Víctimas piden "no más impunidad" por la toma del Palacio de Justicia colombiano

Agencia EFE
·3  min de lectura

Bogotá, 6 nov (EFE).- Familiares de los desaparecidos de la toma y retoma del Palacio de Justicia colombiano exigieron este viernes justicia, verdad y "no más impunidad" en un plantón organizado por los 35 años del holocausto del edificio, uno de los capítulos más sangrientos en la historia del país.

Una veintena de familiares se manifestaron esta tarde en la céntrica Plaza de Bolívar de Bogotá, vecina al Palacio de Justicia, para reclamar el esclarecimiento de las circunstancias de la desaparición y muerte de sus seres queridos.

"Llevamos 35 años de resistencia, 35 años de valentía, 35 años victimizados año tras año, revictimizados por la justicia que dice que no hay desaparecidos, por los que quieren borrar cualquier rastro", dijo a Efe María del Socorro Franco, hermana de la desaparecida Irma Franco Pineda, una guerrillera del movimiento M-19.

La toma del Palacio de Justicia comenzó el 6 de noviembre de 1985, cuando un comando de 35 guerrilleros del Movimiento 19 de abril (M-19) irrumpió en el edificio y tomó como rehenes a más de 300 personas.

Un día después, el Ejército retomó a sangre y fuego el recinto, que albergaba la Corte Suprema de Justicia y el Consejo de Estado, en una operación que dejó 94 muertos, entre ellos once magistrados de la Corte, decenas de heridos y once desaparecidos -de los cuales han identificado a seis-, en su mayoría empleados de la cafetería y visitantes.

MÁS DE UNA DÉCADA SIN VERDAD

Según narró a Efe Franco, su hermana, entonces miembro de la guerrilla del M-19, fue sacada del Palacio de Justicia el 7 de noviembre de ese año y llevada al Museo Casa del Florero, adonde eran llevados todos los evacuados para identificar a posibles guerrilleros.

En ese lugar, manifestó Franco, su hermana permaneció todo el día bajo la vigilancia de un soldado que prestaba el servicio militar y a las siete de la noche fue trasladada en un jeep del Ejército.

"Desde ese día hasta hoy no sabemos de Irma. Lo que sí sabemos es que tanto el Estado como los militares reconocieron habérsela llevado, haberla desaparecido y su muerte, pero nunca nos han dicho dónde está ni nos han entregado los restos. No nos han querido decir la verdad", dijo María del Socorro al subrayar que hay unas 70 declaraciones de personas que vieron con vida a su hermana.

Los manifestantes izaron hoy pancartas, en una de las cuales se leía "seguiremos buscando los desaparecidos del Palacio de Justicia", y gritaron arengas contra los "35 años de impunidad" por la muerte y desaparición de sus seres queridos, de quienes enseñaron fotografías con sus nombres en ellas.

"Para nosotros esto es un símbolo de unión y resistencia hasta que conozcamos la verdad y sepamos que no hay más impunidad en este caso", agregó Franco al recordar "el dolor" que han sufrido las familias por no saber dónde están las víctimas.

JUSTICIA POR LOS DESAPARECIDOS

El asalto del M-19 a plena luz del día en la Plaza de Bolívar, a pocos metros del Congreso y de la casa de Nariño (sede presidencial), estremeció a los colombianos que durante 28 horas asistieron horrorizados a la acción guerrillera y posterior recuperación a sangre y fuego del edificio.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) declaró en 2014 responsable al Estado colombiano por "ciertas violaciones de derechos humanos" en la toma del Palacio.

Las víctimas de crímenes del Estado cuestionaron hoy algunas decisiones de la Justicia, aseguraron que los logros de esa rama del poder "se han venido desmoronando" y criticaron al Estado por presuntamente no cumplir con la condena impuesta por la CIDH por "la desaparición forzada de 12 personas, una ejecución extrajudicial y cuatro torturados".

"La posición de la Fiscalía General de la Nación ha sido negar las desapariciones con la teoría de las 'identificaciones erradas al momento de los hechos' y solo ha centrado su esfuerzo en la identificación de restos mortales", dijo hoy en un comunicado el Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado (Movice).

(c) Agencia EFE