Víctimas ucranianas aumentan por ataques rusos con municiones en racimo

·3  min de lectura

El uso repetido de municiones en racimo por parte de las fuerzas rusas ha causado un daño predecible y duradero a cientos de civiles ucranianos, dijo este jueves Human Rights Watch al publicar el informe mundial de 100 páginas Cluster Munition Monitor 2022. Tanto Rusia como Ucrania deben rechazar el uso de municiones en racimo y adherirse al tratado internacional de 2008 que las prohíbe, pidió HRW.

Ucrania es el único país del mundo donde se utilizan municiones en racimo hoy en día, dijo Human Rights Watch. Cientos de ataques rusos con municiones en racimo han sido documentados, reportados o alegados en al menos 10 de las 24 regiones u provincias de Ucrania.

Los datos preliminares muestran al menos 689 víctimas civiles de ataques con municiones en racimo en Ucrania entre febrero y julio de 2022. Las fuerzas ucranianas también parecen haber utilizado cohetes de municiones en racimo en al menos dos ocasiones.

“El sufrimiento inmediato y a largo plazo que causan las municiones en racimo que los civiles hacen que su uso hoy en Ucrania sea desmesurado e invariablemente ilegal”, dijo Mary Wareham, directora de defensa de armas de Human Rights Watch. “Todos los países deben condenar el uso de estas armas en cualquier circunstancia”.

Este tipo de artefactos pueden ser disparados desde tierra por artillería, cohetes y morteros, o lanzadas por aviones. Normalmente se abren en el aire, dispersando múltiples bombetas o submuniciones en una amplia área.

LOS NIÑOS REPRESENTAN DOS TERCIOS DE LAS VÍCTIMAS DE MUNICIONES EN RACIMO

Muchas submuniciones no explotan en el impacto inicial, dejando fallos peligrosos que pueden mutilar y matar indiscriminadamente como minas terrestres durante años, hasta que se limpian y destruyen.

Una investigación de Human Rights Watch en Kharkiv, la segunda ciudad más grande de Ucrania, descubrió que en mayo y junio, las fuerzas rusas lanzaron cohetes de municiones en racimo cuyas submuniciones alcanzaron casas, calles y parques de la ciudad, así como una clínica ambulatoria en un hospital de maternidad y un centro cultural.

Un ataque del 12 de mayo contra la cercana ciudad de Derhachi mató instantáneamente a una mujer que cocinaba en su jardín y cortó las piernas de su marido, que murió horas más tarde.

Cluster Munition Monitor 2022 realiza un seguimiento de los esfuerzos para erradicar estos artefactos de todos los países, independientemente de si se han adherido al tratado.

En 2021, por primera vez en una década, no se registraron nuevas bajas por ataques de municiones en racimo, aunque hubo 147 nuevas bajas de municiones en racimo en ocho países a partir de restos de municiones en racimo.

Los niños representaron dos tercios de todas las víctimas para las que se registró la edad de las víctimas. Esta notable disminución de las nuevas víctimas por este armamento se ha visto eclipsada por el nuevo uso en Ucrania desde febrero de 2022. N

Newsweek en Español te recomienda también estas notas:

EE.UU. utilizó municiones con uranio en Siria durante 2015

Bichos y municiones

Minas antipersonales, ‘asesinas invisibles’ que siguen cobrando vidas en Siria