Vélez separó del plantel a Thiago Almada y Miguel Brizuela, imputados en un caso de abuso sexual

LA NACION
·2  min de lectura

Los jugadores Thiago Almada y Miguel Brizuela fueron separados del plantel profesional de Vélez, hasta tanto se resuelva su situación judicial. El club de Liniers tomó la decisión después de que, por la mañana, la Unidad Funcional de Instrucción especializada en Violencia de Género del Departamento Judicial de San Isidro los imputara por abuso sexual a una mujer, en un hecho ocurrido el 3 de diciembre del año pasado. Además, la entidad de Liniers aclaró que ambos profesionales estarán acompañados por el departamento de psicología del club.

Laura Zyseskind, la fiscal que investiga el hecho, presuntamente ocurrido el 3 de diciembre en una casa del country Camino Real que alquilaba Juan Martín Lucero (compañero de Almada y Brizuela en Vélez), invitó formalmente a los imputados a prestar declaración espontánea sobre lo ocurrido. La funcionaria pública lo resolvió luego de escuchar, la semana pasada, las versiones del dueño de casa (Lucero) y de la propia víctima, quien declaró el viernes durante ocho horas.

Según publicó Infobae, los abogados de ambos dieron a entender que los jugadores se presentarán en los próximos días ante los tribunales a dar su versión. "Vamos a presentar un escrito en las próximas horas con su descargo y pidiendo medidas de prueba para que se aclare todo de una vez", señaló en ese medio Mariano Cúneo Libarona, representante legal de Almada.

El hecho tiene un prófugo, Juan José Acuña, ex entrenador de Argentino de Quilmes, y otro de los que asistió a la fiesta en el domicilio de Lucero. El evento había sido organizado para celebrar la clasificación del equipo de Liniers a los cuartos de final de la Copa Sudamericana. Sin embargo, terminó con una investigación judicial por "abuso sexual con acceso carnal".

A pesar de que las primeras declaraciones de los días posteriores al hecho involucraban a más participantes en el hecho, la Justicia resolvió imputar por ahora a Brizuela y Almada, quienes hasta ahora aparecían como testigos en el expediente. Acuña, mientras tanto, no aparece.