Vacunación en Mendoza: "La pasamos muy mal; esto es un alivio", dicen las primeras enfermeras en recibir las dosis

Pablo Mannino
·4  min de lectura
Gisel Videla pone el brazo izquierdo para convertirse en una de las primeras mendocinas en recibir la Sputnik V. "Me quería vacunar; para mí es efectiva", dijo.
Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Aguilar

MENDOZA.- Fue un año extenuante por el avance del coronavirus, lleno de incertidumbre y de carga laboral extra, al límite. Por eso, mientras el personal de la salud de esta provincia decide por estas horas si se coloca la cuestionada vacuna rusa, hay quienes ya dieron el primer paso y buscan promover que sus colegas también lo hagan.

Vacunación en el conurbano: "Para nosotros no es una opción dárnosla o no", dijo una enfermera

En principio, la mayoría de los vacunados, en las primeras horas de la campaña, fueron enfermeros del Hospital Luis Lagomaggiore. En total, en esta etapa inicial hay 5500 dosis para las áreas de terapia intensiva y guardia.

La licenciada en Enfermería Gisel Videla muestra su libreta luego de recibir la vacuna en el Hospital Lagomaggiore.
Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Aguilar

"Estaba totalmente ansiosa. Esperábamos este momento para inmunizarnos. Ha sido un año muy duro, trabajamos en un área crítica, con pacientes bastante severos. Esto es un gran alivio", expresó Gisel Videla, la primera agente de salud mendocina en recibir hoy dosis de la Sputnik V. "Me quería vacunar. Para mí es efectiva, porque pasó por un proceso científico de validación y se comprobó que lo es. Esperaba este momento, realmente. Estoy permanentemente informada y capacitándome porque la medicina es dinámica", agregó la licenciada en Enfermería, que contó que no contrajo el virus a pesar de estar en la primera línea de combate. "No tuve Covid, por eso me quería vacunar. Estuve en contacto permanente con el virus. La pasamos muy mal, con muchísimo trabajo, con cargas extenuantes", destacó.

Natalia Quiroga, enfermera de la UTI de Quemados del Hospital Lagomaggiore, también se dio la dosis. "Era lo que necesitaba. Nunca tuve dudas, aunque hay compañeros que esperan más información. Queremos ser el pilar de confianza", dijo.
Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Aguilar

A su turno, dentro de los primeros grupos en recibir la dosis, también estaba la enfermera Natalia Quiroga. Ella pertenece a la sección de terapia intensiva de Quemados. "Era una ansiedad muy grande, más allá de todas las especulaciones que hay sobre la vacuna. Era lo que necesitaba. Nunca tuve dudas, me quería colocar la primera dosis. Es real que hay compañeros que esperan más información de la vacuna, sobre los pros y los contras. Esperemos que todos entren en confianza; queremos ser ese pilar. Ha sido un año muy duro", indicó.

Personal del Vacunatorio del Hospital Lagomaggiore, el sitio elegido para el lanzamiento oficial de la campaña de inmunización en Mendoza.
Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Aguilar

Malestar

La provincia tuvo un arranque "anticipado" de la campaña de vacunación nacional, que comenzó hoy en todo el país. Ayer, un grupo de médicos intensivistas del Hospital Central recibieron las dosis y lo informaron por las redes sociales, a las pocas horas del arribo de la Sputnik V.

Luego, tras un evidente malestar del Ministerio de Salud por la difusión que hicieron los médicos, las autoridades se enfocaron hoy en el lanzamiento oficial, en el que la ministra de Salud, Ana María Nadal, junto con las enfermeras del Lagomaggiore, dieron el puntapié inicial a las inmunizaciones.

La ministra de Salud, Ana María Nadal, fue la primera en darse hoy la dosis rusa. "La vacuna es voluntaria. El que tiene duda, que no se la coloque", indicó.
Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Aguilar

La titular de la cartera sanitaria, luego de que el gobernador Rodolfo Suarez dijo que esperará su turno, fue la primera en recibir la vacuna rusa, con un mensaje alentador hacia los profesionales de la salud que aún dudan, en medio de la incertidumbre científica y la falta de información.

"Es muy movilizante": El infectólogo que luchó en la primera línea contra el coronavirus y hoy se vacunó

'Hemos priorizado al equipo de mayor riego que es el de terapia intensiva. La vacuna es voluntaria, el que tiene duda, que no se la coloque. En algunos establecimientos hay mayor grado de aceptación, en otros no", manifestó Nadal, que afirmó que habrá una vigilancia activa y pasiva de los vacunados. ''La vacuna es un eje de prevención contra el Covid, pero el otro eje sigue siendo las actitudes de profilaxis y cuidado que debemos tener todos los mendocinos'', acotó.

Mendoza tiene en su haber 5500 dosis de Sputnik V. Se espera recibir la misma cantidad para la primera semana de enero.
Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Aguilar

"Hay muchos reparos, no sabemos cantidades de médicos que se negarán a recibir las dosis, pero las opiniones están divididas. Pero todo es porque hay falta de conocimiento. No sabemos si esta es una vacuna para prevenir o para investigar la fase 3", indicaron a LA NACION desde la Asociación Mendocina de Profesionales de la Salud (Ampros).

Para el gobierno provincial, el sistema sanitario responde y hay estabilidad en la cantidad de contagios de Covid-19, que alcanzó a las 57.113 personas. La tendencia de infecciones sigue siendo descendente, con un promedio diario por debajo de los 100 casos. Ya son 43.054 los recuperados y 1242 los fallecidos por el virus.