La vacuna cubana, nueva apuesta de Alberto Fernández en medio de la escasez de dosis que se extiende

·3  min de lectura
Fernández recibió al presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, en la Casa Rosada
Presidencia

Atrapado en la deficitaria provisión de vacunas contra el coronavirus, el presidente Alberto Fernández confirmó que empezó a dialogar con el gobierno de Cuba para interesarse por el desarrollo de la Soberana, la fórmula que ese país tiene en fase de pruebas.

“Cuba ha hecho un trabajo que todos los científicos me dicen que es maravilloso, muy importante, desarrollando una vacuna que se llama Soberana, que tiene dos versiones: Soberana 01 y Soberana 02, que están en fase tres ahora”, dijo Fernández en declaraciones a Radio 10. Al comentar que habló del tema con el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, relató: “Le pregunté exactamente cuál era la capacidad de producción que tenían. Pobre Cuba, siempre víctima de los bloqueos y las dificultades que tiene para trabajar. Y le ofrecí al presidente a ver qué trabajo conjunto podemos hacer para que América Latina tenga rápido una vacuna que pueda llegar a toda América Latina”.

La trastienda de las medidas de Fernández: una decisión inconsulta tomada en soledad

A pesar de la escasez, Fernández dijo que los argentinos no son conscientes de que “estamos recibiendo las vacunas que muchos países de Latinoamérica no reciben”. Y expresó su deseo de que “todos los latinoamericanos se vacunen”.

La Argentina recibió hasta ahora 7,2 millones de dosis, en su mayoría de la Sputnik V, del laboratorio ruso Gamaleya. También llegaron vacunas de China (Sinopharm) y del desarrollo de AstraZeneca. El Gobierno había prometido vacunar a 22 millones de personas antes del final del verano y ahora tiene grandes dificultades para sumar provisión, mientras se acaban las existencias. El próximo embarque anunciado llega el domingo, en un vuelo de línea de KLM: una partida de 864.000 dosis de AstraZeneca, parte del mecanismo Covax.

En el orden latinoamericano, si se toman en cuenta los datos de dosis administradas cada 100 habitantes la Argentina marcha en quinto lugar detrás de Chile, Uruguay, Brasil y República Dominicana, según los cuadros comparativos que publica Our World in Data.

El ritmo del plan de vacunación, más lento de lo anunciado a fines del año pasado, llevó al Gobierno a anunciar ayer nuevas restricciones de circulación, que incluyen la suspensión de las clases presenciales en el área metropolitana de Buenos Aires y la prohibición de estar en la calle entre las 20 y las 6.

Cuba espera que su proyecto reciba la autorización final, será la primera vacuna contra el covid-19 concebida y producida en América Latina.
Cuba espera que su proyecto reciba la autorización final, será la primera vacuna contra el covid-19 concebida y producida en América Latina.


Cuba espera que su proyecto reciba la autorización final, será la primera vacuna contra el covid-19 concebida y producida en América Latina.

En fase 3

La esperanza de una vacuna cubana todavía debe esperar un tiempo. La fórmula más avanzada es la denominada Soberana 02, en alusión al orgullo que siente el gobierno de la isla por su autonomía a pesar de décadas de hostilidad con Estados Unidos. La Soberana 02 ha superado dos fases de ensayos y está a punto de entrar en una tercera, en la que se inyectará a unas 150.000 personas en Cuba y en Irán. México está en conversaciones con para participar en la tercera fase de ensayos. Fuentes del Gobierno no confirmaron si Fernández explora sumar a la Argentina a ese proceso.

Golpeado por el cierre de escuelas, Nicolás Trotta seguirá en el gabinete

La Soberana 02 es una vacuna a base de proteínas que contiene parte del coronavirus. Según los prospectos conocidos, se necesitan tres dosis administradas en intervalos de dos semanas. No necesita frío extremo, como las de Moderna, Gamaleya y Pfizer, lo que puede facilitar las cuestiones logísticas en especial en países de escasos recursos.

Díaz-Canel cree que su país podrá producir 100 millones de dosis este año, lo que alcanzaría para toda la población de la isla y podría destinarse también a los turistas extranjeros (claves para la economía cubana). Queda por verse si las sanciones económicas de Estados Unidos no terminan por complicar el plan de fabricación, de prosperar la fase de pruebas, justamente en un momento en que faltan insumos a nivel global vinculados a la industria de las vacunas.