Vaca Muerta. Denuncian a una empresa y a Neuquén por desechos petroleros sin tratar

Evangelina Himitian
·6  min de lectura
La deununcia fue realizada por la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas
Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno / Enviado especial

La Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas presentó ayer una denuncia penal ante la Justicia de la provincia de Neuquén por el delito de contaminación contra una de las empresas de tratamiento de residuos que operan en Vaca Muerta y contra el Gobierno de la provincia de Neuquén por el impacto ambiental y para la salud que genera la supuesta disposición sin tratamiento de residuos petroleros ultra contaminados. Según figura en la denuncia, "los recortes de las perforación de pozos en la formación Vaca Muerta mediante la técnica del fracking, se están acumulando a niveles altamente peligrosos en plantas de tratamiento que no funcionan o sólo lo hacen en apariencia".

El texto de 60 páginas más dos anexos al que tuvo acceso LA NACION, denuncia los delitos de contaminación, establecido por la ley 24.051, el incumplimiento de los deberes de funcionario público, encubrimiento y asociación ilícita y fue presentado ante el Ministerio Público Fiscal de Neuquén, con el número de expediente 178123. Ahora interviene la Fiscalía de Delitos Ambientales de Neuquén.

"Empresas como Comarsa y otras reciben en sus plantas de tratamiento los residuos. Estos son depositados y acumulados en gigantescos piletones sin ningún tipo de tratamiento, contaminando la tierra, el agua y el aire de grandes extensiones territoriales", dice la denuncia. Y agrega que la presunta falta de controles "ha permitido escalar a niveles monumentales el acopio de barros con hidrocarburos, aguas residuales y químicos, exponiendo así la salud de la población y el ambiente".

Pasivo ambiental

Según la denuncia, los basurales petroleros a cielo abierto generarán un pasivo ambiental valuado de unos 5000 millones de pesos.

LA NACION se comunicó con la firma Comarsa para conocer su versión por la denuncia, sin embargo, al momento de la publicación de este artículo, no habían respondido la consulta.

Fueron consultadas las autoridades de la Secretaría de Energía de la Nación, pero no se pronunciaron porque todavía no habían sido notificados. También se consultó a las autoridades de la provincia de Neuquén, sin respuestas oficiales hasta el momento.

Hace un año, la provincia, a través de la Subsecretaría de Ambiente, intimó a la empresa Comarsa a cumplir con el plan de remediación en el predio de Parque Industrial de la capital neuquina que consiste en el tratamiento de unos 300.000 metros cúbicos de residuos de la actividad petrolera, tal como había sido acordado en el 2018.

Según se publica en la página web del Gobierno de Neuquén, la firma Comarsa opera dos plantas de tratamiento. Una, en el Parque Industrial de Neuquén Oeste, desde 2008. "Hoy se encuentra con prohibición de ingreso de residuos especiales desde 2017, debido a que está ejecutando un Plan de Reducción de Volúmenes de los residuos allí almacenados (300.000 m3 aproximadamente) y la rehabilitación de los sitios en vistas del traslado de la totalidad de los procesos hacia la planta de tratamiento ubicada en cercanías de Añelo. En este caso, las tareas de tratamiento de los suelos contaminados se reparten entre el proceso de biorremediación y el envío a planta de disposición final, para su almacenamiento definitivo en relleno de seguridad. Por otra parte, los líquidos almacenados en las piletas se envían a la planta de Comarsa, ubicada en Añelo para su tratamiento físicoquímico", informa el gobierno de Neuquén.

Planta de 20 hectáreas

Además, desde 2017, la empresa opera una planta de casi 20 hectáreas, donde, según publica la Secretaría de Ambiente de la provincia, "realiza tratamientos térmicos (un horno de desorción y un horno incinerador) y físicoquímicos. Se encuentra operando con normalidad y tiene previsto en el marco de un plan de inversiones, aumentar la capacidad de tratamiento disponible".

