Los usuarios falsos de Facebook socavan su credibilidad

SAN FRANCISCO.- La página de Facebook del Gaston Memorial Hospital , en Gastonia, Carolina del Norte, ofrece una receta de ensalada de pollo para fomentar la alimentación saludable, consejos para evitar lesiones y fotografías del personal con sus disfraces de Halloween. Cosas típicas de un hospital en una ciudad pequeña.

Pero en octubre apareció otra página de Facebook para el mismo hospital. En ella se publicaron denuncias contra el presidente Obama y lo que se ridiculizó como "Obamacare" (para vincular al presidente con el sistema de salud). Rápidamente la página convocó a cientos de seguidores y las diatribas en contra de Obama recibieron varios "me gusta". Funcionarios del hospital, deseosos de lograr el cierre de esta página, utilizaron su verdadera página de Facebook para controlar los daños. "Pedimos disculpas por cualquier confusión", publicaron el 8 de octubre, "y apreciamos el apoyo de nuestros seguidores".

La página falsa desapareció 11 días después, tan misteriosamente como había llegado. Asimismo, el hospital afirma que no tiene idea de quién estaba detrás de la ella.

La falsificación abunda en Internet. Twitter, que permite el uso de seudónimos, está plagado de seguidores falsos y ha sido utilizado con el fin de difundir rumores engañosos, como sucedió durante el huracán Sandy. Las opiniones falsas son un problema constante en los sitios web dedicados a los consumidores.

La experiencia de Gaston Memorial es una lección objetiva sobre el problema de la falsificación en Facebook. Para la red social más grande del mundo es un problema especialmente grave, porque pone en tela de juicio su premisa básica. Facebook ha tratado de destacarse como un espacio para identidades verdaderas en la web. La empresa dice a sus usuarios: "Facebook es una comunidad donde la gente utiliza sus identidades reales". Y aconseja: "El nombre que utilice debe ser su nombre real, como el que se encuentra en su tarjeta de crédito, carnet estudiantil, etc.".

Los "me gusta" fraudulentos dañan la confianza de los anunciantes, quienes desean obtener clics de personas reales a quienes pueden vender algo y de las cuales Facebook ahora depende para ganar dinero. La falsificación también puede arruinar la credibilidad de los resultados de las búsquedas para el motor de búsqueda social que Facebook dice que está construyendo.

En la previa de su salida a la bolsa, Facebook dijo que de sus 855 millones de usuarios activos, un 8,7 por ciento, es decir 83 millones, eran duplicados, falsos o "indeseables" (spam)

Facebook afirma que siempre se ha tomado el problema en serio, y recientemente ha intensificado sus esfuerzos para quitar las falsificaciones del sitio. "Es casi una de las máximas prioridades de la empresa todo el tiempo", dijo Joe Sullivan, quien está a cargo de la seguridad en Facebook.

El problema de la falsificación en Facebook tiene muchas caras. Es bastante fácil crear perfiles falsos; cientos de ellos pueden aparecer simultáneamente, algunas veces con la ayuda de robots y a menudo persuaden a los usuarios reales para que los acepten como amigos en un intento por distribuir malware (códigos maliciosos). Los falsos amigos y el "me gusta" en Facebook se venden en Internet como baratijas en un bazar y están dirigidos a quienes desean mejorar su imagen. Cupones falsos para comidas y artefactos electrónicos pueden aparecer en las noticias de Facebook; están destinados a engañar a los inocentes para que revelen su información personal.

Algo más benigno es el hecho de que algunos estudiantes universitarios usan nombres falsos en un esfuerzo por proteger su contenido en Facebook de los ojos de futuros empleadores.

Sullivan se negó a decir qué parte de los ahora mil millones de usuarios de la empresa son falsos. La compañía cuantificó el problema el pasado mes de junio, en respuesta a una investigación de la Comisión de Bolsa y Valores. En ese momento, la compañía dijo que de sus 855 millones de usuarios activos, un 8,7 por ciento, es decir 83 millones, eran duplicados, falsos o "indeseables", por ejemplo, porque propagan spam.

Sullivan señaló que, desde agosto, la compañía ha puesto en marcha un nuevo sistema automatizado con el fin de purgar falsos "me gusta". La firma expresó que tiene entre 150 y 300 personas en su plantel dedicadas a eliminar el fraude.

Se registran alertas si un usuario envía cientos de solicitudes de amistad al mismo tiempo, explicó Sullivan, o si le gustan cientos de páginas a la vez o, el más obvio de todos los casos, si publica un enlace a un sitio que se sabe que contiene un virus. Los que se sospechan como falsos reciben una advertencia. Y, además, dependiendo de lo que ellos hagan en el sitio, las cuentas pueden ser suspendidas.

En octubre, Facebook anunció nuevas alianzas con compañías dedicadas a los antivirus. Los usuarios de Facebook pueden ahora descargar cobertura antivirus gratuita o paga para protegerse contra el malware.

