Uvalde preserva en murales las sonrisas de las 21 víctimas de la matanza

Washington, 4 nov (EFE).- Las imágenes de las 21 víctimas de la matanza en la Escuela Primaria Robb mitigan con sus sonrisas el duelo de la comunidad y cuentan sus historias desde murales de colores vibrantes en edificios de la ciudad de Uvalde, en el sur de Texas.

Unos 50 artistas de Texas colaboraron durante tres meses en el “Proyecto Mural Sanando a Uvalde”, organizado por Abel Ortiz Acosta, un maestro de arte apoyado por MAS Cultura, un grupo de Austin que apoya a los artistas latinos.

El 24 de mayo pasado Salvador Ramos, de 18 años y exalumno de la Primaria Robb, mató a 19 estudiantes y 2 maestras, e hirió a otras 17 personas en un ataque con un rifle semiautomático que concluyó con su muerte baleado por la Policía.

“Inicié el proyecto mural como un proceso de sanación, con la idea de que el arte puede sanar. Los murales tenían que ser monumentales porque el dolor es monumental. He visto la sanación comenzar, incluso antes de que el proyecto fuera completado”, dijo Ortiz a EFE.

Ortiz, fundador de Art Lab, un espacio local para las artes, aseguró que “amigos y familiares meriendan o toman café frente a los murales”, y que “otros padres pasan conduciendo frente a los murales en la mañana para decir hola”.

“Los murales proporcionan un sentido de consuelo y paz. Los murales no nos dejarán olvidar. Estas obras de arte nos ayudarán a nosotros y a las generaciones venideras a recordar sus nombres, sus rostros, y a celebrar sus vidas”, sostuvo.

El artista refirió que funcionarios locales declararon que la ciudad no sería definida por esta tragedia. “Yo repliqué y he dicho que nuestra respuesta a la tragedia nos definirá. Los murales nos conducen por una senda positiva hacia la redefinición de la comunidad, hacia la sanación y la conmemoración”, expuso.

Recordó que originalmente pensó en un mural, pero después reflexionó que tenían que ser 21. “Necesita ser monumental. Necesita ser en toda la ciudad y no solo en un lugar. Y así nació la idea”, contó.

"El centro de la ciudad se ha convertido en esta galería al aire libre. Esto educa, no solo acerca de los niños, sino sobre sus historias y sus vidas", acotó.

Los participantes esperaron hasta que se completaron los funerales de las víctimas para ponerse en contacto con las familias, obtener sus permisos y conocer las historias personales de los alumnos y las maestras que perecieron en el ataque.

Los artistas asignados a cada familia recogieron detalles sobre las víctimas como sus colores favoritos, sus comidas preferidas, sus actividades y anécdotas más notables que perduran en la memoria de los sobrevivientes.

Así, por ejemplo, el mural que recuerda a Makenna Lee Elrod, de 10 años de edad cuando murió baleada por Ramos, destaca sus ojos azules e incluye las imágenes de su perro Golden Retriever, su pollito, su caballo y otros animales que viven en el rancho de la familia.

En el cielo azul del mural, la artista Silvy Ochoa reprodujo con la caligrafía de Makenna un mensaje que la niña había dejado a su madre: "I love you so, so, so much. Makenna" (Te amo tanto, tanto. Makenna), flanqueado por dos mariposas.

A fines del mes pasado varios artistas de San Antonio dieron los toques finales al proyecto con un mural titulado "No olviden sus nombres", en el cual las 21 víctimas aparecen reunidas.

(c) Agencia EFE