiales, Rodríguez Larreta -que todavía no recibió la Sputnik V contra el coronavirus- les bajó un mensaje a los funcionarios de su Gabinete cuando la Ciudad recibió el primer lote de vacunas de la administración de Alberto Fernández para comenzar a inocular al personal de la salud. "No hay privilegios para nadie. Todos los funcionarios se van a vacunar el día que les corresponda, según el plan de vacunación del gobierno nacional", les dijo Larreta a sus ministros.

El alcalde repitió la advertencia hace dos semanas ante legisladores de Juntos por el Cambio que asistieron a la tradicional reunión de gabinete ampliado de la Ciudad, antes de que comenzara la vacunación de adultos mayores en el distrito: "Dijo que no querían que nadie llame para pedir un turno para un familiar", cuenta uno de los asistentes.

En la Ciudad confían en que no tendrá casos de vacunados de "privilegio"
Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot

El viernes a la tarde, tras repasar en su celular la confesión de Horacio Verbitsky -quien reconoció que había recibido la vacuna gracias a una gentileza de Ginés González García-, Larreta se mostraba "preocupado" por el colapso de la web para sacar turnos de vacunación para los adultos mayores. En las redes sociales llovían críticas del kirchnerismo al gobierno porteño por el traspié. "Horacio estaba muy tranquilo. Le pidió a Fernán (Quirós) que no haya privilegios para nadie", cuenta un dirigente de Pro que charló con el jefe de gobierno luego de que estallara el escándalo por la revelación de Verbitsky.

Contraste con el ala dura

A diferencia de los principales referentes de Juntos por el Cambio -sobre todo, del ala dura de la coalición opositora-, Larreta prefirió mantenerse al margen del escándalo por las vacunas de privilegio. "Más que correrse, la decisión es mostrar que en la Ciudad tenemos una política pública contraria a lo que pasó en el 'vacunatorio vip'", comenta un alto funcionario de la Ciudad.

Este lunes, mientras aparecían más nombres en la lista de "vacunados vip" del Gobierno, Larreta se mostró en uno de los centros de vacunación que montó la Ciudad para inocular a los mayores de 80 años. Y, en una serie de tuits, destacó la puesta en marcha de la campaña. Horas antes, el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, había calificado el escándalo del "vacunatorio vip" como un "un error grave" de la Casa Rosada. "Daña nuestra campaña de vacunación", remarcó Quirós, espada mediática de la Ciudad durante la pandemia.

Vacunación vip: la oposición pide que Alberto Fernández brinde explicaciones en el Congreso y evalúa una presentación judicial

El silencio de Rodríguez Larreta contrasta con la batería de pronunciamientos públicos de Mauricio Macri, la líder de la CC, Elisa Carrió; la titular de Pro, Patricia Bullrich; el presidente de la UCR, Alfredo Cornejo; o del jefe del interbloque de Juntos por el Cambio, Mario Negri, quienes criticaron en duros términos al Gobierno por las vacunaciones de "privilegio" y reclamaron que Fernández brinde explicaciones en el Congreso. "Repudio que el Gobierno haya facilitado la vacunación vip para amigos y partidarios", enfatizó Macri.

En la cúpula del gobierno porteño aventuran que el alcalde mantendrá su postura y evitará referirse a la crisis que sacude a la Casa Rosada. "Horacio no va andar adjetivando a las personas. Él no es eso", agregan.

Mientras tanto, en Pro se envalentonan con el impacto político del escándalo: "El costo electoral lo va a pagar el Gobierno. Es una bola que va creciendo, con la escasez de vacunas que hay y la impotencia que genera esta situación en la gente", evalúa un dirigente de peso del macrismo porteño.

Denuncia

Luego de que el Gobierno difundiera la lista de 70 beneficiados por el "vacunatorio vip" del Ministerio de Salud, la abogada laborista Natalia Salvo, quien tiene vínculos con el kirchnerismo, presentó este martes una denuncia penal contra Larreta y Quirós por la supuesta "privatización" de la campaña de vacunación en la Ciudad.

En su denuncia, Salvo apunta contra los convenios que firmó el Ejecutivo porteño con instituciones privadas y obras sociales para llevar adelante el proceso de vacunación de adultos mayores de 80 años. "Es una estafa", planteó Salvo, en diálogo con radio El Destape. Y pidió que Larreta difunda la lista de quiénes recibieron la vacuna en la Ciudad. A su vez, el senador nacional Mariano Recalde (Frente de Todos), jefe de La Cámpora en la Capital, solicitó a través de un pedido de acceso la información que la administración porteña "explique por qué les entregó" dosis a prepagas y sanatorios privados.

En el gobierno porteño relativizaron la denuncia de Salvo e indicaron que hasta ahora solo se firmaron siete convenios con obras sociales e instituciones privadas (Hospital Británico, Hospital Italiano, Hospital Alemán, Sanatorio Güemes -OSUTHGRA y Hominis-, CEMIC, OSBA) para "facilitar" el acceso a las vacunas. "Son contratos que tienen lineamientos específicos en cuanto a la responsabilidad sobre las vacunas, su conservación y posterior aplicación", señalaron. Cerca de Quirós explicaron que esos centros de salud solo pueden vacunar en esta etapa a sus afiliados mayores de 80 años.

En la Ciudad prevén lanzar una plataforma con "datos abiertos sobre la campaña de vacunación", pero advierten que no se pueden difundir públicamente la lista de las personas que fueron inoculadas por motivos "legales".

El caso de Moyano

El sábado pasado, Moyano confesó que se vacunó con la Sputnik V con una "provisión" que envió el gobierno de la Ciudad al Sanatorio Antártida. E intentó justificar el hecho de haber recibido la vacuna por fuera del plan oficial: "Soy presidente de dos obras sociales", argumentó.

Quirós prometió revisar la situación en ese centro de salud, que maneja Moyano: "Hay una persona responsable del Sanatorio Antártida que debe velar por las pautas vigentes. Vamos a chequear que eso se cumpla", dijo.