"Es algo en lo que hemos sido bastante eficaces desde el principio", expresó Sullivan.

La nueva agresividad de Facebook hacia los falsos "me gusta" se hizo evidente en septiembre, cuando las páginas de marcas comenzaron a ver que su cantidad de seguidores había caído notablemente. Una página de una marca promedio, dijo Facebook en ese momento, perdería menos del 1 por ciento de sus seguidores.

Pero el emergente mercado de falsificaciones hace que sea difícil mantenerse al día con el problema. Gaston Memorial, por ejemplo, detectó por primera vez una página falsa con su nombre en agosto; tres días después, desapareció. La página falsa apareció de nuevo el 4 de octubre y esta vez se llenó rápidamente con fuertes denuncias en contra del gobierno de Obama. Dallas Wilborn, quien es gerente de relaciones públicas del hospital, dijo que su oficina trató de dejar un mensaje de voz para Facebook, pero fue desconectada; una respuesta por correo electrónico desde la red social comunicó la decisión de que la página falsa no había violado las condiciones del servicio. Entonces, el hospital presentó más pruebas y afirmó que el impostor estaba usando el logotipo de la empresa.

Once días más tarde, dijo el hospital, Facebook se pronunció a su favor. Pero para entonces, el periódico local, The Gaston Gazette, había escrito sobre el asunto y la página falsa había desaparecido.

Facebook no quiso hacer comentarios sobre el incidente y solamente se refirió a su declaración general de derechos y responsabilidades.

La temporada electoral parece haber aumentado la falsificación.

En el estado de Washington, dos grupos enfrentados por un referéndum sobre el matrimonio homosexual se dieron batalla a través de los "me gusta" en Facebook. Un grupo que apoya al matrimonio homosexual señaló la página de Facebook de su rival, denominada Preserve Marriage Washington, la cual había recogido miles de "me gusta" en un corto plazo. Durante esos picos, según el grupo que se manifestaba a favor del matrimonio homosexual, la mayoría de los "me gusta" vinieron de lejanas ciudades como Bangkok y Vilnius, Lituania, cuyos habitantes parecen tener pocas razones para preocuparse por un referéndum estatal en Washington. La cantidad de "me gusta" luego cayó tan repentinamente como había aumentado.

Las acusaciones fueron presentadas en el sitio web del grupo de apoyo al matrimonio homosexual, llamado Washington United for Marriage. A su vez, Preserve Marriage Washington las negó en su página de Facebook. Por su parte, Facebook se negó a hacer comentarios sobre el asunto.

La firma de investigaciones Gartner estima que mientras que menos del 4 por ciento de todas las interacciones sociales son falsas hoy, esa cifra podría elevarse a más del 10 por ciento para el año 2014.

Los usuarios falsos y sus publicaciones falsas tendrán que ser eliminados agresivamente si Facebook quiere ampliar su función de búsqueda, dijo Shuman Ghosemajumder, un ex ingeniero de Google cuyo emprendimiento, denominado Shape Security, se centra en investigar la falsificación automatizada en Internet. Si buscas una computadora portátil, por ejemplo, Facebook tiene que asegurarse de que puedas confiar en los resultados de búsqueda que se presentan.

"Está bien que la gente lo vea, pero yo no quería que lo interpretaran de manera diferente", dijo Colleen Callahan, que modificó su perfil por Colleen Skisalot, para evitar que un posible empleador pudiera encontrar algunas de sus fotos en fiestas universitarias

"Si la idea que está detrás de la búsqueda social es mirar detrás de lo que diferentes usuarios de Facebook están haciendo, entonces tienes que asegurarte de que no haya cuentas falsas que influyan en eso", expresó.

La ubicuidad de Facebook, dicen algunos usuarios, los obliga a ser un poco falsos. Colleen Callahan, de 25 años, es una de ellos. Ella era estudiante del último año en la universidad cuando comenzó a ponerse un poco nerviosa por las imágenes que un posible empleador pudiera encontrar en Facebook. Al igual que las páginas de la mayoría de sus amigos de la universidad, dijo, la suya tenía preponderancia de imágenes de fiestas.

"Está bien que la gente lo vea, pero yo no quería que lo interpretaran de manera diferente", dijo. Así que Callahan hizo cambios en su perfil. Ella se convirtió en Colleen Skisalot. ("Me encanta esquiar", explicó, haciendo alusión a la palabra "ski", que en idioma inglés significa "esquiar".)

El nombre quedó allí. Ella aún no lo ha cambiado, a pesar de que ya no tiene miedo de lo que sus posibles empleadores piensen. Colleen trabaja en una agencia de publicidad en Boston, algunos de cuyos clientes publican anuncios en Facebook.

© NYT Traducción de Angela Atadía de Borghetti

Cargando...

ÚLTIMOS VIDEOS