Vacuna de Pfizer: ¿Cuál es el verdadero significado del avance?

Juan Pablo Jaworski
·4  min de lectura

En las últimas horas,Pfizer compartió resultados preliminares de su ensayo clínico de fase 3 para su vacuna de ARN contra Covid-19. Tras el anuncio, el valor de las acciones de la compañía se dispararon.

El hecho de contar con una vacuna que sea 90% efectiva reduciendo los casos clínicos de COVID-19 es una gran noticia, no solo para aquellos que hayan tenido acciones de la compañía, sino también para toda la población mundial. Desde diciembre de 2019, SARS-CoV-2 (agente causal de la Covid-19) ha provocado la muerte de más de un millón de personas y se estima que esta cifra aumentará en los próximos meses. La única forma de contener el avance de la pandemia es a través de una vacuna que logre conferir inmunidad en la población y sea segura. Teniendo en cuenta el vertiginoso ritmo actual de las noticias, sobre todo aquellas relacionadas con la Covid-19, intentaré abrir un paréntesis, para detenerme a explicar el verdadero significado y la importancia detrás de esta noticia.

Coronavirus: Qué dicen expertos argentinos sobre los avances de la vacuna de Pfizer

Completadas las pruebas preclínicas y clínicas (fase 1 y fase 2) de seguridad, Pfizer, al igual que otra decena de compañías, ha comenzado la fase clínica de prueba 3 de su respectiva vacuna contra el SARS-CoV-2. Durante la misma, decenas de miles de voluntarios (44.000 en el caso de Pfizer) han sido enrolados para recibir dos dosis de su vacuna de ARN o placebo. En el día de ayer, BionTech, socio de Pfizer en el desarrollo de la vacuna (BTN162b2), anunció que de los participantes de su estudio a los que se les había diagnosticado Covid-19, el 10% había recibido la vacuna, mientras que el 90% restante había recibido el placebo. Estos resultados demostraban la efectividad que poseía su vacuna para disminuir la incidencia clínica causada por la Covid-19.

Esta estimación del 90% de eficacia de la vacuna de Pfizer nos permite ver una luz hacia el final del túnel. En principio, este resultado es más elevado del esperado; tanto la FDA y la OMS habían acordado avalar vacunas con eficacias iguales o mayores al 50%. Pero lo más relevante de este resultado surge a partir de su análisis en el contexto de las pruebas preclínicas y clínicas de fase 1 y 2 que había desarrollado anteriormente la empresa. Cuando observamos los resultados de esas pruebas preliminares, podemos ver que, además de ser segura, la vacuna demostró una fuerte inducción de anticuerpos neutralizantes y, en menor proporción, una respuesta celular, en todos los individuos vacunados con dos dosis de la misma. Ello, nos permite inferir que la protección observada en la prueba de fase 3 fue, en principio, debida a la acción de los anticuerpos neutralizantes inducidos por la vacuna.

Por lo tanto, estas pruebas han permitido en su conjunto definir el primer correlato inmunológico de protección en humanos: la respuesta humoral de anticuerpos neutralizantes.

Que los anticuerpos neutralizantes hayan sido el principal mecanismo de protección en los individuos analizados por Pfizer es una buena señal, ya que los ensayos de fase 1 y 2, así como las pruebas preclínicas de las demás vacunas candidatas que se encuentran en fase 3, también han demostrado ser eficaces estimulando este tipo de respuesta. Además, sabemos que al menos un 10% de la población que se ha infectado con SARS-CoV-2 ha desarrollado respuestas similares. En su conjunto, estos resultados indicarían que, en el futuro inmediato podríamos contar con más de una vacuna efectiva contra la Covid-19. Las autoridades internacionales, habían resaltado la importancia de contar con varias vacunas efectivas para garantizar la disponibilidad universal de las mismas.

Coronavirus en la Argentina: No más triage, así es la nueva normalidad en un icónico hospital de la ciudad

Aún resta ver qué proporción de individuos vacunados se puede infectar de forma subclínica, en qué medida la vacuna logra disminuir la transmisibilidad del virus, los motivos por los cuales algunos individuos vacunados se infectaron. También es importante saber cuál es la duración de la inmunidad conferida por la vacuna y si los individuos de edad avanzada responden de igual manera. Otro punto interesante es determinar, si aquellas vacunas que confieren mayor respuesta celular (además de inducir anticuerpos), como las que utilizan vectores virales (AstraZeneca o Sputnik V), poseen una mejor eficacia. Son muchos los interrogantes que aún no tienen respuesta. Pero en este momento, a casi un año del primer caso de COVID-19, lo más importante es destacar la capacidad mostrada por la vacuna de Pfizer para reducir la presentación clínica de la enfermedad, ya que esto podría tener consecuencias muy favorables, sobre todo para aquellas personas que se encuentran altamente expuestas al virus o que poseen mayor riesgo de presentar cuadros severos de Covid-19.

*El autor es investigador del INTA-Conicet