"Váyanse o las mato a las dos": el crudo relato de la compañera de Julieta Antón

LA NACION
·4  min de lectura

Sebastián Villarreal -hoy imputado por femicidio en grado de tentativa reiterado- llegó ayer a su clase de danza, en Federico Lacroze 2090, en el barrio de Belgrano, y atacó con un cuchillo a dos profesoras:Sofía Bovino y Julieta Antón.

La primera de ellas, internada en el Sanatorio Güemes, donde será operada en uno de sus dedos, dio detalles precisos sobre lo que ocurrió. "En un momento me dice 'yo le conté que me abusaron y ella [por Antón] se burló de mí'", aseguró que le dijoVillarreal, sobre quien manifestó que estaba "muy nervioso" y que advirtió a unos hombres que quisieron ayudarlas "váyanse o las mato a las dos". Bovino también recordó: "Escuché el impacto del cuchillo sobre la pierna de Juli".

Tras el violento ataque en el gimnasio, Julieta María Antón habló por primera vez: "Fue horrible"

La profesora y dueña de la escuela de danzas donde sucedieron los hechos señaló, en una entrevista para Telefe, que ella "estaba en la parte de adelante del estudio, trabajando cosas administrativas con dos colegas" y narró: "De repente escuchamos un grito muy tremendo, nos paramos, escuchamos otro grito más y la vimos venir a Juli corriendo desde las escaleras que dan a los baños. Atrás venía él, con el cuchillo en la mano. Juli se vino hacia donde estaba yo, mis dos colegas lograron salir corriendo y quedé yo entre medio del agresor y de Juli".

Bovino admitió que secuencias de lo ocurrido aparecen "como una nebulosa" en su mente, pero sin embargo precisó: "Me acuerdo yo pegándole patadas y él tratando de pegarle con el cuchillo a Juli. Yo trataba de sacarle las manos, de patearlo. En un momento, no sé si cuando estábamos paradas o si fue después cuando nos caímos al piso, vi y escuché el impacto del cuchillo de él sobre la pierna de Juli, había muchísima sangre".

Además, relató: "En un momento terminamos en el piso, Juli abajo mío y yo tratando de defenderme con los pies. Él me tenía agarrada de la muñeca derecha, mientras que me decía 'vos correte, salí vos'. Me hacía entender que me corriera. En un momento me dice 'yo le conté que me abusaron y ella [por Antón] se burló de mí".

La detención del atacante

La dueña del local indicó que mientras se producía el ataque "aparecieron unos chicos que estaban colocando unas ventanas en el piso de abajo, en el local de pilates". Con respecto a ese intento de ayuda, contó: "[Ellos] tenían esas sogas tipo de VIP o de aeropuerto, que tienen unos pies, estaban tratando de amenazarlo con eso, pero [el agresor] estaba con nosotras, había quedado contra una ventana. Ahí fue cuando les decía 'váyanse o las mato a las dos'".

Bovino también se refirió a la llegada de los efectivos de la Policía de la Ciudad. "Cuando estaba la policía adentro, le decían que largara el cuchillo. Él estaba muy nervioso, revoleando el cuchillo en el aire y creo que yo le trataba de decir 'tranquilo, dejanos llevar a Juli al hospital que está sangrando mucho'. Creo que también me di vuelta y les dije a los policías que se tranquilicen", recordó en Cortá por Lozano.

El momento del arresto del atacante en la escuela de danzasUna situación de mucha violencia

Lo que aconteció antes

La profesora señaló que el lugar donde se produjo el intento de femicidio "cuando el estudio está en funcionamiento normal es un espacio donde los alumnos pueden esperar entremedio de clases, traerse un tuppercito para almorzar", pero señaló que debido a las restricciones de la pandemia por Covid-19 "está separado solo para el personal administrativo del estudio". Entonces, explicó: "En este caso estaba yo y una más haciendo tareas administrativas y la recepcionista, que justo se había levantado de la recepción y se acercaba hacia donde estábamos nosotras cuando escuchamos el grito de Juli".

Bovino refirió que aún no pudo charlar en detalle sobre lo ocurrido con su colega, pero dijo: "Tengo entendido que él la estaba esperando en el pasillo de los baños. No hablé nada con la recepcionista, pero lo que pude ir recopilando es que él había pedido de entrar antes para usar el baño".

"Es muy invasivo recibir una agresión en ese espacio, es tu lugar", dijo Bovino

La profesora reflexionó: "Uno como docente siente un espacio seguro en sus clases, siente que sus alumnos está ahí para aprender, se forma un grupo, es muy invasivo recibir una agresión en ese espacio, es tu lugar. Fue todo muy rápido. Además de que la sacamos barata -es feo decir eso, pero es así- tenemos la suerte de tener esta exposición. Hay mujeres que ni siquiera tienen esta posibilidad, me siento agradecida por eso también".

Bovino contó que deberá operarse por una fractura expuesta en un dedo de su mano, pero manifestó que "no es nada complicado" y dijo encontrarse bien, acompañada por su marido, su familia y los médicos. "Me están cuidando muchísimo, así que me siento segura y contenida", aseguró y cerró, con referencia en Antón: "Siento que las dos estuvimos muy unidas en esta situación".