La denuncia apunta que eso no es cierto y le pide a la Justicia que investigue. "Las empresas reciben millonarias sumas para el tratamiento de residuos que nunca tratan, luego consiguen que el Estado les ceda tierras fiscales para terminar disponiendo ilegalmente de los residuos peligrosos. Construyen piletas para acopiarlos, pero no los tratan, luego consiguen otra vez tierras fiscales para ampliarse y comienzan nuevamente. Nadie las controla", explica Rafael Colombo, letrado de la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas, quien presentó en persona la denuncia penal que incluye mapas, datos, fotos, e imágenes satélites que muestran la evolución y crecimiento del volumen de residuos petroleros sin tratar en las plantas.

Según la denuncia, en la planta de Comarsa en Neuquén, que está a sólo 500 metros de un barrio poblado y a 50 cuadras del centro de la ciudad, "hay acopiados 300.000 metros cúbicos de recortes de perforación, lo que equivale a 33 manzanas urbanas de 1 metro de altura". Este número coincide con el que aporta la Secretaría de Ambiente de la provincia.

Colombo aporta equivalencias. "Las dos plantas que Comarsa tiene en Neuquén suman una superficie total de 46,5 hectáreas, el equivalente de 24 Plazas de Mayo con residuos que provocan daños al ambiente y a la salud y, entre ambos acumulan un total de 401.000 metros cúbicos de material altamente tóxico".

La denuncia choca con la versión de las autoridades provinciales y señala que las plantas de tratamiento no contarían con la capacidad técnica necesaria para el tratamiento de los residuos petroleros, "como hornos de tratamiento térmico, por lo cual no hacen otra cosa que juntarlos, ya sea en piletones improvisados, construidos sin impermeabilización necesaria, o mezclarlos con suelos no contaminados generando más y más residuos peligrosos (una práctica conocida como "pastoneo"). Todo esto es ilegal", denuncian.

Recortes petroleros

En la denuncia se apunta que la firma ha acumulado recortes petroleros desde 2008, en la planta de 17 hectáreas en tierras del Parque Industrial de Neuquén. "Aunque, en noviembre de 2015, se sancionó un decreto (2263/15) para cerrar la planta de la compañía, no sólo se le permitió seguir operando, sino que se le cedieron tierras fiscales provinciales para ampliar el predio (29 hectáreas) y se le permitió aumentar el acopio: pasó de tener 224.000 metros cúbicos de residuos petroleros a los 300.000 que tiene en la actualidad sólo en una de sus plantas", dice.

También se señala que entre mayo de 2016 y julio de 2018, en se excavaron nuevas piletas, en vez de cerrar las viejas. "Se hizo de manera improvisada, sin ningún estándar técnico, lo que le permitió aumentar el acopio sin realizar tratamiento alguno sobre los residuos".

Según el texto de la denuncia, "en julio de 2018, se autorizó a Comarsa a tratar los residuos petroleros mediante técnicas de biorremediación, que son imposibles de cumplir en un ambiente con las condiciones de humedad y temperatura imperantes en Neuquén".

También se apunta que "durante más de dos años la firma acopió en su planta de Añelo recortes de perforación sin tratar absolutamente nada". La Asociación de Abogados también denuncia que, según las disposiciones de la provincia, las plantas de tratamiento de residuos petroleros tienen que estar ubicadas a un mínimo de 8 kilómetros de los ejidos municipales, "algo que no se cumple ni en la ciudad de Neuquén ni en Añelo, que es la cabecera de operaciones de Vaca Muerta". También apuntan que en junio de 2019, mediante la resolución 791/19, se autorizó un plan de Comarsa para enterrar -en un relleno- residuos peligrosos, sin ningún tipo de tratamiento, lo cual es inconstitucional, ilegal y contrario a toda norma ambiental", apunta la denuncia. Todo esto, deberá ser investigado por la Justicia.