Vacaciones en Mendoza: alertan a los jóvenes y desactivan fiestas ilegales

Pablo Mannino
·6  min de lectura

MENDOZA.- Con todas las dificultades e incertidumbre por el nuevo avance del coronavirus en el país durante el verano, teniendo en cuenta lo que ocurre por estos días con los jóvenes en la costa atlántica, la provincia se muestra como un destino diferente para disfrutar al aire libre, sin grandes aglomeraciones. Sin embargo, para sostener la temporada en el sector, que hoy se encuentra con un 50% de ocupación, y evitar una escalada de transmisiones, las autoridades ya lanzaron la voz de alerta hacia esa franja etaria e intensificaron los controles. De hecho, desactivaron más de medio centenar de fiestas clandestinas en las últimas jornadas.

En diálogo con LA NACION, Mariana Juri, ministra de Turismo provincial, afirmó que la gran mayoría de los prestadores y turistas cumplen con las medidas sanitarias, aunque se trabaja junto con las fuerzas de seguridad para evitar un relajamiento o infracciones a las disposiciones vigentes, sobre todo de los adolescentes y menores de 40 años. De todas maneras, la funcionaria dejó en claro que existen reuniones y promociones de eventos ilegales que, en su mayoría, lograron ser cancelados, pero que Mendoza tiene la particularidad de contar con grandes extensiones en los sitios de mayor convocatoria, por lo que se respeta en gran medida el distanciamiento social.

Temporada atípica: Chubut registra un 50% de ocupación y restricciones por el Covid-19

"La realidad de Mendoza es muy distinta a la de la costa. Hay alta ocupación en zonas de montaña y mucho interés por las bodegas, donde la verdad es que tanto los sunset como los servicios allí son impecables", indicó Juri. Y agregó: "Estamos haciendo muchos controles permanentes. En Año Nuevo, por ejemplo, se hicieron seguimiento por redes y antes que ocurran se cancelaron 59 fiestas".

"Fuimos a almorzar a una bodega y luego recorrimos el centro, donde compramos algunos productos artesanales. Ahora, nos toca relajarnos un poco entre tanto verde. Mendoza está muy linda y hay muchos espacios para disfrutar al aire libre", contó a LA NACION, Mariana, oriunda de Buenos Aires, que, junto a amigas y familiares locales, paseaban por el Parque General San Martín, respetando el uso de barbijo. Tienen previsto ir a la montaña a hacer trekking y rafting este fin de semana. Otra visitante que se encuentra a gusto con la provincia es Andrea, que llegó de Córdoba, junto a su pareja. "Tras el encierro de buena parte del año, decidimos venir a conocer las rutas del vino y respirar aire puro en las montañas. Por eso, queremos pasar unos días en Cacheuta y recorrer Potrerillos", señaló.

Capacidad

Desde la comuna de Luján de Cuyo se trabaja para evitar reuniones masivas en las playas dispuestas a la vera del río Mendoza y en El Carrizal. Así, para ir a "Luján Playa" se debe sacar un ticket con anterioridad en la página web del municipio para poner una capacidad máxima y lograr un mayor control de la situación.

También desde el gobierno provincial ponen en valor que, a diferencia de lo que está ocurriendo en las playas bonaerenses, Mendoza ha ido "descomprimiendo" de a poco las actividades de los jóvenes para que logren mayor autocontrol. "Por ejemplo, haber hecho algunos festejos de egresados con protocolo sirvió", indicaron.

Temporada: sin extranjeros, Misiones apuesta por el turismo interno

De todos modos, no deja de preocupar el comportamiento juvenil. Como parte de los operativos por los festejos de la llegada de 2021 y el fin de semana largo, la Policía de Mendoza multó a 109 personas por manejar con exceso de alcohol y se desactivó más de medio centenar de fiestas clandestinas en toda la provincia. "Las principales fiestas clandestinas se produjeron en los departamento del Gran Mendoza y fueron en domicilios particulares, fincas y salones de fiestas", señaló Néstor Majul, subsecretario en Relaciones Institucionales del Ministerio de Seguridad.

