“¿Qué vacuna es la mejor?”: Las trampas y los desafíos de comparar las vacunas de COVID

Samuel Lovett
·6  min de lectura
<p>Hacer comparaciones entre las diferentes vacunas COVID-19 puede ser un juego peligroso. En un momento en el que lo único que importa es aumentar las tasas de vacunación y desarrollar la inmunidad</p> (AFP via Getty Images)

Hacer comparaciones entre las diferentes vacunas COVID-19 puede ser un juego peligroso. En un momento en el que lo único que importa es aumentar las tasas de vacunación y desarrollar la inmunidad

(AFP via Getty Images)

Hacer comparaciones entre las diferentes vacunas COVID-19 puede ser un juego peligroso. En un momento en el que lo único que importa es aumentar las tasas de vacunación y desarrollar la inmunidad, el deseo de centrarse en las estimaciones de eficacia de los titulares parece contraproducente.

La realidad es que se ha demostrado que todas las vacunas aprobadas en todo el mundo son notablemente efectivas para brindar protección contra enfermedades graves y hospitalizaciones por COVID-19, una victoria muy necesaria que aliviará la presión sobre los servicios de salud más afectados del mundo.

Llevar estas vacunas a los brazos de la gente es el verdadero desafío, y a medida que las disputas internacionales por los suministros amenazan con intensificarse, las narrativas que comparan qué vacuna se clasifica mejor solo servirán para socavar la confianza del público en esas vacunas que no se perciben como efectivas.

Por supuesto, existen algunas diferencias innegables entre las vacunas que no pueden ignorarse y deben tenerse en cuenta como parte de los esfuerzos para impulsar los programas de inoculación en todo el mundo.

El primero es el precio. Unas 3.300 millones de dosis de la vacuna Oxford-AstraZeneca, blanco de muchas sospechas y desconfianza más allá de las fronteras de Gran Bretaña, se realizarán a precio de coste este año, lo que significa que el gigante farmacéutico no busca sacar beneficios de estas ventas iniciales.

Leer más: Vacuna COVID: ¿Cuáles son los ingredientes de las vacunas de Pfizer y BioNTech?

Esto ayudará a algunas de las naciones de ingresos bajos y medianos del mundo, que han sido superadas por países de compra rápida como el Reino Unido y Japón, a comprar suministros a precios más bajos y comenzar a vacunar a sus poblaciones.

Junto a esto, AstraZeneca ya está proporcionando su vacuna a Covax, la iniciativa global que espera distribuir aproximadamente 2 mil millones de dosis a 92 de los países más pobres del mundo a un costo máximo de $3 por dosis.

Hasta ahora se han comprometido unos 170 millones de dosis para el plan, pero existen acuerdos de subcontratación entre AstraZeneca y el Serum Institute of India, el mayor fabricante de vacunas del mundo, para aumentar esta cifra a 1.100 millones.

No obstante, ha habido algunos interrogantes sobre los compromisos de la empresa con el acceso equitativo.

Aparentemente incapaz de evitar la controversia, se descubrió que AstraZeneca vendía suministros a Sudáfrica a $5.25 por dosis, el doble de lo que pagaban los países europeos más ricos, según una lista que se filtró accidentalmente el mes pasado, y considerablemente más que el límite de precio de $3. que se prometió en noviembre pasado.

Aun así, la vacuna AstraZeneca sigue siendo la mejor relación calidad-precio en comparación con sus contrapartes. Varios informes muestran que la vacuna Pfizer-BioNTech tiene un precio de $14.70- $19.50 por dosis, mientras que la vacuna Moderna costará entre $15 y $18 por dosis, dependiendo del comprador. Ambas empresas pueden ganar miles de millones con estas ventas.

La vacuna de Johnson & Johnson, que utiliza la misma tecnología que la de AstraZeneca, también es mucho más barata que estos candidatos basados en ARNm, y cuesta 8,50 dólares de la UE, y cada dosis llega al doble de las otras marcas, ya que es una sola vacuna inyectada.

El dinero, claramente, importa, y las naciones más pobres del mundo sabrán que incluso en medio de una crisis global que ha dejado millones de muertos, no pueden esperar pagar y, por lo tanto, acceder a la caja de herramientas completa de vacunas que se ha desarrollado.

