La vacuna peruana de Farvet fue interrumpida y no se ha probado que funcione

Agencia EFE
·5  min de lectura

Bogotá, 12 feb (EFE).- No hay evidencia científica ni pruebas clínicas de etapa avanzada que demuestren que la vacuna anticovid que desarrollaba en Perú el grupo veterinario Farvet sea efectiva y funcione, como aseguran mensajes en las redes sociales. De hecho, sus ensayos fueron interrumpidos.

A través de una imagen que muestra y le agradece al director de Farvet, Manolo Fernández, usuarios de Facebook y Twitter celebran que el fármaco sea supuestamente funcional junto al mensaje "¡Vacuna peruana ha demostrado que funciona! ¡Perú tiene su propia vacuna!".

Sus publicaciones han sido acompañadas, además, de pedidos al Gobierno presidido por Francisco Sagasti para que apoye la producción masiva de ese fármaco de elaboración local.

"!!!SAGASTI!!!, no te hagas el sueco (desentendido) carajo, allí tienes la VACUNA, apoya para que se registre y se vacune a los 33 millones de peruanos, pero ya!!!! CARAJO!!!!!", asegura uno de los mensajes en Facebook, que ya acumula más de 500 reacciones y ha sido compartido más de 13.000 veces.

En la misma línea, internautas han respondido en Twitter a los anuncios del mandatario peruano sobre la llegada de las vacunas a ese país con mensajes que piden la ayuda estatal para el medicamento de Farvet y su posterior uso en las campañas de inmunización.

"Gracias, Sr. Sagasti, pero sería excelente que también celebremos y apoyemos a la vacuna peruana elaborada por lab. Farvet del Dr. Manolo Fernández, apoyemos también lo nuestro. Saludos, esperamos respuesta y noticias al respecto", asegura uno de ellos.

DATOS: Lo cierto es que no hay evidencia ni estudios científicos que comprueben la efectividad de este prototipo de vacuna contra la covid-19 y, de hecho, sus creadores han asegurado que se encuentra solo en etapa inicial y que sus ensayos han sido descontinuados.

"Farvet sí investiga una vacuna contra la covid propia, pero está en una fase preclínica. Es una fase muy preliminar y no hay una vacuna disponible ahora", confirmaron a EFE portavoces del grupo científico, cuya sede está ubicada Chincha, ciudad al sur de Lima, al ser consultados sobre el estado de avance del medicamento.

Como había informado EFE el pasado 24 de enero, el laboratorio peruano anunció entonces que desistía de trabajar en el desarrollo de su vacuna en humanos ya que sus responsables se encontraban "estresados y agotados", después de la polémica generada tras haber declarado que se habían inmunizado con ella en la etapa de pruebas.

"Realmente estoy muy estresado y agotado por esta situación, entonces hemos acordado hoy con el doctor Mirko (Zimic) solamente terminar el trabajo de investigación correspondiente en animales", declaró en esa fecha Fernández al diario El Comercio.

Incluso, el médico veterinario agregó en ese momento que presentarán sus avances a una publicación internacional y que "si hay alguien que quiere terminar el proyecto, se lo damos".

"Pero Farvet no va a seguir continuando en estos proyectos porque lamentablemente más son los problemas que los beneficios", añadió.

De la misma manera, y como consta en la página web de la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas del Ministerio de Salud peruano, las únicas dos vacunas autorizadas para su uso en el país son hasta ahora las desarrolladas por Pfizer/BioNTech y el Instituto de Productos Biológicos de Pekín (Sinopharm).

El Gobierno confirmó el jueves que el país recibirá este sábado un segundo lote de 700.000 dosis de la vacuna de Sinopharm, que se sumará a las 300.000 que ya se están aplicando al personal sanitario desde el 9 de febrero.

Otros prospectos, como los creados por Oxford/Astrazeneca, Johnson & Johnson y CureVac, llevan a cabo ensayos clínicos en Perú, pero aún no cuentan con permisos, como ha informado la prensa local.

UNA VACUNA POLÉMICA

El supuesto prototipo de Farvet ha generado gran controversia y expectativa en su país de origen, sobre todo luego de que Fernández, buscando apoyo para la iniciativa, haya mencionado en la prensa que ya se había vacunado con el fármaco desarrollado en su laboratorio, al igual que su equipo y su familia.

El fármaco llegó, incluso, a ser mencionado por la ministra de Salud, Pilar Mazzetti, en una rueda de prensa sobre las medidas contra el coronavirus en el país y el financiamiento que podría otorgar el Ejecutivo a esa iniciativa.

Hasta ese momento, ningún otro centro especializado en el país había logrado llegar a esa etapa decisiva, que debe contar con el aval de las autoridades sanitarias del país y una rigurosa evaluación de varios comités de ética médica.

Sin embargo, Fernández reveló en enero que si bien su laboratorio tiene experiencia en ese campo, ni él ni su grupo de trabajo se han vacunado y que sus declaraciones previas habían sido un error.

"Nunca nos hemos vacunado, no nos podemos vacunar porque se requiere un permiso de un Comité de Ética. Eso lo sabemos. Bastó que yo diga, por una equivocación, me vacuné, para que inmediatamente me censuraran los peruanos", expresó en la misma entrevista.

De hecho, la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), que colaboraba con Farvet en la etapa preclínica, negó a través de un comunicado el pasado 7 de enero que haya aprobado el inicio de la fase de pruebas en seres humanos.

"Saludamos con optimismo los buenos resultados de los estudios preclínicos de la vacuna que estamos desarrollando con Farvet; sin embargo, el uso de un compuesto experimental debe cumplir con las leyes nacionales y las regulaciones internacionales antes de ser utilizado en seres humanos", aseguró institución académica.

Según la UPCH, los estudios clínicos en todas sus fases "deben ser autorizados por el Instituto Nacional de Salud y contar con la autorización de un Comité de Ética Independiente", además de tener "el consentimiento de los voluntarios, quienes deben participar de manera libre y sin ningún tipo de subordinación o coerción".

Los esfuerzos científicos de Fernández se ha vistos empañados, además, por promocionar en canales de televisión el uso de la Ivermectina como medida de prevención de la covid-19, lo cual es desalentado por las autoridades sanitarias de Perú ante la falta de evidencia científica sobre su efectividad contra el virus.

(c) Agencia EFE