Por tal motivo, hasta el gobernador Rodolfo Suarez se refirió a esta situación y a la necesidad de evitar que se produzca una segunda ola de alto impacto. "El turismo de la costa es muy diferente al que se practica en Mendoza. No tenemos un turismo de aglomeración en un lugar específico. No hay una playa a donde va todo el mundo. Nuestro turismo está esparcido entre San Rafael, el Sur, el Valle de Uco, entre otros, con lo cual es un turismo mucho menos riesgoso. Sí tenemos que tener cuidado con las fiestas clandestinas. Estamos realizando un fuerte trabajo con la policía para que no sucedan", indicó el jefe del Ejecutivo local.

En la provincia, hoy la ocupación de camas de terapia intensiva es baja, cerca del 35%. En tanto, la cantidad de casos, en base a la positividad, está en el 13%, por lo que se monitoreará el día a día. "En los próximos días no vamos a tomar ningún tipo de decisión, seguiremos en las mismas condiciones. Sí vamos a seguir pidiéndoles a todos, sobre todo a los jóvenes, que nos sigamos cuidando. Es lo que nos ha permitido continuar con la economía abierta. Si vemos que los números se empiezan a mover, recién ahí evaluaremos si volvemos a algunas restricciones como el año pasado", indicó el mandatario, en clara referencia también a la posibilidad de regresar al "toque de queda sanitario", que se instrumentó durante casi todo el año desde las 23.30 hasta las 5.30.

En tanto, los principales operadores turísticos se entusiasman con un mayor movimiento para las próximas semanas, aunque saben que la temporada será dura. De hecho, en las zonas urbanas el sector hotelero y gastronómico vive uno de sus peores momentos, con muy baja ocupación. Por el contrario, existen días con pico de demanda de 100% en alojamientos, sobre todo de parejas y familias, en las zonas montañosas de Cacheuta y Potrerillos así como en San Rafael, en el sur provincial.

De esta manera, "la tierra del sol, el buen vino y el conocimiento" busca seguir seduciendo a quienes no definen aún dónde pasarán sus vacaciones en pandemia. Así, las autoridades apuestan a salvar la temporada con el movimiento interno nacional, que se habilitó desde el 1 de diciembre,y el local, que comenzó a funcionar a mediados de junio. De hecho, viene siendo uno de los destinos preferidos en la Argentina, junto con Buenos Aires, Córdoba y Bariloche.

En tanto, se abren nuevas expectativas con la llegada de nuevos vuelos. De hecho, hoy se reanuda la ruta Mendoza- Bariloche de JetSmart, con ocupación total hasta el 20 de enero, según confiaron a LA NACION fuentes del Ejecutivo provincial. Lo importante para la provincia es que se trata de las primeras conexiones aéreas sin pasar por Buenos Aires.

Sin embargo, lo que queda descartado casi de plano es la posibilidad de que Nación autorice en el verano la apertura de la frontera con Chile, uno de los países que más aporta al turismo mendocino cada año, junto con Brasil. "Insistimos muchísimo sobre ese tema, pero hoy con el cierre de fronteras de Chile y la Argentina, esta nueva cepa inglesa, entre otras cuestiones, ha llevado a que esa posibilidad no exista", dijo Suarez sobre la chance de retomar los vuelos Mendoza-Santiago.

"Las proyecciones se hacen muy difíciles; con tanta incertidumbre la gente reserva muy a último momento. Además, como saben que no hay tanta demanda, esperan. De todos modos, como destino, seguimos liderando en Booking o Trip Advisor", comentó Juri, quien aseguró que el promedio de ocupación durante los días de semana suele bajar. De hecho, el primer fin de semana del 2021 pasaron por la provincia casi 30.000 turistas, con una ocupación promedio del 55%. La gran mayoría de los visitantes se dedicó a disfrutar de montañas, bodegas y parques, además de la gastronomía y hacer compras.