Vacuna de Oxford: demoras en México retrasarían la llegada de las dosis a la Argentina

José María Costa
·3  min de lectura
Una prueba de la vacuna de Oxford y AstraZeneca
Una prueba de la vacuna de Oxford y AstraZeneca

Una demora en el proceso de aprobación para el envasado de la vacuna de Oxford y AstraZeneca en México retrasaría la llegada de las dosis a la Argentina. Se trata de 22 millones de unidades que compró el gobierno de Alberto Fernández.

Martha Delgado, subsecretaria para Asuntos Multilaterales de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, informó en una conferencia de prensa que estaban en tratativas para que el gobierno de Joe Biden les “prestara” parte de las dosis de la vacuna de AstraZeneca que ese país tiene guardadas y que no utiliza -porque aún no fue aprobada por la Food and Drug Administration (FDA)-.

Entre los motivos del pedido se informó que el proceso regulatorio mexicano hizo que se demorara la puesta en marcha de la planta de Liomont, encargada de envasar el principio activo que produjo en la Argentina el laboratorio de Hugo Sigman, mAbxience.

Sorpresa en empresas porque adolescentes podrán denunciarlas

Este retraso se sumó a la demora en conseguir los frascos que ya había retrasado la salida de las primeras dosis de marzo a abril. El nuevo contratiempo significó, según la funcionaria de la administración de Andrés Manuel López Obrador, que recién puedan comenzar a entregarse las dosis en mayo.

Consultados por LA NACION, desde el Ministerio de Salud de la Nación respondieron: “El Ministerio no tiene información de más demora, y la parte de Argentina está en tiempo. Estamos en contacto con AstraZeneca y esta semana hay reunión de actualización de la situación”.

Hasta anoche, la filial local del laboratorio AstraZeneca no había respondido a las consultas de este medio.

A las demoras en la producción se suman las restricciones de Europa

La noticia de la demora en la producción se suma a las trabas que comenzó sufrir la semana pasada la vacuna en diferentes países de Europa, donde se suspendió su aplicación para investigar posibles reacciones adversas graves.

Los últimos cinco países en dejar de administrar dosis de la vacuna de Oxford fueron Alemania, Italia, Francia España y Holanda. Mientras, distintos países del viejo continente dicen haber identificado casos de trombosis entre los vacunados con esta fórmula e investigan si hay una relación de causa y efecto.

Otros países, como Irlanda, Holanda, Dinamarca, Noruega, Islandia y Bulgaria, suspendieron la semana pasada la aplicación de la vacuna de AstraZeneca. En tanto, Austria, Estonia, Letonia, Lituania y Luxemburgo retiraron un lote en concreto.

Tras los reportes y las suspensiones, el laboratorio Oxford que desarrolló la vacuna volvió a emitir un comunicado en el que remarcó que no existen evidencias de un aumento de los coágulos sanguíneos a causa de la vacuna, tras analizar los resultados de 17 millones de dosis.

Por su parte, AstraZeneca argumentó que los 15 casos de trombosis venosa profunda y los 22 de embolia pulmonar reportados entre personas que recibieron la vacuna representan un porcentaje “mucho más bajo de lo que se esperaría que ocurriera naturalmente en una población general”.

“La naturaleza de la pandemia ha hecho que se preste mayor atención a los casos individuales y estamos yendo más allá de las prácticas habituales de control de la seguridad”, afirmó Ann Taylor, directora médica de AstraZeneca global.

En total arribaron a Argentina poco más de 4 millones de vacunas. 2.470.540 dosis de Sputnik V: 1.660.540 dosis 1 y 810.000 dosis 2. Además, llegaron 580 mil dosis de la Covishield, desarrollada por la Universidad de Oxford, el laboratorio AstraZeneca y producidas por el laboratorio Serum Institute de la India. En tanto, se cuenta con 1 millón de dosis de la vacuna Sinopharm.