Vaca Muerta, envuelta en otro conflicto: protesta de trabajadores genera pérdidas en las empresas

Trabajadores de la subsecretaría de Hidrocarburos mantienen desde hace más de un mes una protesta que paraliza parte de la actividad en Vaca Muerta y genera pérdidas en las empresas debido a la imposibilidad del ingreso de nuevos equipos a los yacimientos petrolíferos.

La medida de fuerza comenzó con el reclamo de unos 80 trabajadores del área dependiente del Ministerio de Energía de Neuquén quienes desde el 10 de diciembre dejarán de percibir una Bonificación Hidrocarburífera que les permite acercar sus salarios a los que se pagan en el sector privado.

Gastón Salinas, trabajador de la subsecretaría, comentó que todos los agentes que se desempeñan allí son profesionales de distintas ramas de la Ingeniería, Geología, inspectores en Seguridad , Higiene y Ambiente y contadores, entre otros: "Somos la pata menos visible del desarrollo de Vaca Muerta. Aún no se refleja la importancia que como trabajadores del Estado tenemos en relación a la producción hidrocarburífera", expresó.

Salinas explicó que conforman un equipo técnico que continuamente sufre la migración de sus empleados hacia el sector privado, donde los salarios son mucho más altos. Ante este panorama, el Gobierno provincial optó años atrás por otorgarles una bonificación especial que les permite mejorar sus sueldos en un 60%, en comparación al establecido para el organismo. Sin embargo, ante el cambio de gestión, este beneficio podría caer: "La gestión actual de gobierno responde que no es de su competencia continuar otorgándolo y de la entrante no hemos tenido respuestas", agregó el trabajador.

Desde hace más de un mes, hay una protesta que paraliza parte de la actividad en Vaca Muerta

Las dificultades para sostener a los profesionales dentro del Estado

Desde el Ministerio de Energía de Neuquén aseguraron que se mantuvieron varias reuniones con el equipo de Rolando Figueroa (gobernador electo), pero que la protesta iniciada por los trabajadores "hace imposible encontrar una respuesta". A esto se suma -afirman- la falta de un referente en la cartera de energía por parte de la gestión entrante.

"Es importante poder dar una respuesta a una industria que demanda la presencia de profesionales calificados. Hoy la mayoría del personal de Hidrocarburos está con retención en tareas que son críticas porque no hay inspecciones y hay demoras en la liquidación de las regalías", afirmó el ministro Alejandro Monteiro.

La protesta afecta principalmente a la actividad por la falta de autorizaciones para ingresar equipos nuevos o de aprobaciones de permisos para construcciones dentro de los yacimientos. Además, hay retrasos en las autorizaciones de venteos, de producción, de concesiones hidrocarburíferas convencionales y no convencionales y en la elaboración de los informes de producción y de equipos.

Por otro lado, por la medida de fuerza tampoco hay inspecciones de seguridad en las locaciones petroleras "lo que en caso de incidentes en yacimientos puede tener consecuencias ambientales ante el venteo o los derrames petroleros", consideró Salinas. "A pesar de que las petroleras tienen sus propios controles y normativas, el Estado no puede estar ausente en la fiscalización", agregó.

En este sentido, desde el Ministerio de Energía precisaron que actualmente cuentan con cinco equipos de fiscalización de los cuales tres se encuentran abocados a la protesta.

"Es importante dar una respuesta a una industria que demanda la presencia de profesionales calificados", afirmó el ministro Monteiro.

Fuentes de la industria consideraron que por el momento la protesta no incurre en un gran perjuicio para la actividad, pero que de prolongarse en el tiempo, podría generar un gran problema: "Hace un mes que no hay nadie en la mesa de entrada para recibir trámites administrativos o firmar permisos, por lo que se están generando retrasos", afirmaron.

Tiembla la coparticipación de los municipios

Otro de los inconvenientes que genera la medida es el retraso y la falta de control de las regalías y de los montos de coparticipación destinados a los municipios neuquinos. Junto con ello, también en los desembolsos para el Fondo Anticíclico, el canon extraordinario de producción y los de transporte de hidrocarburos y la certificación de los montos que garantizan la emisión de bonos provinciales y créditos tomados.

"Son todos trámites administrativos legales en los que intervenimos que se van a ver afectados en el tiempo y que se refleja en pérdidas de dinero para las empresas privadas, porque no es lo mismo una demora en el ingreso de un equipo de 15 días a 20", ejemplificó Salinas.

Por otro lado, en relación a la liquidación de las regalías de gas y petróleo y las tasas hidrocarburíferas, consideró que "aún no podemos medir el impacto que tendrá" y aseguró: "Queremos permanencia y seguridad y la mejor herramienta es la ampliación para nuestros agentes del bono".