Los vínculos de Maduro con Irán generan suspicacias y advertencias en la oposición venezolana

·5  min de lectura
El presidente iraní Ebrahim Raisi y su homólogo venezolano Nicolás Maduro se estrechan la mano al término de su rueda de prensa conjunta en el Palacio de Saadabad en Teherán, Irán, el sábado 11 de junio de 2022.
El presidente iraní Ebrahim Raisi y su homólogo venezolano Nicolás Maduro se estrechan la mano al término de su rueda de prensa conjunta en el Palacio de Saadabad en Teherán, Irán, el sábado 11 de junio de 2022. - Créditos: @Vahid Salemi

BOGOTÁ.- El escándalo del avión venezolano-iraní retenido en Buenos Aires puso bajo sospecha no sólo las relaciones entre el chavismo y la revolución islámica, sino también el viaje exprés de Nicolás Maduro a Irán. El mandatario bolivariano abandonó Teherán con destino desconocido tras firmar acuerdos estratégicos para los próximos 20 años y confirmar su “amistad indestructible” en busca de un “mundo nuevo y antiimperialista” con el presidente iraní, Ebrahim Raisi, y el “líder supremo”, Alí Khamenei.

“Sostuve un encuentro lleno de espiritualidad y sabiduría. Agradezco sus palabras, que fortalecen mi alma y nos brindan fuerza necesaria para seguir transitando el camino del mundo de paz”, subrayó Maduro.

Julio Borges, excanciller del gobierno interino, alertó sobre el escándalo de Ezeiza, que “genera mucha suspicacia y debe encender las alarmas de la región entera. La relación de Maduro con Irán ha escalado una nueva dimensión que representa un severo riesgo para la seguridad del hemisferio”. Desde 2021 Venezuela usa el prototipo del sistema de avión no tripulado artillado y equipo con misiles, según el dirigente opositor.

La aerolínea iraní Mahan Air, que supuestamente vendió este año el Boeing 747 a la filial de Conviasa, la aerolínea de bandera de Venezuela, fue usada previamente para transportar armas y grupos extremistas. “Es el sueño antiOccidente en pleno desarrollo, sumamente preocupante”, reaccionó para LA NACION el fiscal venezolano Zair Mundaray, hoy en el exilio. Durante su etapa en Venezuela, los fiscales de Luisa Ortega investigaron una trama de emisión de pasaportes falsos a ciudadanos iraníes, que coincidió durante la etapa en el Ministerio del Interior de Tarek El Aissami, de conocidos vínculos con Hezbollah y uno de los jerarcas revolucionarios más poderosos.

“Debe haber una importante célula consolidándose en Argentina, que ya desde hace mucho ha padecido esos males. Desde lo geopolítico lograr establecerse en el Norte de Suramérica como lo están haciendo en Venezuela y al extremo sur es importante desde todas las perspectivas. Energía, dinero, reductos para planificar, esconder personas y capitales”, alerta Mundaray.

Una imagen proporcionada por la presidencia iraní muestra al presidente de Irán, Ebrahim Raisi, y al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, inspeccionando una guardia de honor durante una ceremonia de bienvenida en la capital, Teherán, el 11 de junio de 2022.
Una imagen proporcionada por la presidencia iraní muestra al presidente de Irán, Ebrahim Raisi, y al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, inspeccionando una guardia de honor durante una ceremonia de bienvenida en la capital, Teherán, el 11 de junio de 2022. - Créditos: @-


Una imagen proporcionada por la presidencia iraní muestra al presidente de Irán, Ebrahim Raisi, y al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, inspeccionando una guardia de honor durante una ceremonia de bienvenida en la capital, Teherán, el 11 de junio de 2022. (-/)

El Aissami, actualmente al frente del Ministerio de Petróleo, fue investigado por la Fiscalía de Nueva York por las sospechas existentes de que habría proporcionado pasaportes venezolanos a Hezbollah y Hamas. Posteriormente fue sancionado. Su “cabeza”, al igual que la de Maduro, tiene precio: 10 millones de dólares.

En sus distintas confesiones, Hugo “El Pollo” Carvajal, jefe de la Inteligencia y la Contrainteligencia con Hugo Chávez y Maduro, relató su viaje con El Aissami a Irán y Siria, donde se reunió con dirigentes de Hezbollah para que enviaran milicianos a Venezuela y que estos entrenaran con los guerrilleros de las FARC.

“Mientras se procedía de manera firme por parte de las autoridades argentinas, de un país aliado políticamente con el oficialismo venezolano, Maduro se encontraba en visita oficial a Irán suscribiendo convenios de cooperación con Teherán por 20 años, que no deja de ser visto como una provocación innecesaria en estos momentos”, recalcó para este periódico el internacionalista Milos Alcalay.

A la postre, la alianza entre Caracas y Teherán es fundamental para la subsistencia de la revolución chavista ante las sanciones de EE.UU., sobre todo en materia petrolera. Precisamente ese, “abordar estrategias destinadas a contrarrestar las sanciones criminales contra ambos pueblos”, fue el objetivo del encuentro en la capital iraní entre Maduro y el ministro del Petróleo, Javad Owji.

“A pesar de las sanciones estadounidenses que comenzaron en 2018, la revolución ha logrado mantenerse gracias a su progresiva transformación en un narcoestado y su exportación de oro ilegal. Sin embargo, necesita desesperadamente un aliado petrolero que le permita exportar petróleo y recibir insumos de diluyentes para mezclar con su petróleo pesado del Orinoco porque es la única manera de venderlo. Irán es geográficamente poco favorable, pero la mejor alternativa, ya que los iraníes van a controlar las refinerías de Venezuela a través del contrato firmado entre los dos gobiernos. En materia petrolera la tecnología iraní está por debajo de la que ha existido en Venezuela, pero ahora es la única disponible para Maduro”, explica a LA NACIÓN el exdirector de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), Gustavo Coronel.

“Pdvsa era un gigante y ahora es un enano alimentado por Irán”, sentencia el experto petrolero.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.