Vacuna rusa contra el Covid-19: prometen resultados de fase tres en un par de semanas

Martín De Ambrosio
·4  min de lectura

Los resultados de la eficacia de la vacuna Sputnik V, desarrollada en Rusia, se darán a conocer durante este mes de noviembre; ya hay más de 20.000 personas que recibieron la primera de las dos dosis, como parte del ensayo clínico en fase III (15.000 de ellas también la segunda); y la llegada de millones de dosis a la Argentina tendrá que ver más con la decisión del Anmat, que regula los medicamentos en el país, que con la capacidad de producción de los aliados del Instituto Gamaleya en India, Corea del Sur y China que recibieron la transferencia tecnológica para fabricarla.

Esas son las principales afirmaciones que hicieron Kirill Dmitriev, director general del Fondo Ruso de Inversión Directa (FRID), y Denis Logunov, vicedirector del Centro Nacional de Investigación en Epidemiología y Microbiología Gamaleya, a cargo del equipo de desarrollo de la vacuna, en una conferencia de prensa de la que participó hoy LA NACION.

La vacuna, aún sin esas conclusiones que serán publicadas próximamente, ya está siendo usada "masivamente", como se señaló un par de veces durante el encuentro por Zoom, aunque no se han hecho precisiones acerca de cuánta gente ya se encuentra vacunada en el país euroasiático, pese a que se preguntó. Sí señaló Dmitriev: "Está claro que si lo que vemos hasta ahora es que tiene eficiencia, muchos preguntan si es ético dar placebo a las poblaciones cuando es evidente que funciona".

Esa misma disputa argumental se dio en otros tratamientos contra el Covid-19, como el plasma, que de momento no pudo sostener en estudios rigurosos los buenos datos observacionales encontrados en primeras instancias. En ese sentido, el propio director del FRID se inyectó la Sputnik y se la dio a sus padres de más de 70 años, al igual que Logunov, el premier Vladimir Putin y una de sus hijas.

Al comienzo de la conferencia, Dmitriev pidió no politizar la vacuna, se manifestó alegre porque la Argentina compre 25 millones de dosis y hasta citó una nota de este diario en la que se daba cuenta de una encuesta con alta aceptación social de la vacuna de Gamaleya, incluso superior a las producidas en China, Inglaterra y Estados Unidos. Seguidamente, Dmitriev agregó el dato de que dentro de las próximas dos semanas estarán los primeros resultados preliminares de la efectividad de Sputnik, datos que empezará a recibir Anmat casi en tiempo real.

"Queremos tener total transparencia en esta fase III y realizaremos también una campaña en redes sociales, como Twitter, Facebook y YouTube, sobre métodos, cantidad de vacunas y ventajas de la Sputnik V", dijo.

Hito

"Esto es un hito para América Latina, la Argentina y el mundo, y Rusia es hoy el único lugar con una vacunación masiva en marcha; lograremos algo así también con la Argentina", agregó Dmitriev.

La vacuna Sputnik V consta de dos adenovirus distintos, uno distinto administrado en cada dosis, "y los máximos resultados se obtienen luego de dos semanas de la segunda dosis", dijo Logunov, pero admitió que recién cuando se publiquen los resultados parciales durante este mes habrá más detalles técnicos.

En relación con la capacidad de producir millones de dosis para abastecer a los distintos contratos que está firmando el FRID (un ente del estado ruso) -y una de las dudas ya que recién Gamaleya podrá producir de 5 a 6 millones de dosis mensuales a partir de 2021- Dmitriev aclaró que se hará con socios de los tres países mencionados, "con control de los parámetros calidad por parte de los científicos rusos". Otros contratos con empresas brasileñas para que se produzcan en América del Sur tienen algo más de retraso, según se comunicó en una conferencia previa, el mes pasado.

Acerca de los resultados anunciados hoy por parte de las farmacéuticas Pfizer y BioNTech respecto del 90% de eficacia preliminar, Logunov dijo que ven de cerca el resultado exitoso de los colegas de otros laboratorios y están en constante comunicación y observación de esas conclusiones, y que "todos los productores están evaluando sus candidatos a vacunas con los mismos criterios de eficacia, es decir, gente que no se infecta entre quienes recibieron el placebo y quiénes no". Pero eso no significa que esa unión de un laboratorio norteamericano y uno alemán esté por delante en la carrera que empezó en enero por derrotar o limitar al nuevo coronavirus: "Ninguno está por delante o por detrás; eso solo se verá con los resultados de fase III", concluyó.