Víctima de la bomba del Manchester Arena podría haberse salvado “con un tratamiento hospitalario más rápido”

·2  min de lectura

Una víctima del atentado del Manchester Arena podría haberse salvado si hubiera recibido tratamiento hospitalario antes, según ha revelado una investigación.

El trabajador de la salud John Atkinson, de 28 años, estaba parado a solo seis metros de la bomba que detonó en un concierto de Ariana Grande en mayo de 2017.

Se quedó tendido en el piso del vestíbulo de la Arena en agonía durante 47 minutos antes de sufrir un paro cardíaco en ese lugar, una hora y 16 minutos después de la explosión.

El jueves, el experto en cardiología, el doctor Paul Rees, dijo a la investigación que Atkinson podría haber vivido si hubiera sido tratado antes en el hospital.

"Si hubiera sido posible sacarlo de la escena y entregarlo de manera segura a un equipo médico previamente avisado, con acceso a productos sanguíneos extensos, antes de que se produjera un paro cardíaco, entonces su supervivencia podría haber sido posible", declaró.

Atkinson sufrió heridas graves en las piernas después de que el atacante Salman Abedi detonó la bomba en el vestíbulo de City Room, que mató a 22 personas.

Mientras yacía en el vestíbulo durante casi 50 minutos, perdió una cantidad significativa de sangre antes de que los oficiales lo llevaran a la estación de Victoria.

Pasaron otros 20 minutos antes de que sufriera un paro cardíaco y lo llevaran a Manchester Royal Infirmary.

Leer más: Atentado en Manchester Arena: las familias de las víctimas dicen que sus vidas han sido “destrozadas” por el ataque

La investigación escuchó que un miembro del público, Ronald Blake, se vio obligado a sujetar un torniquete improvisado, del cinturón de su esposa, y una camiseta en la pierna de Atkinson durante una hora antes de que llegaran los paramédicos.

Un panel de expertos en ondas expansivas también estuvo de acuerdo con Rees, en la creencia de que Atkinson podría haber sobrevivido con una intervención médica más rápida.

La investigación también escuchó que dentro del entrenamiento militar, el control de la hemorragia sanguínea debe lograrse lo antes posible en un período conocido como los "10 minutos de platino".

Una autopsia inicial de Atkinson concluyó que el trabajador de la salud murió por la pérdida de sangre sufrida por su lesión en la pierna, pero también señaló que tenía una enfermedad cardíaca significativa.

Rees, sin embargo, descubrió que la enfermedad cardíaca no contribuyó significativamente a la pérdida de sangre que experimentó Atkinson y era poco probable que hubiera afectado negativamente el resultado de su eventual reanimación.

El propósito de la Investigación del Manchester Arena es investigar las muertes de las víctimas y comenzó el 7 de septiembre de 2020.

Relacionados

Investigación de ataque de Manchester Arena: fallas del servicio de seguridad no serán encubiertas

Hermano del atacante del Manchester Arena, deberá entregar pruebas para la investigación

Hermano del atacante del Manchester Arena y el bombardero de Parsons Green se niegan a asistir al tribunal por el ataque a un guardia de la prisión

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.