La segunda diferencia clave es la logística. Tanto la vacuna AstraZeneca como la de Johnson & Johnson se pueden almacenar a temperatura del refrigerador hasta por tres meses, mientras que las inyecciones de ARNm tienen una vida útil más corta y deben mantenerse bajo condiciones de congelación.

En aquellos países donde los servicios de salud y las tecnologías de almacenamiento están subdesarrollados, como es el caso en gran parte del sur global, estos requisitos simplemente no se pueden cumplir.

Es vital tener en cuenta las demandas logísticas que vienen con cada pinchazo y determinarán la distribución de las dosis en todo el mundo. Sin embargo, a medida que las fuerzas del nacionalismo de las vacunas se intensifican con cada semana que pasa, el acceso a este medicamento que salva vidas para las personas más pobres del mundo se está volviendo cada vez más limitado.

De hecho, la Organización Mundial de la Salud lanzó recientemente un ataque extraordinario contra los despliegues en países más ricos como el Reino Unido, calificando la carrera para proteger a toda su población a expensas de los trabajadores de la salud y los grupos vulnerables en las naciones más pobres como “grotesca”.

El Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la OMS, dijo que era "impactante" que se hiciera tan poco para evitar un "fracaso moral catastrófico".

Como vacuna de una sola inyección, el candidato de Johnson & Johnson ofrece alguna forma de esperanza para las naciones de bajos ingresos. La OMS considera que este tipo de vacuna es la mejor opción en entornos pandémicos, ya que mejora el acceso, la distribución y el cumplimiento para las comunidades de difícil acceso con acceso limitado a la atención médica.

Sin embargo, en última instancia, las diferentes vacunas del mundo deben contextualizarse en el panorama epidemiológico en constante cambio, que varía de un país a otro. Las variantes nuevas y emergentes están afectando la efectividad de las vacunas en el mundo real, lo que hace que sea más difícil establecer comparaciones precisas.

No obstante, los datos de la vida real que tenemos sobre las vacunas siguen siendo alentadores. El rápido lanzamiento de Israel lo ha convertido en el estudio más grande de la vacuna de Pfizer que tenemos hasta ahora. Entre el primer grupo completamente vacunado del país, los de 70 años o más, hubo una reducción del 53% en los casos nuevos, una disminución del 39% en las hospitalizaciones y una disminución del 31% en las enfermedades graves desde mediados de enero hasta febrero.

En el Reino Unido, los datos de Public Health Scotland han demostrado que cuatro semanas después de recibir una primera dosis, tanto las dosis de Pfizer como los de AstraZeneca redujeron la hospitalización con COVID-19 hasta en un 85 y 94 por ciento, respectivamente. Investigaciones independientes han sugerido que las vacunas podrían reducir la transmisión del virus hasta a la mitad.

Tanto en Gran Bretaña como en Israel, la denominada variante Kent es dominante. Los estudios sugieren que la generación actual de vacunas COVID-19 sigue siendo muy capaz de neutralizar esta forma mutada del virus. Sin embargo, contra la variante sudafricana, conocida como B1351, la efectividad de las vacunas se ve disminuida.

Para la vacuna Novavax, los resultados del ensayo de la compañía con sede en Sudáfrica sugieren que la vacuna fue un 60 por ciento efectiva para prevenir la COVID-19. En el Reino Unido, donde la prevalencia de B1351 es baja, esta cifra se elevó al 89 por ciento.

Johnson & Johnson arrojó una variación similar en los resultados de sus ensayos, habiendo probado su vacuna en Sudáfrica, América Latina y los EE.UU. en etapas posteriores de la pandemia cuando las diferentes variantes habían echado raíces.

A medida que surjan inevitablemente más variantes en los próximos meses, esta imagen de mosaico de resultados, porcentajes y estimaciones solo cambiará más. Sin embargo, por ahora, el resultado final sigue siendo el mismo: las vacunas funcionan, son seguras, están cortando la transmisión e incluso contra la cosecha actual de variantes, son capaces de ofrecer protección. No olvidemos esto mientras nos concentramos en los detalles finales.

Relacionados

Vacunas contra el covid-19: ¿Son seguras? Todo lo que se necesita saber

Estudio revela que vacuna Pfizer produce una respuesta inmune “fuera de escala”

¿Cuánto tiempo después de recibir la vacuna COVID-19 surte efecto?

Vacuna covid: ¿Cuáles son los ingredientes de las vacunas de Pfizer y BioNTech?