El uso insospechado que tienen las sobras de producir cerveza

·2  min de lectura
Imagen del experimento en el que se mezclaba bagazo de cerveza con estiércol como fertilizante. Crédito: Maite Gandariasbeitia et al
Imagen del experimento en el que se mezclaba bagazo de cerveza con estiércol como fertilizante. Crédito: Maite Gandariasbeitia et al

Si queremos asegurar que toda la población del planeta tenga comida, hay que aumentar los cultivos. Pero los pesticidas artificiales sabemos que pueden causar daño a la salud humana y de los ecosistemas, así que necesitamos una alternativa. Y un equipo de científicos ha pensado que qué mejor alternativa para conseguir un pesticida natural y ecológico que los restos de fabricar cerveza.

Pero ¿cómo es eso de que el bagazo - la parte sólida del mosto con que se fermenta la cerveza? - sirve de pesticida? La cuestión es muy interesante, porque lo hace por una vía indirecta.

Al mezclar el bagazo de la cerveza con estiécol, los residuos de la cerveza tienen el efecto de fomentar el crecimiento de ciertos tipos de microorganismos que resultan beneficiosos para los cultivos.

Esto es más importante de lo que puede parecer. Porque al favorecer a las especies beneficiosas, se dificulta que las especies dañinas lleguen a los cultivos. En general, cuando los microorganismos colonizan un ambiente, como el sustrato de un cultivo, las que primero llegan y encuentran condiciones apropiadas se asientan. Por eso interesa tanto que sean las beneficiosas.

Pero la cosa no acaba ahí. Porque el bagazo de cerveza aporta una gran cantidad de nitrógeno al medio. Este aporte extra de nitrógeno impide que crezcan nemátodos, un tipo de gusano parásito muy común en la zona de las raíces de las plantas y que tiene unos efectos muy dañinos en los cultivos.

Estos gusanos parásitos dañan las raíces y hacen que las plantas se debiliten. Como las raíces quedan dañadas, la planta absorbe peor los nutrientes del medio y crecen peor. El resultado son cultivos peores. Pero la cosa no queda ahí.

Los nemátodos aprovechan para poner sus huevos en las raíces, lo que provoca que la planta genere agallas en las raíces. La zona de la agalla no es capaz de absorber nutrientes, con lo que la planta queda aún más afectada de lo que ya estaba por los nemátodos adultos. Y el cultivo se ve aún más reducido.

Así que el bagazo fomenta microorganismos beneficiosos y ayuda a controlar los nemátodos. Y además, ayuda a que la materia orgánica del estiércol se descomponga mejor y las plantas sean aún más capaces de absorber sus nutrientes. Todo ventajas.

Pero ¿hasta qué punto? ¿Cuánto mejora el rendimiento del cultivo utilizar los restos de fabricar cerveza? Según los investigadores, en un año se nota una mejoría de un 15% en los cultivos. Y todo, usando restos que de otra manera se tirarían

Más historias que te pueden interesar

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.